Álava estudia cómo conservar mejor los bienes culturales

25 mayo, 2022

El servicio de museos monitoriza 46 obras para estudiar su conservación

Collection Care es un proyecto europeo que trabaja en la Conservación Preventiva de varios objetos culturales. Lo hace monitorizando cada uno de ellos en los diferentes puntos de su vida. Es decir: durante su exhibición, almacenamiento, manipulación y transporte.

El departamento de Cultura de la Diputación Foral de Álava colabora desde hace dos años y medio en este proyecto. Concretamente a través del Servicio de Restauración, el Museo de Bellas Artes y el Museo de Armería y el Servicio de Asuntos Europeos.

El objetivo final es crear un servicio innovador y económico para la Conservación Preventiva de estos elementos. El concepto de Conservación Preventiva de un bien cultural se basa en la "mitigación del deterioro o daño debido al envejecimiento del material y los procesos de degradación biológica, mecánica y química a lo largo del tiempo".

álava conservación preventiva obras arte

Este sable danés está en el museo de armería, y ha sido trasladado completamente monitorizado.

Collection Care lo forman 17 socios de 9 países de Europa. El proyecto está financiado al 100% por la Comisión Europea dentro del programa Horizon 2020. Asimismo, lo lidera la Universidad Politécnica de Valencia y con un presupuesto de casi 6 millones de euros.

¿Cómo se hace la Conservación Preventiva?

La alteración de un bien cultural depende de las condiciones ambientales a las que está expuesto. Condiciones como la temperatura, la humedad relativa, la luz, los contaminantes del aire, ya sea gases como NO2 (óxidos de nitrógeno), SO2 (dióxido de azufre), O3 (ozono) y vibraciones de partículas (V) afectan a las obras.

Con el tiempo los bienes culturales se adaptan gradualmente al medio ambiente. Eso sí, para ello se las condiciones deben mantenerse constante.

Sin embargo, su tasa de degradación aumenta considerablemente cuando se exponen a condiciones ambientales a corto plazo o estacionales. A este fenómeno se le denomina comportamiento de fatiga. Además, los efectos del deterioro se acumulan en el tiempo.

Los bienes culturales pueden estar hechos de diferentes materiales. Dado que cada material tiene un comportamiento reactivo específico, cada uno se comporta de una manera distinta según pasa el tiempo.

Equipos muy costosos

Por lo tanto, para una Conservación Preventiva efectiva de bienes culturales es esencial considerar cómo evoluciona cada uno de esos materiales. Y para ello, se monitorizan los objetos en todo momento.

Sin embargo, la complejidad y heterogeneidad de los materiales hace que los equipos de monitoreo y control sean muy caros. Además, necesitan personal especializado para controlarlo. Todo ello está fuera del alcance de la mayoría de museos y colecciones de tamaño pequeño y mediano.

Este proyecto, sin embargo, permite trabajar en Álava con varias obras. En los últimos dos años se han monitorizado 28 obras del Museo de Bellas Artes de Álava y 18 objetos del Museo de Armería de Álava.

Este proyecto se presentó con motivo del día de los museos celebrado la pasada semana

Este proyecto se presentó con motivo del Día de los Museos celebrado la pasada semana. Un día en el que también se presentaron dos exposiciones que estarán en los próximos meses en Vitoria-Gasteiz.

El sable danés

El Museo de Armería expone hasta el 7 de junio 'El sable danés'. Se trata de un sable oficial fabricado en Dinamarca hacia 1820. Procede de los fondos de la Colección Real Danesa, ubicada en el Castillo de Rosenborg. El motivo de su visita es la colaboración del departamento, desde marzo de 2019, en el proyecto europeo Collection Care.

El rey Federico VI de Dinamarca fue retratado varias veces con sables muy parecidos a este. Destaca la empuñadura de latón dorado, con un poco terminado en una cabeza de león. La guía o escudete está formada por escudos coronados con monograma real. La empuñadura es de nácar. La hoja ligeramente curvada, presenta una inscripción “FR VI” (referencia a Federico VI). La vaina es de latón dorado decorada con el escudo de armas danés completo.

Este sable danés del siglo XIX participa en el proyecto 'Collection Care'

La espada ha viajado dentro de una caja especialmente diseñada para el transporte de objetos culturales y con todas las medidas de seguridad. Se ha testado durante el viaje con los distintos dispositivos que se han desarrollado en el proyecto para controlar los parámetros de temperatura, humedad relativa, luz, vibraciones y contaminantes.

'Daniel Zuloaga. Ceramista'

Por otro lado, el pasado año 2021 se conmemoró el centenario del fallecimiento del ceramista Daniel Zuloaga Boneta. Zuloaga pertenece a una de las sagas artísticas más importantes con orígenes en el País Vasco, los Zuloaga. Por este motivo se presenta una pequeña muestra sobre el autor y sus piezas en la colección que estará hasta el 20 de noviembre.

Daniel Zuloaga, nació en Madrid en 1852 dentro de una familia originaria de Eibar pero asentada en la capital. Su familia se dedicaba al arte del damasquinado (la artesanía que consiste en realizar figuras mediante la incrustación de hilos y láminas de oro y plata sobre una superficie de acero o hierro).

daniel zuloaga

Su padre Eusebio era director de la Armería Real. Se encargó entre otras funciones de restaurar y mantener las armas que componían sus colecciones. Daniel se inició en el ámbito artístico de la pintura. Y aunque nunca la abandonó por completo, marchó con 15 años a formarse en arte de la cerámica a Francia.

Su desarrollo profesional estuvo en sus inicios íntimamente ligado a la cerámica aplicada a la arquitectura. Y, posteriormente, a las piezas de menor tamaño. Varias de estas piezas de pequeño formato forman parte de la colección del museo. Ocho cerámicas ornamentales entre placas, cajas y carrones fundamentalmente.

Leer más...