Dos empresas compiten por hacerse con la antigua sede de la Arich

26 agosto, 2016

La venta del edificio situado a la entrada de la Plaza de España podría reportar como mínimo un millón de euros al Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Vitoria está más cerca de obtener un millón de euros, como mínimo, por la venta de la antigua sede de la Agencia para la Recuperación Integral del Casco Histórico, Arich. Lo que supondría un balón de oxígeno para las mermadas arcas municipales. A principios de junio, el Gabinete Urtaran sacó a subasta pública por 983.946,24 euros, IVA no incluido, este hermoso edificio de estilo neoclásico que se sitúa en el número 5 de la calle Postas, en el cruce con Dato y a la entrada de la Plaza de España. La estética del inmueble y su localización estratégica, en la milla de oro de la ciudad, han seducido a dos posibles compradores que desarrollan su actividad económica en el sector terciario.

Sede ArichEl 10 de junio de 2016, el Gobierno Urtaran aprobó el expediente para la venta de la antigua sede de la Arich, que fue disuelta en 2012. Actualmente, dos empresas compiten por hacerse con el inmueble tras concluir el plazo de presentación de las ofertas. El proceso ha entrado, por tanto, en período de adjudicación y la apertura de los sobres se ha llevado a cabo en agosto. En septiembre, el Ayuntamiento dará a conocer la firma que podría adquirir este céntrico edificio con 654,71 metros cuadrados de superficie útil.

El excalde de Vitoria Javier Maroto ya intentó durante su legislatura poner en valor el inmueble, que lleva desocupado más de cuatro años. Un mes después de que el edificio se cerrara, insistió en que los problemas de accesibilidad impedían destinarlo a oficinas y, por eso, solicitó su recalificación para darle un uso residencial.

A principios de 2013, Maroto quiso sacar el edificio a subasta pública por dos millones de euros. Sin embargo, la tasación actual, firmada por un arquitecto técnico del Ayuntamiento, reduce su valor a la mitad. El dirigente popular también planteó convertirlo en un centro de innovación tecnológica para emprendedores locales. Lo hizo en los últimos coletazos de su mandato, cuando estaba en plena campaña electoral. Ninguna de estas propuestas tuvo éxito.

El edificio que ocupaba la sede de la Arich ha abierto sus puertas brevemente en unas pocas ocasiones. Juanma Bajo Ulloa lo incluyó en el rodaje de su película 'El Rey Gitano' durante el verano de 2014. Y ya con Gorka Urtaran al frente del Ayuntamiento, acogió en 2015 la oficina del FesTVal y este año la del Festival de Jazz. Asimismo, durante estos días alberga de nuevo la sede del FesTVal. Ahora, los dos candidatos que han pujado por el inmueble podrían darle una utilidad más duradera.

El excalde Javier Maroto quiso sacar el edificio a subasta por dos millones de euros

Uno de los interesados posee la cadena de tiendas Udalaitz, que vende ropa y complementos de mujer. Se trata de un empresario local que cuenta con tres establecimientos en Vitoria, situados en la milla de oro y muy próximos entre sí. En concreto, estos comercios de moda femenina se ubican en el pasaje de la calle Postas, la calle Independencia y la calle General Álava con San Antonio. El local del pasaje de Postas está ahora cerrado y en venta. El segundo posible comprador es la firma Labazar 2014 SL, que tiene su domicilio social en el Paseo Fray Francisco de Vitoria y presta sus servicios en el ámbito financiero.

  • Usos del edificio

La construcción original del edificio que albergaba la antigua sede de la Arich data del período comprendido entre 1782 y 1794. Fue proyectado, en estilo neoclásico, por el arquitecto Olaguibel como parte del desarrollo urbanístico del antiguo casco medieval. Por ello, está calificado como Edificio de Protección especial y figura en el Catálogo de bienes de especial protección del Plan General de Ordenación Urbana. La reforma principal más reciente se remonta a 1985, cuando se realizaron ciertos refuerzos estructurales. El inmueble acoge una planta de sótano, planta baja, entreplanta, primera planta, segunda planta y entrecubierta.

El amplio abanico de usos compatibles al residencial varía en función de las plantas y las condiciones urbanísticas de la Plaza de España. En este sentido, el inmueble puede destinarse a viviendas, talleres industriales y artesanales, almacenes sólo cuando estén asociados a otras actividades permitidas, oficinas, despachos y servicios profesionales, negocios hoteleros y hosteleros y equipamientos comunitarios públicos y privados. El uso comercial está autorizado en la planta baja y primera, y admite de forma complementaria instalar almacenes en la planta de sótano.