La Guardia Civil detiene a dos personas por organizar “actos de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a las víctimas”

30 junio, 2021

La detención de Felipe San Epifanio ‘Pipe’ se habría producido en Álava, según la Guardia Civil

La Guardia Civil ha detenido hoy a Carlos Sáez de Eguilaz ‘Kai’ y Felipe San Epifanio ‘Pipe’ por, presuntamente, “formar parte de una estructura que organizaba actos de enaltecimiento del terrorismo y de humillación a las víctimas”.

En un comunicado, la Guardia Civil ha informado de que estas detenciones se han producido en Álava y en Gipuzkoa. Según han adelantado varios medios, Carlos Sáez de Eguilaz ha sido detenido a primera hora de la mañana en Beasain, por lo que el detenido en Álava sería San Epifanio. Aún así, Sare asegura que la detención se ha producido en Bilbao. Naiz ha informado también de que San Epifanio estaría en estos momentos en el cuartel de La Salve en la capital bizkaina.

Esta actuación se enmarca dentro de la llamada operación ‘Kabat’. En una primera fase de esta operación, arrestaron a cuatro personas en la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra en enero de 2020. Entre ellas estaba Oihana San Vicente, detenida en Agurain. Los cuatro quedaron libres tras pocas horas.

La Guardia Civil asegura que los hoy detenidos participaban junto a estas cuatro personas “en la organización de estos actos en los que se producía un enaltecimiento del terrorismo, así como humillación y menosprecio a las víctimas del terrorismo“. Es decir, los llamados ‘ongi etorris’.

Imagen de archivo de otra detención de la Guardia Civil en Álava.

“Para ocultar al núcleo organizador de los homenajes, se utilizaron diversas asociaciones, instrumentalizadas y usadas a modo de pantalla“, informa la Guardia Civil. “Posteriormente, estos actos eran llevados a cabo por terceras personas, siguiendo las directrices que partían del grupo que conformaban los detenidos”.

Denuncia de Sare

Sare ha denunciado estas detenciones, y aseguran que son actuaciones que “nos vuelven a trasladar al pasado”. Se trata, según la asociación de un “espectáculo que está fuera de lugar y completamente innecesario” por dos razones: porque “sigue los cauces habituales, aunque esta imputación podía desarrollarse mediante citación” y porque “no puede convertirse en delito la alegría que puede producir entre familiares y amigos la libertad de una persona que ya ha cumplido su pena íntegramente”.

Sare asegura que “como sociedad, debemos buscar el equilibrio entre esa alegría y el respeto a todas las víctimas para poder convivir todos juntos, pero en ningún caso podemos convertirlo todo en delito”. Además, afirman que corresponde a todo el mundo “llevar a cabo sendos ejercicios de empatía y respeto, sin pisotear ni dejar atrás los derechos de nadie”.

Leer más...

2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Eh dice:

    Ahora recibir a un familiar es enaltecer.La democracia de los de siempre.

  2. Nass dice:

    Menudos montajes.Espero que salgan pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad