Advertisement
Advertisement

El Ayuntamiento pone coto a las clases particulares en Mendizorrotza

20 septiembre, 2017

El consistorio prohíbe que en las instalaciones municipales se puedan impartir clases por parte de particulares no reconocidos para ello

El acceso a las pistas de tenis de Mendizorrotza cuenta desde hace unos meses con un cartel que prohíbe específicamente la realización de clases particulares en este recinto público. Es decir: no es posible alquilar la pista para que una persona reciba clases por parte de un monitor, según se desprende del texto.

Desde el Ayuntamiento aclaran que esta normativa no es nueva y es de aplicación en todas las instalaciones municipales deportivas. El reglamento municipal limita la enseñanza deportiva a asociaciones, academias o entidades deportivas. "Una persona física, particular, no puede ejercer actividad laboral de enseñanza, simplemente porque no está reconocido para ello, como tampoco podría cobrar en negro", aclaran desde el servicio de Deportes.

Las clases sólo se pueden impartir por parte de un club o de una persona que esté reconocida para ello

Es decir, para poder recibir clases particulares un jugador deberá hacerlo con alguien que cuente con el reconocimiento correspondiente, bien directamente o a través de una asociación o club. En este caso el Ayuntamiento no entra a valorar en la forma de pago que el club tenga con los entrenadores.

El uso de las canchas de Mendizorrotza para estas actividades era algo frecuente, más entre quienes quieren reforzar sus conocimientos pero no están federados. Los clubes que usan las instalaciones municipales y el Ayuntamiento no ofrecen clases particulares a todos los niveles y edades, y estos huecos eran cubiertos hasta ahora por otros monitores no profesionales. Sin embargo, la vigilancia ha aumentado en los últimos meses, especialmente en aquellas canchas en las que es más evidente el peloteo unidireccional.

Esta situación se da en las canchas de tenis y pádel, pero también en el resto de disciplinas y canchas deportivas, según insiste el Ayuntamiento. El reglamento municipal permite tanto la reserva directa de cancha como la reserva de temporada. En el caso de la reserva directa "se realizará solo y exclusivamente para el juego entre personas. Y no hay diferencia entre especialidades deportivas", aclaran desde el Ayuntamiento.

El Ayuntamiento aclara que, al igual que en el caso de los campos de tenis, si una reserva de baloncesto se realizase de forma directa únicamente cabe el juego, al igual que en el tenis, y no podría utilizarse para un entrenamiento retribuido.

La reserva de temporada es la que está dirigida entidades deportivas "para el desarrollo de las actividades que le son propias de acuerdo a sus fines. Es decir, a un club de baloncesto se le reconoce la práctica del baloncesto pero no las clases de piano".

 

El Ayuntamiento también establece un tercer tipo de reserva de instalaciones, con diferentes tarifas. Entre estas actividades están que una empresa puede solicitar instalación para organizar un curso, un colegio para desarrollar cierta actividad o una academia privada puede solicitar instalaciones para el desarrollo de materias que requieran de instalación específica.