¿Cuáles son las consecuencias en Álava de la Ley sobre Prostitución?

11 junio, 2022

La ley perseguirá el proxenetismo e incluye castigos para los clientes y quienes alquilen locales y pisos para ejercer la prostitución

La prostitución en Álava cambia de hábitos. Cada vez son menos las personas que la ejercen en plena calle. En cambio, aunque muchos han cerrado en las últimas décadas, existen numerosos locales hosteleros que funcionan como prostíbulos. También, a raíz de la pandemia, han cobrado gran protagonismo los pisos. Desde la asociación Gizarterako calculan que el número de personas que ejercen la prostitución en Vitoria rondará las 300.

Ahora, tanto las personas que alquilen locales para esta práctica como los clientes se enfrentan a multas e, incluso, en el primer caso, a penas de cárcel. Así lo recoge la Ley para la abolición de la prostitución en España. Su tramitación salió adelante el pasado martes en el Congreso. Lo hizo con 232 votos a favor (PSOE, PP y Podemos), 38 en contra y 69 abstenciones. Su objetivo es reformar el Código Penal e incorporar más castigos para las personas involucradas.

Perseguir el proxenetismo

Tres son las principales claves de esta ley. Entre sus novedades, destaca la persecución del proxenetismo "en todas sus formas". Para ello, cambiará el artículo 187 del Código Penal, y desvinculará la persecucion del proxenetismo de la explotación, lo que amplía el tipo penal que lo criminaliza.

El Código Penal vigente contempla penas de prisión de dos a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses para quien se lucre explotando la prostitución de otra persona. Esta ley, en cambio, elimina el concepto de explotación y rebaja las penas de uno a tres años. Dicha reducción sería consecuencia "del mayor alcance que pasa a tener el tipo delictivo”.

Club Prostitución

También incorpora la denominada tercería locativa. Es decir, el castigo penal a quien destine de manera habitual y con ánimo de lucro un local, inmueble o establecimiento, abierto o no al público, para la prostitución.

En esta categoría entrarían tanto los bares y clubes como los pisos donde se ejerce la prostitución. Las penas de prisión estarán entre los dos y cuatro años y las multas entre los 18 y los 24 meses.

Multa a clientes

La ley no se olvida tampoco de los clientes o consumidores de prostitución. “El hecho de convenir la práctica de actos de naturaleza sexual a cambio de dinero u otro tipo de prestación de contenido económico será castigado con multa de 12 a 24 meses”, recoge el texto. La pena aumentará si la persona prostituida es menor de edad. Además, en ningún caso, la persona que se prostituye podrá ser sancionada.

La redacción de este apartado, no obstante, genera dudas legales. La prostitución no está regulada en España, por lo que se trata de un ámbito difícil de definir. Así, el término "actos de naturaleza sexual" puede dar lugar a una interpretación amplia. Además, al hablar de "práctica convenida", tampoco hace referencia a aquella prostitución forzada.

El debate, en cualquier caso, es amplio y el trámite parlamentario puede dar lugar a cambios.