Por qué los hospitales no dan información sobre los pacientes ingresados

7 noviembre, 2018

Desde principios de año los hospitales públicos aplican con más restricción la Ley de Protección de Datos y no proporcionan información sobre sus pacientes

Desde 2018 los hospitales públicos gasteiztarras no proporcionan datos personales de sus pacientes a los visitantes. Es decir: para visitar a un familiar o conocido que esté ingresado hay que saber con antelación el número de habitación en el que está. Se acabó lo de ir a recepción y preguntar dónde está alojado un paciente concreto, porque no habrá respuesta por parte del personal de sanidad.

datos pacientes hospitales

El cartel recuerda la Ley de Protección de Datos a la entrada de los hospitales.

Esto es debido a la Ley de Protección de Datos que emplea Osakidetza desde finales de 2017 y principios de 2018. Según esta ley, los hospitales solo pueden proporcionar datos de sus pacientes si estos lo autorizan expresamente. Los centros públicos de Txagorritxu y Santiago ya tienen implantada esta medida, que "seguramente haya causado alguna discusión" en las ventanillas de recepción, tal y como afirman desde el departamento de comunicación. Además de la identidad, el personal sanitario también se reserva la razón por la que un paciente está ingresado.

Aun así, la propia medida tiene sus lagunas. En recepción no pueden decir ningún dato sobre el paciente, pero nadie impide a un usuario que vaya abriendo las puertas de todos los pacientes ingresados de una determinada sección hasta encontrar al que está buscando. "Hoy en día, con la conexión permanente que tenemos todos en los teléfonos móviles, es absurdo actuar así. Basta con comunicarse con algún familiar para que él mismo proporcione la información del paciente a la visita", se excusan desde Osakidetza.

La Ley de Protección de Datos también afecta a los hospitales privados. Algunos han sido más restrictivos que los públicos a la hora de dar datos a los visitantes y llevan acogiéndose a esta ley desde hace muchos años, como asegura el centro Quirónsalud. ¿Te parece bien que tanto los hospitales públicos como los privados protejan la identidad de sus pacientes?

  • Eliminado el control de las visitas

Muchos visitantes que acuden a ver a sus familiares o conocidos aún no lo saben, pero Osakidetza ya eliminó hace tiempo el límite de dos visitas a la vez por persona ingresada. Esta restricción no existe desde hace ya dos años. Por lo tanto, cada ingresado puede tener a tantas visitas como quiera o pueda a la vez en la habitación, ya sea única o compartida. "Es responsabilidad de los propios familiares y visitantes no molestar a los ingresados ni al personal sanitario. Mientras no lo hagan pueden organizarse como quieran", asienten desde Osakidetza.