Bouchra y su hijo de siete años pierden su vivienda entre protestas de Kaleratzeak Stop

22 enero, 2019

El dueño del piso se niega a prorrogar el contrato de alquiler, a pesar de que "paga la renta puntualmente"

Bouchra y su hijo han abandonado hoy martes la que ha sido su vivienda desde hace seis años. Finalmente la mujer y el niño de 7 años han sido desahuciados a pesar de las protestas de Kaleratzeak Stop Araba y de la concentración que ha tenido lugar hoy. Tras el desahucio no violento, la manifestación se ha dirigido a las oficinas municipales de la calle San Antonio.

Protesta de hoy por el desahucio de Bouchra. Foto: Kaleratzeak Stop Araba

Según aclara Hala Bide, Etxebide dará finalmente un piso a esta familia, aunque aún no está claro cuándo lo hará. Por el momento no tiene domicilio.

Así lo han hecho para denunciar la "dejadez" de las instituciones a la hora de ayudar a esta mujer. Según Kaleratzeak Stop,  en el Consitorio le dijeron si la desahuciaban acudiera con la maleta al servicio de urgencia del ayuntamiento en la calle San Antonio. "El Ayuntamiento no ayuda, te dice que busques otro alojamiento por tu cuenta. El problema es que ella no sabe moverse y tampoco puede permitirse pagar un alquiler de 700 euros al mes", denuncian desde la plataforma.

Finalmente el Ayuntamiento sí le ha ofertado una plaza en el CMAS, aunque para Kaleratzeak Stop Araba no es una solución válida, dado que el centro municipal de acogida "no es lugar para una mujer con un menor".

Bouchra lleva residiendo en la calle Zapatería seis años.

Este desahucio se ha producido porque la propietaria de la vivienda donde ha vivido como arrendataria se ha negado a prorrogarle el contrato, a pesar de que "paga la renta puntualmente". Desde que se le notificó el abandono la afectada no ha encontrado otra vivienda de alquiler y tampoco Etxebide o los servicios sociales del Ayuntamiento le han proporcionado otra alternativa, de acuerdo con Kaleratzeak Stop.

No ha obtenido respuesta de Etxebide, mientras que los servicios sociales del Ayuntamiento le dieron cita para el 23; un día después del desahucio. "Normalmente no entramos en desahucios de alquiler privado, pero sí cuando es una situación de vulnerabilidad como esta. Reclamamos una vivienda digna por parte de las instituciones para Bouchra", añaden.

  • Epilepsia y malos tratos

La situación de la víctima está agravada por una sentencia de la Audiencia Provincial de Álava sobre su exmarido. A este se le condenó a una pena de cárcel y a una orden de alejamiento por maltratar tanto a la mujer como al menor, de siete años actualmente. También debía pasar una pensión de 200 euros que ella nunca ha recibido. Desde este suceso, la epilepsia que sufre se agravó y necesita medicación.

La afectada sufre epilepsia agravada por los maltratos y no tiene agua caliente en casa

Tanto la plataforma como ella misma han intentado ponerse en contacto con la propietaria numerosas veces, pero esta se niega a hablar. Le cuelga el teléfono incluso ante las reiteradas demandas de Bouchra por el defecto que tiene el piso. La caldera del domicilio lleva estropeada cuatro años, por lo que ni ella ni su hijo tenían agua caliente en casa. "Tenemos que ducharnos en un centro cívico, o a veces bañar a mi hijo en un caldero. Cuando intento hablar con ella (la propietaria) para explicarle la situación, me cuelga el teléfono", denuncia la afectada.

Kaleratzeak Stop Araba considera este desahucio como "una violación grave del pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales". Inicialmente estaba previsto para el 19 de diciembre, aunque consiguieron atrasarlo hasta el 22 de enero.