Con lo justo

8 marzo, 2013

Baskonia hizo los deberes al vencer en Turquía al Besiktas por 73-83 en un mal partido en el que la mejor noticia, sin duda, fue sumar una más en el casillero de victorias. El partido no arrancó excesivamente prometedor. Poco acierto, ritmo lento y ausencia de intensidad de la que, al menos, sacaba rédito Baskonia […]

Baskonia hizo los deberes al vencer en Turquía al Besiktas por 73-83 en un mal partido en el que la mejor noticia, sin duda, fue sumar una más en el casillero de victorias.

El partido no arrancó excesivamente prometedor. Poco acierto, ritmo lento y ausencia de intensidad de la que, al menos, sacaba rédito Baskonia que comenzó disponiendo de las primeras ventajas interesantes (5-10; 8-16) y mandando por 10-18 al término del primer cuarto con el rocoso Vidmar como el único jugador del conjunto otomano que ofrecía algo de resistencia.

Siete puntos consecutivos de Nocioni en el arranque del segundo cuarto dejaron entrever que Caja Laboral salía dispuesto a romper el partido cuanto antes. Con 10-27 el preparador otomano se vió obligado a pedir tiempo muerto buscando una reacción de los suyos que evitara que el partido terminara por la vía rápida. A partir de ese momento el partido volvió entrar en una fase de pereza durante la que un Baskonia más atinado y con más argumentos ofensivos fue distanciándose cada vez más. 23-43 al descanso y la sensación de que salvo una cosa muy extraña la victoria no corría peligro puesto que la cancha no presentaba ningún tipo de ambiente y el conjunto turco carecía de ningún objetivo en la competición.

Sin embargo, el paso por el vestuario terminó por contagiar la apatía al conjunto de Tabak y el partido aunque parezca imposible se complicó. Parcial de 20-2 en cinco minutos del tercer periodo con dos técnicas a Nocioni y Heurtel incluídas y con 43-45 otra vez a remar para llevarse el triunfo. Increíble pero cierto. Un parcial de 0-5 indicó que el despertador había sonado para Caja Laboral pero los turcos ya no eran la «banda» de la primera parte. Con otra intensidad y más confianza anotaban con cierta regularidad. No obstante, Baskonia reaccionó como cabía esperar y volvió a poner tierra de por medio en la recta final del cuarto (50-58) y el comienzo del último periodo (50-61) para devolver la tranquilidad, con Nocioni y Pleiss como hombres más destacados.

Los últimos siete-ocho minutos carecieron de ningún interés más allá de conocer la diferencia final, asunto que puede tener su trascendencia en caso de triples empates. Hay que cuidar cualquier detalle y la pena que queda es que este partido parecía propicio para pegar un empujón al basketaverage general. Al final más diez, 73-83.

Barcelona echó una mano ganando en Atenas, pero la victoria del Khimki sobre Siena y la de Maccabi en Estambul contra Fenerbahce hacían innegociable la victoria de Caja Laboral para seguir vivos en el Top16. El cuarto puesto sigue a un triunfo. Queda batalla.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad