Cegasa: otra empresa alavesa que agoniza

13 abril, 2014

Las pilas o bombillas de Cegasa y los electrodomésticos de Solac se pueden encontrar en casi cualquier hogar alavés, como la referencia de que lo local también tiene un hueco en la época de la globalización. Pero algo no se ha hecho bien en esta empresa. La situación es alarmante después de varios años en […]

cegasaLas pilas o bombillas de Cegasa y los electrodomésticos de Solac se pueden encontrar en casi cualquier hogar alavés, como la referencia de que lo local también tiene un hueco en la época de la globalización. Pero algo no se ha hecho bien en esta empresa. La situación es alarmante después de varios años en los que las pérdidas se han ido acumulando, los bancos han cerrado el grifo y los empleados se ven abocados a un ERE, tras entrar la empresa en concurso de acreedores a comienzos de este mismo año.

Los trabajadores de Cegasa volvieron a salir este sábado a la calle para denunciar la pésima gestión de un equipo directivo incompetente que ha llevado casi a la quiebra al grupo, nacido en 1934 y que da trabajo a 500 personas en Euskadi. Cegasa comercializa electrodomésticos de la marca Solac, y fabrica pilas, linternas, bombillas o guantes, entre otros productos. Gran parte de su producción se encuentra en China desde hace una década.

Cegasa se encuentra actualmente en concurso de acreedores y el administrador concursal ha planteado un ERE temporal con suspensiones de empleo de entre el 25 y el 100% de la jornada. Cegasa cuenta con 500 trabajadores en sus plantas de Oñati y Vitoria-Gasteiz. El juzgado de lo mercantil deberá emitir una resolución en breve sobre este ERE.

Los trabajadores volvieron ayer a exigir en las calles de Vitoria un plan de viabilidad realista, consensuado con las instituciones. la banca y la dirección. "Hay que intentar revertir la tendencia de los últimos ejercicios", por lo que piden la implicación de todas las partes.

La compañía fue fundada por Juan Celaya hace ya 80 años, aunque en los últimos ejercicios ha ido ahondando en pérdidas, pese al desvío de parte de su producción a China para abaratar los costes. Cinco años de pérdidas que han provocado que los bancos cierren el grifo del crédito.