¿El fin del papel en los prospectos de medicamentos?

30 noviembre, 2022

La OCU asegura que casi el 80% de usuarios rechazan el formato electrónico en lugar del papel

¿Es el fin de los prospectos de medicamentos en papel? Aún no es firme, pero un proyecto de legislación farmaceútica europea estudia eliminarlos y, en su lugar, emplear un código QR. Una versión electrónica que incluirá, como hasta ahora, toda la información del producto.

La medida, que se encuentra en su última fase de discusión, no gusta a la OCU. La Organización de Consumidores y Usuarios no se opone al empleo de un código QR, pero sí a que este sustituya al prospecto en papel. Y no solo ellos, también el resto de asociaciones de consumidores del grupo Euroconsumers en Italia, Bélgica y Portugal, comparten este rechazo.

papel código QR prospectos medicamentos

Una opinión que, según asegura la OCU, comparte el 78% de usuarios españoles. El porcentaje se eleva hasta el 83% si hablamos de personas mayores de 63 años. Así lo muestra una reciente encuesta que ha realizado entre los meses de junio y julio de 2022.

Porque, aunque a menudo resulte molesto, también es de gran utilidad para las personas que están tomando alguna medicación. Tanto que el 80% lo lee al tomar el producto farmacéutico por primera vez. Más aún (88%), si se automedican y lo consumen por iniciativa propia.

Acceso limitado

papel prospecto medicamentos

¿Y qué leemos? Pues, además de las indicaciones del principio activo, también nos gusta consultar los posibles efectos no deseados y las contraindicaciones. Y, si tras ingerirlo hay algún tipo de efecto secundario no grave, el 44% relee el prospecto.

La medida ya funciona, de forma experimental, en algunos hospitales españoles

Con estos datos, la conclusión de la OCU es clara: "La información del prospecto resulta vital para la mayoría de personas antes de tomar un medicamento". Pero la posibilidad de que solo se consulte vía QR implicaría excluir y limitar el acceso a muchos de los pacientes. Según el INE, 8 de cada 10 mayores de 55 años no tienen habilidades digitales básicas. "Por no hablar de personas sin conexión online o menores de 55 con dificultades para manejarse con dispositivos electrónicos", recuerdan.

Esta medida ya funciona, de forma experimental, en algunos hospitales españoles. Utilizan solo código QR para algunos fármacos de uso hospitalario. Pero se trata de un entorno diferente, donde los pacientes no tienen la necesidad de consultar el prospecto. "¿Que pasaría con los pacientes en su casa si solo pudieran consultar el prospecto en formato electrónico", plantea la asociación de consumidores.