VÍDEO: Cuarto Milenio investiga una aparición reciente en el Puerto de Vitoria

13 junio, 2022

Iker Jiménez recoge el testimonio de una aparición en el Puerto de Vitoria

Cuarto Milenio viajó este domingo al Puerto de Vitoria para investigar una supuesta aparición que se produjo hace apenas unos días. Una zona en la que Iker Jiménez, Javi Pérez Campos y Enrique Echazarra han documentado distintos fenómenos extraños a lo largo del tiempo. Iker Jiménez paseó junto a este testigo por el arcén del Puerto de Vitoria. El testigo explicó la aparición vivida en este punto.

cuarto milenio puerto de vitoria iker jimenez

Pincha en la imagen para ver el vídeo

“"Puede que esta sea la cosa más extraña que yo haya podido registrar, tanto que merece la pena venir hasta aquí para ponerme en la piel del testigo, para subirme en su moto y sentir lo que él vivió hace tan solo unos días", asegura Iker Jiménez.

El propio Iker Jiménez recorre de noche el Puerto de Vitoria en moto. Mientras tanto el testigo explica lo que vio: "Era una figura muy alta, muy muy alta. Mi primera reacción fue frenar la moto, me quedé mirando pendiente de la carretera pero sin creer lo que veía. Tuve mucho tiempo para verla, había viento pero no se movía, ni por arriba ni por abajo. Tenía pelo negro pero la cara no se le tapaba. Se veían perfectamente las sombras de los ojos, la nariz y la boca. Era muy delgada, me seguía con la mirada, cuando pasé por su lado dejé de escuchar todo y me susurró 'Hoy no vas a llegar a casa'”.

Era una persona que me está mirando y se me queda mirando. Y más adelante me salió un corzo. El testigo asegura que, gracias a la aparición previa, salvó su vida por no ir a demasiada velocidad.

Enrique Echazarra asocia este fenómeno con Treviño y con la cercanía de Ochate: "Estamos muy cerca del despoblado Ochate". Precisamente en este lugar es donde Iker Jiménez siente que algo extraño ocurre, que no se trata de un lugar cualquiera en el mapa: "Pusimos rumbo todo el equipo al pueblo maldito, nos adentramos una vez más en esta tierra callada con el máximo respeto, pero con el latido especial de que lo misterioso nos rondaba".