La desigualdad aumenta en Álava, alerta Cáritas

13 diciembre, 2022

Cáritas pide proteger a las familias y garantizar los derechos de las personas migrantes y refugiadas

La desigualdad aumenta en la sociedad alavesa. Hay situaciones "cronificadas de pobreza", denuncia Cáritas. Esto aumenta aún más el número de personas en exclusión. Y la mayor causa de exclusión está en la falta de vivienda: muchas personas no pueden acceder a una vivienda porque no cumplen los requisitos o no pueden asumir los "desorbitados precios del alquiler".

A finales de octubre Cáritas había gestionado 418.000€ en Álava. A ello hay que añadir la gestión de 250.514,57 € procedentes del Gobierno Vasco dedicados a atender a las familias refugiadas de Ucrania, lo que hace un total de 668.537,81 €, casi el doble que en 2021. Respecto al perfil de personas atendidas, sigue respondiendo fundamentalmente a migrante y mujer.

Las demandas más comunes fueron las relacionadas con la vivienda (acceso, pago de suministros, alquileres…), la necesidad de regularización para personas migrantes como vía de arraigo, y el apoyo ante la crisis generada por la subida de los precios, tanto en alimentación como en suministros, material escolar, ropa y otros productos que componen la cesta básica.

Cáritas pide "priorizar las políticas orientadas a la protección de las familias ante la inestabilidad socioeconómica". Y la organización diocesana también reclama un modelo de acogida que garantice el derecho de las personas emigrantes y refugiadas. En su campaña de Navidad, la organización ha presentado el lema "“Sólo el amor lo ilumina todo”, con un llamamiento a la solidaridad con las personas excluidas.

Colocación y programas de empleo

Los talleres ocupacionales y prelaborales de Cáritas cuentan con 109 personas activas, cifra por encima de la presentada en 2021. La Agencia de Colocación Lan Bila ha gestionado hasta la fecha 300 ofertas de trabajo.

De estas, un 68% fueron para el cuidado de personas y del hogar, siendo el resto para otros sectores como comercio, limpieza, industria, almacén o auxiliar de geriatría en residencias. Este año hay que destacar que, como consecuencia del cambio de la normativa, se están gestionando 17 contratos por arraigo, un tipo de contrato que permite la regularización documental de la persona que lo firma.

97 personas han participado este año en cursos de alfabetización, 6 en el curso de introducción a comercio, 7 al curso de informática y 12 al certificado de profesionalización en empleo doméstico. Además, Cáritas ha ofrecido respuesta formativa para el aprendizaje de castellano a 22 personas de nacionalidad ucraniana.

Respecto al voluntariado, aunque no se han recuperado los datos previos a la la pandemia, Cáritas constata un cambio de tendencia al alza; así, si comenzábamos el año con 708 personas voluntarias, a 31 de noviembre son ya 724.