Los talleres de automóviles recuerdan cómo conducir seguro en invierno

| 2 diciembre, 2015

Desde ADEADA ofrecen consejos para conducir con lluvia, niebla, hielo, nieve y granizo.

adeadaCon la llegada del invierno a nuestras calles y carreteras es necesario extremar la precaución a la hora de conducir. Por ello, desde ADEADA (Asociación de Empresarios de Automoción de Álava) nos ofrecen una serie de consejos para adaptar la conducción a las distintas condiciones climatológicas que nos podemos encontrar.

Con la niebla hay que encender las luces de cruce y el alumbrado antiniebla pero nunca las luces largas porque reflejan, recudir la velocidad, aumentar la distancia de seguridad con respecto al resto de vehículos y evitar frenar bruscamente y realizar adelantamientos. También es necesario comprobar el correcto funcionamiento de los limpiaparabrisas, tomar como referencia las marcas viales de la derecha de la calzada y procurar circular por el carril derecho en autopista y autovía.

Con hielo además de todo lo anterior, hay que tener presente la dirección y comportamiento del resto de vehículos y procurar conocer con anticipación los tramos o zonas con hielo para no tener que utilizar los frenos.

En caso de lluvia debemos encender las luces de cruce para ser vistos en todo momento. Para evitar el aquaplaning es mejor levantar el pie del acelerador y no frenar bruscamente. Asimismo debemos evitar el vaho en los cristales que se forman por la humedad, no  pisar la pintura blanca de las marcas viales de la carretera y comprobar periódicamente la eficacia de los frenos.

Con nieve la conducción debe ser más suave, con la marcha más larga posible y a un nivel bajo de revoluciones evitando dar “volantazos” a toda costa. Si el coche derrapa hay que mantener la calma e intentar mantener la trayectoria del vehículo, realizando siempre movimientos suaves del volante. Es importante llevar el depósito lleno, junto con cadenas y si es posible, neumáticos de invierno.

Usar marchas largas es lo más conveniente con granizo además de pisar el freno lo más recto posible. Para hacernos ver encenderemos  las luces de cruce o si es muy extremo, las antinieblas.Eso sí, no pararemos debajo de un puente o túnel, ya que además de estar prohibido puede provocar un accidente.

Desde ADEADA sugieren que se realicen revisiones periódicas del vehículo en talleres de confianza para cuidar y vigilar los neumáticos, los niveles de aceite y líquidos, los amortiguadores, los frenos y la iluminación.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad