El centro de medicina de Mendizorrotza dejará de funcionar el 31 de marzo

| 16 marzo, 2017

El único servicio municipal especialmente enfocado a la rehabilitación de deportistas ha atendido a 18.100 pacientes propios en 36 años

El Centro de Medicina Deportiva de Mendizorrotza constituye el único espacio municipal que trabaja especialmente en la rehabilitación de deportistas. A lo largo de 36 años, ha atendido a unos 18.100 pacientes propios, a los que se suman otros 3.517 derivados por Osakidetza.

Sin embargo, en unos quince días dejará de ofrecer su asistencia en este ámbito. Y lo hará para reconvertirse en un centro sociosanitario con unas funciones que todavía no se han concretado, aunque también estará enfocado a la ciudadanía.

 

El Ayuntamiento argumenta que este servicio no es de competencia municipal

El 31 de marzo, finaliza el contrato público de la empresa que actualmente gestiona la unidad de medicina deportiva de Mendizorrotza. A pesar de que el Ayuntamiento se ha hecho cargo de este servicio durante más de tres décadas y media, ahora argumenta que “no es de competencia municipal”, reprocha una empleada del centro.

Desde el ejecutivo local, “nos han explicado que la Ley del Deporte no les exige mantener” esta asistencia a las personas lesionadas por la práctica de ejercicio físico. “Aunque nosotros pensamos que hay dos o tres artículos que en parte sí les obliga a ello”. En todo caso, “existen otros servicios que presta el Ayuntamiento y no son de competencia municipal, como la danza o el empleo”.

Un usuario del centro ha iniciado una recogida de firmas a través de Change.org

En este sentido, un usuario del centro ha iniciado una petición a través de Change.org dirigida al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz para que mantenga un servicio municipal de medicina deportiva. La solicitud ha recabado casi 300 firmas y en ella su promotor defiende que “durante años miles de deportistas hemos sanado nuestras dolencias en ese ente público”.

“Concretamente mis dos ultimas lesiones causadas en gimnasia de mantenimiento en el centro cívico Aldabe, tendinitis de supraespinoso, y tendinitis de rodilla pata de ganso, están siendo tratadas con mucha eficacia por el equipo del centro. La gimnasia de mantenimiento sólo tiene un seguro para posibles accidentes, por lo que las dolencias que se originan en este tipo de prácticas es normal que se traten en un centro de competencia municipal”, asegura.

A partir del 31 de marzo, sus usuarios tendrán que recurrir a Osakidetza o a centros privados

A partir del 31 de marzo, los usuarios de la unidad de medicina deportiva de Mendizorrotza tendrán que recurrir a Osakidetza, a centros privados o a otros como el de Almudena Cid en Lakua gestionado por Zuzenak. Sin embargo, Osakidetza “no tiene competencia en medicina deportiva. La rehabilitación que ofrece está dirigida a volver a la vida diaria, pero no a la deportiva”, señala una trabajadora del centro.

Por otra parte, los deportistas federados cuentan con seguros médicos, que “últimamente sólo cubren la rehabilitación cuando se trata de un accidente deportivo. Y no lesiones habituales en los entrenamientos ni de sobrecarga” por la práctica regular de ejercicio físico. Además, “debe haber un testigo” del percance. “Algunas personas acuden al centro de medicina deportiva porque sufren lesiones que no les cubren sus federaciones”.

  • Plantilla

Las condiciones para acceder a este servicio municipal son “estar empadronado en Vitoria-Gasteiz y tener una lesión deportiva“. En cuanto a los precios, una primera consulta de un abonado cuesta 20 euros y en el caso de un no abonado asciende a 26.

Además, se establece una tarifa de 60 euros al mes para la rehabilitación de los abonados y de 78 euros para los no abonados. Las tarifas aumentaron hace cinco años, cuando el PP quiso cerrar el centro por ajustes presupuestarios y, finalmente, optó por modificar los precios al alza.

El Ayuntamiento no cubrió la plaza del único médico a jornada completa, que era funcionario y se jubiló hace dos años

La empresa gestora del servicio tiene en nómina a un médico que ejerce allí únicamente 9 horas a la semana. Con él trabajaba otro médico a jornada completa que era funcionario del Ayuntamiento, pero se jubiló hace dos años. Desde entonces, el Consistorio “se ha negado a cubrir esta plaza, que viene contemplada en su relación de puestos de trabajo”, reprocha una trabajadora del centro. “Desconocemos por qué no lo ha hecho”.

La falta de un sustituto para la plaza de médico a jornada completa constituye “el problema de base” que arrastra este servicio municipal. “Algunos años han venido entre 80 y 100 personas al día, pero esta cifra se sitúa ahora mismo en torno a los 25 pacientes propios“.

A los que se añaden “unos 20” afiliados a la Federación Alavesa de Fútbol, situada también en Mendizorroza. Este organismo cuenta con un fisioterapeuta pero necesita unas instalaciones adecuadas para ofrecer un servicio de rehabilitación. Y, por eso, utiliza el cercano centro de medicina deportiva.

Sólo quedarán en el centro cuatro enfermeras funcionarias

Además del médico que trabaja 9 horas a la semana, la compañía encargada de gestionar el centro emplea a una enfermera a jornada completa y a dos fisioterapeutas que cubren entre ambos 9 horas diarias. Todos estos puestos laborales se perderán cuando el Ayuntamiento rescinda el contrato con la empresa el último día de este mes.

Sólo quedarán en el centro de medicina deportiva de Mendizorroza cuatro enfermeras funcionarias, tres con plaza fija y una interina, que viven rodeadas de incertidumbre. “Nos han dicho que seguiremos aquí, pero no sabemos en qué va a consistir nuestro trabajo”.

Ellas se encargarían de atender a las personas que acudieran al centro a partir del 31 de marzo “durante unos pocos días, hasta completar el mes que han pagado”. A pesar de las limitaciones por la falta de personal, los usuarios todavía “podrían realizar ejercicios en los aparatos de rehabilitación. Algunos pueden utilizarlos por su cuenta y otros los manejamos nosotras como enfermeras”.

  • Colaboración con Osakidetza

El contrato de la empresa con el Ayuntamiento concluía el pasado 31 de diciembre, pero se aproximaba esa fecha y “aún no sabíamos que iba a pasar con el centro”. Por eso, la plantilla decidió enviar una carta al alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, que “decidió prorrogar el contrato tres meses más, hasta el 31 de marzo”, para facilitar la transición al nuevo centro sociosanitario.

Además, el centro de medicina deportiva de Mendizorroza colaboró desde 1999 hasta 2012 con Osakidetza en un ‘Programa de intervención en personas afectadas por patologías crónicas’. En 13 años, acudieron a este espacio 3.517 pacientes derivados por médicos de atención primaria y aquejados de diabetes, obesidad, hipertensión, artrosis, fibromialgia, osteoporosis… “Se pagaba como cualquier actividad del Ayuntamiento”, explica la empleada del centro.


2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. jon dice:

    Completamente de acuerdo con tu comentario Pilar
    Viva la gestión de recursos del ayuntamiento… La derecha Vasca pacta presupuestos con la derecha española, privatiza servicios….

  2. Pilar dice:

    Para un servició extraordinario que tenemos en vitoria ,se lo quieren terminar de cargar, viva los centros privados que a ellos benefician ya que hacer rehabilitación deportiva en sanidad publica es una broma pesada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

gasteiz hoy

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.