La huelga del transporte aumenta la compra compulsiva y vacía estanterías

14 marzo, 2022

Las ventas de los supermercados aumentan un 30% por la huelga de transporte y la guerra en Ucrania

La compra compulsiva de aceite de girasol se trasladó este fin de semana a otros productos de los supermercados. Estantes de aceite de oliva, la pasta o la harina quedaron prácticamente vacíos este viernes y sábado en muchos supermercados. La ruptura del stock tiene que ver de momento solo con la compra compulsiva y la psicosis general. La huelga del transporte convocada desde este lunes por pymes y autónomos ha aumentado la psicosis ya existente en torno a la escasez de alimentos.

La guerra en Europa y los dos años de pandemia hacen mella en la salud y el ánimo de los alaveses. El temor está presente, y ante cualquier amenaza vuelve la necesidad de estar aprovisionado.

La facturación en los supermercados ha aumentado un 30%

Los supermercados han aumentado en los últimos días las ventas entre un 20 y un 40%. Un aumento que recuerda al vivido hace ahora dos años, poco antes del confinamiento. La sensación de 'economía de guerra' desata en los consumidores una obsesión: que puedan escasear los productos básicos. Ucrania es 'el granero de Europa', y esta asociación está disparando las compras: la escasez podría llegar en la próxima cosecha (a partir de otoño), pero no por ahora.

Este fuerte aumento en las compras impide reponer de forma adecuada los alimentos necesarios. Y, por tanto, se producen las imágenes ya vistas por muchos. Los supermercados aseguran que, por ahora, no hay riesgo de escasez. Pero, como aseguraba desde Nanclares el CEO de Lidl, hay personas que están comprando ahora productos que nunca antes compraban.

Huelga en el transporte

A la Guerra en Europa hay que sumar la huelga convocada de este lunes por transportistas. Una huelga que, más bien, es un paro patronal. Convoca la Plataforma de Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional. No entran en esta plataforma las grandes empresas, aquellas que convocaron huelga para diciembre y la suspendieron por el acuerdo con el Gobierno.

El alcance de la huelga del transporte es una incógnita

Ahora paran los transportistas más pequeños: aquellos que conducen su propio camión o que cuentan con una flota muy reducida. Es un paro patronal y, por tanto, son las empresas las que realizan esta parada. Entre los camioneros asalariados hay disparidad de criterios: algunos sindicatos acusan precisamente a las empresas de ser responsables de la situación del sector, y por ello rechazan este paro. Y, entre las empresas, también hay muchas que no pararán.

Es, por tanto, una incógnita el alcance de este paro, y cuántas empresas lo harán efectivo. Pymes y autónomos reclaman una mejora de las condiciones laborales y profesionales. Al enfado ya existente desde hace años por las condiciones del sector hay que sumar el alza de precios de la gasolina, ahora desbocados.

Qué reclaman los transportistas

A continuación puedes ver algunas de las reclamaciones de la Plataforma:

  • Limitar la intermediación a un contratista
  • Prohibir la contratación por debajo de costes
  • Pago a 30 días
  • Impedir que los camioneros realicen la carga y descarga
  • Crear un convenio único estatal para conductores asalariados
  • Mejora y aumento de las áreas de descanso
  • Limitar las labores de carga y descarga