Cruz Roja reparte 1.307 juguetes a 523 niños alaveses estas navidades

13 enero, 2023

La campaña 'Juguete Educativo' distribuye juegos a pequeños en situación vulnerable

Cruz Roja Juventud ha repartido 1.307 juguetes nuevos a 523 txikis en situación vulnerable en Navidad. La campaña del Juguete Educativo recogió juguetes para pequeños y adolescentes de o a 17 años. Esta campaña garantiza el derecho al juego de los niños pertenecientes a familias en dificultad social.

En Euskadi, 4.675 peques han recibido un total de 10.836 juguetes. Así, el objetivo de llegar a 8.420 juegos se ha superado. 405 vascos han participado voluntariamente en la recogida. 

El proyecto 'El Juguete Educativo' respalda el derecho al juego y acceso a juguetes de todos los menores. Asimismo, enseña la importancia de que cada txiki tenga un juguete y que sea adecuado a su edad, capacidad y motivación. Para ello, Cruz Roja realizó sesiones de sensibilización para las familias que han recibido estos juguetes.

Cada niño tendrá un juguete adecuado a su edad

Además, las personas voluntarias efectuaron una pequeña entrevista para conocer los gustos y necesidades de cada pequeño. Así, cada uno tuvo un juego más adecuado.

Los juguetes: más que ocio

Según Cruz Roja, "los juguetes no sólo son fuente de ocio, sino que ayudan a mejorar sus habilidades comunicativas o sociales".  Anna Sarlé, directora de Cruz Roja Juventud en Cataluña, menciona que si los menores carecen de juguetes "no pueden relacionarse de la misma forma que el resto".

Así, los juguetes recolectados han sido educativos y cooperativos para adquirir valores como el respeto o la tolerancia. Por ello, este proyecto excluyó juegos sexistas y bélicos. También procuró que el consumo fuese sostenible para disminuir el  impacto medioambiental.

Crisis en las familias

La crisis por la COVID-19 ha empeorado la situación de muchas familias. Estos familiares atraviesan dificultades para atender sus necesidades básicas en vivienda, gas, electricidad, alimentos y transportes.

Por ello, priorizan los productos de primera necesidad y el derecho al juego pasa a un plano secundario.