Advertisement
Advertisement

Los sanitarios acusan a Osakidetza de dejarles "en la estacada"

26 junio, 2020

El coronavirus ha dejado una fallecida y más de 2.000 contagiados entre los profesionales sanitarios

Trabajadores del hospital de Txagorritxu, así como de los Centros de Salud de Atención Primaria de Osakidetza, se han concentrado esta mañana ante “el debilitamiento progresivo y preocupante de la sanidad pública vasca por la política de recortes del Gobierno Vasco”. La concentración, convocada por todos los sindicatos, también ha movilizado a trabajadores de los hospitales de Basurto y Donostia.

osakidetza-concentracion

En opinión de los sindicatos, la crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto cuáles son los sectores o actividades esenciales para la vida. También afirman que ha demostrado la importancia de los servicios públicos, “en concreto, la importancia de la sanidad pública como un instrumento de bienestar colectivo, un seguro de vida colectivo, que sin duda debemos fortalecer y desarrollar para garantizar el bien común”.

Denuncian que en los últimos años la sanidad se ha convertido en una "fuente de negocio y algunos han visto la oportunidad de ganar dinero a costa del sistema sanitario. Así, hemos sido testigos del debilitamiento de la sanidad pública, cuyas consecuencias han sido patentes a la hora de hacer frente a esta crisis sanitaria”.

Afirman además que "ha sido el esfuerzo e implicación de la plantilla el que ha conseguido paliar las carencias de nuestro sistema sanitario, tal y como también sucede en el día a día”.

El resultado, señalan, es el de una plantilla "exhausta, física y psicológicamente". El coronavirus ha dejado una profesional fallecida y más de 2.000 profesionales contagiados "por la falta de medidas de protección". El contagio de trabajadores de Osakidetza ha llegado a alcanzar el 18% del total de positivos de la CAPV. Positivos que en algunas OSIs han alcanzado al 20% de la plantilla total.

Para los sindicatos, “las políticas de recortes del Gobierno Vasco han desencadenado un debilitamiento progresivo y preocupante de la sanidad pública vasca”. Como consecuencia de ello se ha producido una "importante destrucción de empleo y un abuso en la contratación temporal y un aumento de la privatización".

Los sindicatos SATSE, ELA, LAB, SME, CCOO, UGT y ESK han exigido al Gobierno Vasco que cambie "de manera urgente" sus políticas públicas en materia de salud y dote a la sanidad pública de una partida presupuestaria que se equipare a la media de la Unión Europea, revierta los recortes y aumente la plantilla estructural de Osakidetza.