Cinco detenidos en Álava por estafas bancarias vía SMS

21 octubre, 2022

Dos presos coordinaban desde la cárcel a cinco personas en Álava, que a su vez contrataban a mulas digitales

Los SMS para estafar a clientes de bancos se enviaban desde Álava. Cinco personas han sido detenidas en Álava y otra en Bizkaia por enviar SMS fraudulentos. Además, otras dos personas que cumplen ya condena en Bsauri coordinaban a este grupo criminal. Policía Nacional les imputa delitos de estafa, falsedad documental y pertenencia a grupo criminal.

La investigación comenzó tras las denuncias recibidas por toda España. Las víctimas recibían SMS que parecían de sus entidades financieras. En esos mensajes de texto les alertaban de alguna incidencia, que debían solucionar abriendo un enlace de internet. Y, al ser activado accedían a una página web que parecía la del banco. Ahí las víctimas caían en el engaño: facilitaban las claves de acceso y datos personales necesarios para que los delincuentes operaran a su antojo.

En muchos casos, las víctimas se percataban del engaño cuando su banco les enviaba al móvil un aviso comunicando que se había realizado el pago o transferencia deseados, cuando, en realidad, desconocían de que operación se trataba.

Modus operandi

El Phising permite obtener datos personales y claves para realizar operaciones financieras no autorizadas. Y, en muchos casos, realizan transferencias o pagos que acaban transformados en criptomonedas, lo que dificulta el rastreo, explica Policía Nacional.

Los investigadores de Vitoria-Gasteiz averiguaron que el grupo criminal estaba compuesto por, al menos, ocho individuos. Y estaba dirigido por dos presos: un español y un marroquí que cumplen condena en la prisión de Basauri. Desde allí coordinaban al resto de integrantes del grupo.

La trama contrataba a "mulas" que tenían que abrir a su nombre cuentas online

Éstos, a su vez, captaban a otros jóvenes para abrir a su nombre cuentas online donde irían los fondos extraídos ilícitamente. Y les ofrecían a cambio 100 euros en criptomonedas para la apertura de la cuenta y 50 más en efectivo. Así ejercían el papel de “mulas” dentro de la organización.

Para burlar los controles bancarios y policiales, las cuentas eran vinculadas a números de teléfono terceros. Y estas personas facilitaban su uso para la obtención del código de verificación que se envía al abrir las cuentas online. De esta forma tenían un control absoluto de los fondos obtenidos. Y casi de inmediato reenviaban ese dinero a otras cuentas, en ocasiones ubicadas en el extranjero, para, finalmente, ingresarlo en cuentas bancarias ya de entidades ordinarias o físicas desde las que podían extraer el efectivo, utilizando siempre cajeros automáticos en los que no había cámaras de vigilancia.

En este sentido, la investigación permitió saber que, en muchos casos, las cantidades defraudadas a las víctimas superaban los ocho mil euros.

Como resultado de esta investigación, se ha detenido a cinco hombres en la provincia de Álava y se investiga la participación de otro joven en la de Bizkaia, así como la de los dos varones que actualmente se encuentran cumpliendo condena en prisión. Asimismo, se continúan con las investigaciones para el total esclarecimiento de estos hechos.