Decenas de blusas y neskas se enfundan el traje y la mascarilla en su día

25 julio, 2020

Grupos pequeños de gasteiztarras se han reunido para tomar algo y comer en los bares y terrazas del centro

El día del Blusa y de la Neska ha amanecido muy tranquilo en la capital alavesa. Tras una víspera de Santiago atípica, en la que la mayoría de los vitorianos optó por quedarse en casa, el centro de la ciudad nada tenía que ver con un 25 de julio normal y corriente. La carrera de barricas, las txarangas y los ajos han quedado aparcados hasta el año que viene.

Sobre las 12:00 del mediodía se han empezado a ver pequeñas cuadrillas de blusas y neskas por las inmediaciones de la Virgen Blanca y del Casco Medieval. Los que se han animado a salir se han enfundado el traje, guardado en el armario desde el pasado 9 de agosto, "para seguir con la tradición y celebrar de alguna manera nuestro día".

Paseando o sentados en terrazas, sin aglomeraciones y de una manera muy tranquila, los gasteiztarras han disfrutado de una calurosa mañana con la intención de comer juntos en los diferentes locales hosteleros de la ciudad o en las sociedades gastronómicas. Eso sí, todos los grupos eran de menos de 10 personas. Tanto blusas como neskas coincidían en lo mismo, "será un día tranquilo, para comer con varios amigos y siempre respetando las medidas de seguridad".

Policía Local ha patrullado durante toda la mañana la zona centro y Casco Viejo para evitar aglomeraciones, grupos grandes de blusas y neskas y con la intención de que se cumplan las medidas de seguridad.