Advertisement
Advertisement

Las cocheras de Tuvisa no estarán listas para la inauguración del BEI

3 diciembre, 2019

Las cocheras de Tuvisa no estarán listas para acoger la llegada del BEI. Así lo ha desvelado este martes Oscar Fernández (Elkarrekin), una situación de la que lleva meses alertando la oposición.

Las cocheras de Tuvisa no estarán listas para acoger la llegada del BEI. Este retraso aún mayor llega por la obligación del Gobierno Vasco de realizar una declaración de impacto ambiental de la obra. Así se publicaba este lunes en el BOPV, según adelantaba Radio Vitoria y hoy ha destacado el concejal de Elkarrekin Oscar Fernández.

bus-electrico-

La previsión es que el BEI se ponga en circulación en diciembre de 2020. Para esto es necesario que se disponga de la infraestructura de carga lenta para atender la demanda de los 13 autobuses eléctricos que circularán por la línea L2 de TUVISA. Se ubicará en las nuevas cocheras que estarán donde ahora está el vivero municipal.

Los plazos estimados para su construcción eran septiembre de 2020 para la Fase I (punto de carga lenta para los autobuses del BEI) y diciembre de 2022 para la Fase II (construcción de talleres, oficinas y resto de cocheras).

El problema es que ahora el Gobierno Vasco obliga al Ayuntamiento a tramitar una evaluación de impacto ambiental ordinaria del proyecto. La Consejería entiende que el proyecto tiene los suficientes impactos sobre el medio ambiente como para requerir una evaluación de tipo ordinario. Entre dichos impactos se recogen la pérdida de suelo natural (por eliminación de la parcela del vivero), modificación del hábitat natural y del paisaje actual (que dará lugar a vertidos y emisiones atmosféricas), el riesgo de contaminación de las aguas subterráneas, los riesgos asociados a que dicha parcela se encuentra en una zona inundable y el impacto sobre la fauna.

Esta resolución, que requiere una evaluación de impacto ambiental ordinaria, alarga los plazos durante 2020 lo que hace inviable que las cocheras estén construidas para su puesta en marcha en septiembre de 2020 y, en paralelo, para que su puesta en marcha encaje con el arranque del BEI.