‘Policías’ tras el mostrador: cuando el cliente no cumple las normas

| 31 agosto, 2020

Los comercios y los bares deben hacer muchas veces de ‘vigilantes’ ante clientes que no cumplen las normas sanitarias

Los pasos son fáciles: primero comprobar el aforo del local. Si nuestra entrada no lo sobrepasa, podemos acceder a él con la mascarilla bien colocada. Nada más entrar, acudir al bote de gel que habrá en el recibidor, en la barra o en el mostrador. Y una vez con las manos limpias, comprar, consumir, mirar o preguntar. Un proceso sencillo de apenas unos segundos que cumplen muchos vitorianos al entrar a un establecimiento. Pero otros siguen sin asimilarlo.

clientes normas coronavirus

Ertzaintza y Policía Local pasean por el centro de Vitoria-Gasteiz para vigilar el cumplimiento de las normas, pero en ocasiones acuden por la llamada de los propios comerciantes u hosteleros.

Han pasado ya más de tres meses desde el inicio de la desescalada y apertura de comercios. El gel y las restricciones de aforo se normalizaron desde entonces, y la mascarilla ya es obligatoria en Euskadi desde hace casi 8 semanas. Pero aun así los hosteleros y comerciantes todavía deben recordar estas normas sanitarias a algunos de sus clientes. Bien por despiste o por pura desobediencia.

No es una situación fácil para quien está detrás de la barra o del mostrador: a veces deben actuar casi de policías de su propio local, ganándose enemistades o enfrentamientos con clientes. Lo que significa dejar de ganar dinero. Y aunque el cliente acate la advertencia sin problemas, es un ejercicio repetitivo y agotador que no debería recordarse tan a menudo. Porque las precauciones deberían estar interiorizadas.

“Hemos tenido que llamar a la policía”


Este tipo de roces son menos habituales a medida que avanza el año, por costumbre. Pero los sigue habiendo. En iDenda, por ejemplo, incluso han tenido que llamar a la Policía en más de una ocasión. Esta tienda de productos Apple está situada en la calle Prado, pleno centro de la ciudad, y las visitas de clientes son numerosas.

“Hay gente que ha entrado sin mascarilla y le hemos proporcionado una. La han rechazado y han seguido sin ella en la tienda, por lo que le hemos invitado a salir. Y como se negaba a dejar la tienda hemos tenido que llamar a la policía“, asegura Carmelo Martínez, responsable del local.

clientes normas coronavirus

El gel en la entrada de los comercios es algo ya más que habitual, pero sigue habiendo gente que no lo usa.

“Si alguna de estas personas entra sin tomar precauciones y toca algún elemento de la tienda ya tenemos que cerrarla y desinfectar las zonas en las que ha estado, lo que supone perder tiempo y dinero”, denuncia el vendedor.

En una tienda como esta, donde hay varios aparatos electrónicos y táctiles expuestos al público, el lavado de manos con gel es obligatorio e imprescindible. “Tenemos que estar detrás de la gente para que lo use, y aun así algunos lo evaden”.

Comercios de barrio


Mejor es la experiencia de los Comerciantes de la Calle Gorbea. Su clientela está, en general, más familiarizada con el sitio y con el cumplimiento de las normas.

“Desde el principio hicimos una labor muy fuerte de concienciación y prevención hacia los responsables de las tiendas, y desde entonces no hemos tenido casi problemas. Los clientes lo agradecen. Si ven a la tienda y a sus empleados concienciados, ellos también cambian el chip“, afirma Rubén Samperio, portavoz de la asociación.

Aun así, los comercios con más aforo o afluencia suelen tener más problemas. Unos de los que más clientes reciben son las mercerías y similares, por el furor de muchos gasteiztarras a la hora de comprar o hacer sus propias mascarillas de tela. Este tipo de tiendas tuvieron un boom de afluencia en las primeras semanas siguientes a la obligatoriedad de usar mascarillas.

“Esto es una locura. La gente entra muchas veces sin mirar si incumple el aforo o sin usar el gel. Es complicado controlar a todos”, aseguraba entonces Jesús Leria, uno de los dos responsables de Textiles Samaniego.

La situación se repite en otras instalaciones como los gimnasios. Algunos usuarios mantienen sus reticencias al uso de la mascarilla o la desinfección constante de manos. Y esto obliga a los monitores a llamarles la atención y, en algún caso, a tomar medidas más drásticas.

El ‘marrón’ está en la hostelería


Los que lo tienen más difícil son los hosteleros. Son los únicos locales en los que está permitido estar sin mascarilla, siempre que sea en el momento de comer o beber. Pero mucha gente está sin ella aunque no tenga comida o bebida en la mesa. Controlar que los clientes hacen un uso adecuado de ella es prácticamente imposible para los camareros, sobre todo en horas puntas o bares muy concurridos.

Como bien explica el responsable de uno de los bares más concurridos de la Kutxi, la responsabilidad reside en el cliente. “Nosotros no contagiamos. Ningún local es responsable si suceden contagios en su interior. Y voy desde los hospitales a los bares. Pero solo nos obligan a cerrar a nosotros en caso de contagios”, denuncia este hostelero, que no ha querido dar su identidad.

“Mi trabajo es que el cliente esté a gusto y seguro en el local. Podemos marcar distancias, poner mamparas, geles y todos los medios posibles, pero no podemos estar detrás de los clientes. La responsabilidad es suya. Si veo que el comportamiento de alguno pone en riesgo a mis empleados sí voy a ordenarle que se ponga la mascarilla o que abandone el bar. Pero no puedo estar detrás de todos los grupos que hablan o se juntan sin mascarilla. Es inviable”, explica.

El hostelero también critica que los bares estén siempre en el punto de mira, cuando a su juicio toman más medidas de precaución que en otros establecimientos: “En ningún sitio se limpia como en los bares. El único sitio donde me limpian la silla después de sentarme es en un bar. Ni en hospitales, ni en gabinetes ni en consultas”.


13 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Pepe dice:

    Conozco una panadería con mucho “arte” situada en Jesús guridi que no tiene bote de gel en su establecimiento desde hace días. Eso no es incumplimiento de la ley? Dónde están los municipales?

  2. Pepe dice:

    También pasa al revés eh, somos los clientes quienes sufrimos la irresponsabilidad de algunos establecimientos.

    En Artepan de la calle Jesus Guridi no hay dispensadores de Gel. Habiendo llamado a los municipales, me dijeron que tomarían nota. Aún siguen sin dispensadores de Gel. Me parece una vergüenza.

  3. A.H. dice:

    Desde que los museos abrimos el dos de junio, me paso el turno diciéndole a la gente que viene a visitar el museo en el que trabajo, que se tape también la nariz, o directamente, que se vuelva a colocar la mascarilla, cada día son más las personas a las que tengo que recordárselo y estoy harta, muy harta. En cuanto ven un espacio amplio,se la bajan, o esperan a que te despistes controlando la sala para sacarse la nariz. Todos los días igual. Ponen en peligro a las personas que trabajamos allí, y a los demás visitantes , y encima, se indignan. Pues es la normativa del centro,cuando no era obligatorio, y ahora, la normativa en Euskadi. Si no les gusta llevar mascarilla,que se vayan al campo o no salgan de casa.

  4. Germán dice:

    A estos hosteleros queridos más les valdría aplicarse el cuento que es toda una evidencia que son el foco de muchos de los focos… A todas luces su aporte a la resolución de este problema ha sido muy escasa, o nula según el local. Los que este verano hemos podido viajar un poco hemos visto como en otras comunidades y países cercanos, se desviven por mantener las medidas de limpieza, desinfección y distancia social a raja tabla. Aquí rara es la mesa que se desinfecta en cualquier local o terraza tras su uso (Se empezó muy bien, pero ya el relajo es generalizado), en ningún bar hay nadie controlando el aforo y el uso de la mascarilla, los pintxos siguen luciéndose como en los mejores años (quien los tapaba antes, los tapa ahora. Pero quien nunca los tapo, ahora tampoco), los camareros siguen mostrando sus respingonas narices y los baños se limpian (ya si eso) cuando cierra persiana…
    Deberían aprender mucho de protocolos de limpieza o asumir que van a ir trincando poco a poco por ser focos de infección o por hartazgo justificado de una clientela no tan mala (Ni tonta) como se la pinta.

  5. Aitziber dice:

    Hay bares y bares. No es raro ver más en las cafeterías y bares de los barrios, a las tardes, más de 10 personas sentadas en 10 mesas, pocos mantienen la mascarilla puesta aunque no consuman mientras 2 o 3 fuman tranquilamente. Hay hosteleros que llaman la atención y otros que prefieren hacer la vista gorda y seguir con el negocio a cualquier precio.

    Policia municipal suele montar campañas de control de documentación de vehículos a motor, itv, seguros… ¿por qué no realiza una campaña similar con la hostelería para ver quién cumple y quién no? Porque las fotos de los medios de comunicación siempre son de terrazas ejemplares y por las tardes por lo que cualquiera puede ver son la excepción.

  6. Rami dice:

    Quien haya diseñado la campaña de salvar la hostelería, todo hay que decirlo, hay que felicitarle. Otros sectores como panaderías, pastelerías… alimentación en general, lo están pasando muy mal y nadie sale a la calle a hacerles una campaña.
    También podemos salir a la calle a comprar furgonetas Mercedes, ruedas Michelín, beber Pepsi, Kas, comer helados Nestle, beber vino, Txakoli o cerveza alavesa, degustar la miel de la montaña alavesa, comprar bicicletas BH, jugar a las cartas con Fournier… Todos productos alaveses.

    • lucas dice:

      LAS PANADERIAS SE ESTÁN FORRANDO Y LA MAYORIA DE LOS PRODUCTOS ALAVESES QUE AHI COMENTAS NO SE PRODUCEN EN ALAVA Y NO PAGAN IMPUESTOS AQUI.

  7. Si no hablo, reviento dice:

    Hablo desde mi experiencia como dependienta de tienda de barrio: sólo hoy, y sólo a la mañana, he tenido que llamar la atención a 2 personas por la mascarilla (“es que me la he dejado en el coche”, es un mantra ya…) y a 4 por no respetar el aforo, cuando hay un cartel enorme en la puerta que pone las personas que caben y se ve perfectamente desde la puerta los que ya hay dentro. Es ABURRIDISIMO estar así desde marzo… Tan difícil es acostumbrarse a hacerlo bien???? Que no se pide nada del otro jueves… Luego toda la culpa es de los políticos…

  8. xabi dice:

    Titular pésimo y desafortunado. Así nos va…naturalizando y ‘normalizando’ lo innatural.
    Policía digo yo que será la que lleva placa, ¿no? Un titular así naturaliza la msierable actitud de vecinos balconeros, gente que en su puesto de empleo se pasa y trasciende sus funciones, más que por velar por la seguridad y la salud de los demás, por esa actitud tan habitual en el panorama COVID, la de ‘señalar’ con el dedo a los demás.

    Por favor, piensenlo dos veces por lo menos a la hora de redactar sus titulares…

    • Jon dice:

      Esto no tiene ni pies ni cabeza estoy seguro que si volveríamos a la normalidad donde todo el mundo no usaríamos bozales ,apagaríamos la televisión y no nos haríamos esos test donde dicen que estamos contagiados donde mayor parte de la población son asintomaticos está farsa acabaria y dejaríamos de destruir el país .Reflexionar y dejar de criminalizar a la gente ,la culpa no es de los ciudadanos pensar en la gente que está a vuestro alrededor y mirar quién ha estado grave a causa de este virus invisible que ni se ha demostrado que exista y pensar todo el daño que se está haciendo a nuestros niños ,amigos y familiares que estás medidas que solo buscan inmunodeprumirmos mediante el virus del miedo quitándonos nuestra dignidad y derechos.Prefiero ser negacionista que una persona que no cuestione ,investigue y desobedezca decretos que van en contra de nuestra salud ,derechos y libertades.

  9. Euskal Herria es España dice:

    Aún me cuesta entender para qué sirve un bar, ya sé que suena raro, pero es así. Para qué sirven, para emborracharse básicamente?

    “Aseo”, “higiene” y “salud”, son todo lo contrario a “Bar”. Intentad demostrarme de lo contrario/convencerme. Espero sentado ;D

    Esto solo pasa en España, en ese sentido ha quedado demostrado que somos bastante más débiles que el resto (necesidad apremiante de socializar)

  10. Jon dice:

    Vaya lavado de cara a la hosteleria… la cantidad de dinero que nos ha costado abrirla desde el confinamiento, dinero gastado en pcrs a clientes que se han infectado en la hosteleria, dinero gastado en atender a infectados en la hosteleria, dinero gastado en ucis para atender a infectados dentro de la hosteleria, contagios secundarios que se producen por infectados en la hosteleria… pero aqui se les pinta como los pobrecitos de la pandemia! Vaya jeta!! Y encima no me publicaran el comentario como algun otro que he puesto sobre este tema

  11. José Maria dice:

    A ver… es cierto que no te limpian la silla en ningún lado como en un bar, pero de ahí a decir que los bares es donde más se limpia… me Rio de Janeiro
    Soy repartidor de bebida y eso es una mentira más grande que una casa… vas sobre todo a almacenes en los que he tienes que salir casi corriendo al ver cucarachas y otrós en los que huelen rarillo a patata pasada o algún producto podrido. En fin que luego comemos mucha gente en esos sitios y se te caen los web** al suelo leyendo a un indignado como este

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

gasteiz hoy

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.