El proceso para el derribo de Errekaleor sigue alargándose

15 marzo, 2018

El barrio acoge a cerca de un centenar de jóvenes en las viviendas propiedad de Ensanche 21

El futuro de Errekaleor sigue pendiente de un derribo que por ahora no llega. El PP denuncia que el informe sobre el proyecto de derribo está listo desde noviembre, pero el alcalde no lo ha presentado a los grupos.

Estas casas son propiedad de Ensanche 21. Fueron adquiridas a los vecinos en un proceso destinado a convertir este barrio en una zona con viviendas nuevas. Era 2001, el inicio de la burbuja inmobiliaria. 17 años después el Ayuntamiento ha gastado 22 millones de euros en hacerse con estas viviendas, pero la burbuja estalló y ahora ese suelo no es necesario.  Aquellos vecinos que fueron obligados a irse denunciaron mobbing y acoso por parte de Ensanche 21, pero tuvieron que vender.

errekaleorDesde hace 4 años Errekaleor está ocupado. Casi un centenar de jóvenes habita en estas viviendas, que no son técnicamente okupas sino que están 'en precario'. Allí han recuperado espacios que los vecinos fueron cerrando. Antes del derribo será necesario su desalojo y para ello hace falta identificar a quienes allí viven, algo que el PP censura que aún no se haya hecho.

En marzo de 2016 Ensanche 21 se hizo con la propiedad de todas las viviendas. En noviembre el Ayuntamiento recibió el proyecto de demolición de las viviendas de Errekaleor, pero desde entonces no se sabe nada del futuro de estas viviendas. El alcalde ha intentado mediar con los okupas, facilitándoles alternativas a un barrio en el que no hay luz y cuyo estado ha empeorado con los años.

El PP asegura ahora que ese proyecto de demolición "está en el cajón" de Gorka Urtaran. Las obras de demolición se estimaron inicialmente en 500.000€, aunque el uso que se le quiere dar ahora podría encarecer este coste. Según ha señalado hoy el PP, la empresa adjudicataria finalizó su trabajo y entregó el documento a Ensanche 21 el 17 de noviembre de 2017: “Hace ya 4 meses que la empresa encargada entregó el plan de derribo de Errekaleor pero Urtaran lo tiene metido en un cajón. Ni da pasos para demoler el que ya es el barrio okupa más grande de España ni ha identificado a quienes viven allí de forma ilegal. Una de dos, o no se atreve a echar a los okupas o realmente quiere que sigan extendiéndose por Vitoria”, censura el concejal del PP, Miguel Garnica.

Errekaleor ha conseguido recuperar algunos espacios, pero también se ha hecho autosuficiente con la instalación de placas solares y un molino "sin ningún tipo de licencia desde el Ayuntamiento y sin pagar ni tasas ni impuestos, actividades ilegales que el Ayuntamiento sigue permitiendo”.