El gobierno rechaza una consulta popular sobre la extracción de Armentia-2

23 octubre, 2018

Los votos en contra del PNV y PSE anulan la moción de Amalurra

Los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz no votarán sobre si quieren o no una extracción de gas en el pozo de Armentia-2. Así lo decidieron ayer los representantes del gobierno en el pleno municipal. La asociación Amalurra propuso una moción para que la ciudadanía decidiera si la extracción de gas metano en Subijana debe realizarse. Sin embargo, los votos en contra del PNV y PSE rechazaron la moción. El PP se abstuvo y EH Bildu, Podemos e Irabazi votaron a favor.

pozo armentia 2

Una concentración pasada de Berriztu contra los pozos de extracción de gas.

Esto no significa que se confirme la extracción del gas, que todavía es incierta. Lo único que ha confirmado el gobierno hasta ahora es que hará una primera exploración. El pozo de Armentia-2 está situado en una zona de uso forestal, con valor natural área 2. Esta calificación la protege por ahora de actividades mineras y explotaciones subterráneas. No obstante, esto podría cambiar con la posible modificación urbanística de la parcela. Unos permisos que el Ministerio podría otorgar al Gobierno Vasco.

Los colectivos Berriztu y Fracking Ez han denunciado el rechazo del gobierno a la consulta popular e insisten en el daño ambiental que podría generar una extracción de gas en dicho lugar. La extracción se haría con técnicas convencionales, que son distintas al fracking. Aun así, según ambas asociaciones dichas técnicas afectarían  a la matriz de la roca. Esto perjudicaría también al acuífero de Subijana, el único con agua potable de los alrededores.

Al igual que los grupos municipales que han votado a favor de la moción, coinciden en que el uso de combustibles fósiles como el gas metano "son rechazados por la propia ciudadanía" y no casan con el modelo de Green Capital que tiene la ciudad. De acuerdo con ellos, si se siguen empleando estos combustibles el cambio climático "será irreversible".

"Si el Ayuntamiento quiere dar pasos hacia un urbanismo que apueste y abra la puerta a los Pozos de Gas, y tras el rechazo social demostrado hasta la fecha, no sería democrático hacerlo sin el aval de los y las gasteiztarras en una consulta ciudadana. A pesa de haber sido rechazada la consulta, seguiremos denunciando esta situación y movilizándonos junto a la ciudadanía", concluyen desde Berriztu y Fracking Ez.