Los dentistas de Álava son multados con 250.000€ por unas palabras de su presidenta

28 noviembre, 2016

El Colegio de Dentistas de Álava recurrirá el dictamen en los tribunales

La Autoridad vasca del Competencia (AVC) ha sancionado al Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Álava con una multa de 250.000 euros y a su presidente con una sanción de 10.000 euros por una infracción muy grave de la Ley de Defensa de la Competencia.

Los hechos sancionados tienen su origen en la entrevista publicada el 27 de marzo de 2016 en un diario en la que la presidente del Colegio" hacía valoraciones negativas de diferentes formas de prestación de servicios por parte de ciertos dentistas". El 12 de abril de 2016 se recibió una denuncia de una red de clínicas dentales por considerarse negativamente afectada por dichas declaraciones.

En esas declaraciones al diario El Correo la presidenta cuestionaba a las llamadas "multiclínicas" por que "cogen a odontólogos recién titulados y los ponen a trabajar a destajo con cosas que no tienen que hacer porque no están preparados". También cuestionaba una publicidad que hablaba de implantes por 222€, según recoge la resolución de la Autoridad Vasca de la Competencia, que puedes leer aquí.

  • En los tribunales

dientesAhora ,ante la "desorbitada multa" el Colegio de Dentistas ha tomado la decisión de acudir a los tribunales. El colectivo tiene puestas sus "esperanzas en que sean admitidas las alegaciones presentadas por los letrados y se anule el expediente, con una resolución lógica y actualizada al escenario bucodental que refleja el país".

La intención del Colegio de Dentistas de Álava es continuar apelando incluso al Tribunal Supremo y Organismos Europeos: "Este Colegio se siente respaldado y apoyado por el Consejo General de Dentistas y por el Consejo Vasco de Dentistas. Por su parte, su presidenta ratifica que el Colegio tiene una misión que cumplir y un código deontológico que llevar adelante, cuya prioridad es proteger la salud bucodental de la población, recordando que se rige por criterios de calidad sanitaria y nunca mercantilistas".

La sentencia de la Autoridad Vasca de la Competencia asegura que "las declaraciones a la prensa de la presidente del Colegio suponen, según la resolución de la AVC, una valoración negativa de los servicios prestados por algunos profesionales vinculando mala praxis con un determinado tipo de organización empresarial. Sus declaraciones, como profesional que preside el Colegio de Odontólogos, crean en los pacientes una conciencia de que determinados modelos comerciales, perfectamente legales, no resultan adecuados para la prestación de los servicios de odontología. Además introducen incertidumbre sobre la capacidad de determinados profesionales".

Desde el Colegio de Dentistas de Álava se vuelve a hacer un llamamiento a las instituciones para que creen unas leyes y normativas que controlen la publicidad sanitaria, para equipararse a países como Alemania, Francia y Bélgica, que cuentan con un fuerte y rígido control.

  • Precedente en 2015

Antes de este expediente el 27 de octubre de 2015, el Consejo Vasco de la Competencia (CVC) había dictado una Resolución en que se aceptaba terminar sin sanción otro expediente incoado al Colegio de Odontólogos de Álava por realizar una publicidad en la que sembraba dudas en la población sobre los servicios prestados por determinadas clínicas dentales y dirigía a los pacientes hacia los dentistas “de confianza”.

Para evitar entonces la sanción el Colegio se comprometió a abstenerse de valorar, de forma pública o privada, cualquier forma de comercialización de productos o servicios por parte de los dentistas (salvo reclamaciones judiciales en casos concretos). Se trataba de evitar el menoscabo del prestigio de ciertos modelos empresariales respecto de los que el propio Colegio no hubiese acreditado que existiera mala praxis médica, publicidad engañosa ni riesgo para la salud de los pacientes.

El pasado mes de febrero, en una nota de prensa, el Colegio de Dentistas de Álava reaccionó a la crisis en Vitaldent con una nota en la que pedía "la regulación del sector para poner coto a este modelo empresarial que antepone el interés económico incluso por encima de la salud de los pacientes".