Color y señales en el colegio Salburua para sensibilizar a los conductores

21 septiembre, 2022

La actividad busca concienciar a los conductores y lograr "que las ciudades sean más amigables para los niños"

El entorno del colegio Salburua luce estos días más colorido. En concreto, en el tramo peatonal ubicado en la Avenida Roma. Allí, frente a una de las entradas del recinto, los dibujos se alternan en la calzada con diseños en tonos rojos, azules, amarillos y verdes.

Se trata de una acción que ha desarrollado Aintzira, la AMPA del colegio, en colaboración con el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. El objetivo es el de sensibilizar y concienciar a los conductores sobre la seguridad en el entorno escolar. Para ello, también tienen previsto colocar diversas señales en las calles que rodean el colegio. Esto es, Avenida de Bruselas, Avenida de París y Portal de Elorriaga.

Colegio Salburua señalización

Dibujos en la zona peatonal de la Avenida Roma.

Y lo harán este jueves, dentro de la Semana de la Movilidad Sostenible, en una jornada vespertina amenizada con música. Así, a las 17 horas, se celebrará un auzolan con padres y niños, y se instalarán talleres para que los txikis plasmen las huellas de sus pies y manos. Unos registros que se sumarán a la decoración de la Avenida Roma.

Es un paso previo al proyecto que el Consistorio maneja para esta arteria de Salburua. Su objetivo es peatonalizarla por completo. "Nos han dicho que colocarán más árboles y sillas y mesas, como un merendero a disposición de todo el barrio, no solo del colegio", indican desde la AMPA. También la otra calle de entrada al centro, la Avenida París, se transformará en una vía Eguzkilore.

Colegio Salburua color zona peatonal

Cambios en el tráfico

Ambas vías ya sufrieron cambios el pasado febrero. Entonces, el Ayuntamiento pacificó el entorno del colegio y la haurreskola Salburua para reducir la velocidad de los vehículos.

Así, la Avenida de Roma se cortó completamente al tráfico en el tramo entre las puertas de ambos centros educativos. La calle luce desde entonces una terminación en fondo de saco, sin salida, por ambos lados. Sí permite la entrada de vehículos a la haurreskola y al garaje de esa calle, junto a la Avenida de Bruselas.

Colegio Salburua zona peatonal

Barreras en la Avenida Roma para peatonalizar la entrada del colegio.

Para la Avenida de París, se creó una 'chicane', con una isla en medio de la calle.  Así, los coches deben girar hacia el exterior de la calle, lo que antes eran los aparcamientos, para continuar su trayecto. En todo caso, la calle mantiene en estos momentos (y mantendrá cuando sea Eguzkilore, los carriles en ambos sentidos.

Medidas ambas que aplauden desde el colectivo de madres y padres del colegio Salburua. "Estamos muchísimo mejor desde que se cerró la calle. Al principio el cambio choca, es cierto, pero luego la gente está a gusto", recalcan. "Lo normal es que los niños entren al cole de forma más dinámica y segura", destacan. Por eso trabajan para un entorno y camino escolar seguros.

"Los entornos escolares a menudo no lo son, tienen vías de circulación a su alrededor y señales poco claras", insisten. Actividades como las de este jueves buscan concienciar para que las ciudades "sean un poco más amigables para los niños".