¿Dónde se producen los contagios por coronavirus en Euskadi?

10 febrero, 2021

Euskadi no recoge datos sobre el lugar en el que se producen los contagios

¿Dónde se producen los contagios por coronavirus? Esta es la gran pregunta que, a día de hoy, no tiene respuesta en Euskadi. El Gobierno Vasco ha incidido en los últimos meses en que los contagios son más habituales en los espacios cerrados y en entornos donde se relajan las medidas (las casas), pero no han publicado ningún informe que lo avale.

En realidad, Euskadi es la comunidad que menos datos aporta sobre el lugar de contacto: no sabe dónde se producen el 95% de los contagios. Este dato contrasta de forma muy importante con el de otras comunidades, donde se ve que el domicilio es el primer lugar de contagio.

El cuadro inferior está elaborado por el Instituto Carlos III, obtenido a partir de los contagios notificados por las comunidades autónomas. La mayoría de los contagios conocidos en Euskadi se producen en el ámbito sanitario: es el espacio en el que más sencillo resulta catalogar un contagio.

En segundo lugar está el ámbito laboral, por encima de ‘otros’ (que incluía hasta noviembre a los entornos sociales).

Datos acumulados desde mayo hasta el 3 de febrero, proporcionados por el ISCIII

Los rastreadores siguen haciendo su trabajo, en algunos casos con retraso por la falta de profesionales. Pero los rastreos no sirven para que el Gobierno Vasco analice el recorrido de los contagios. Cuando una persona da positivo, el contagiado debe informar a sus contactos estrechos y a Osakidetza.

Otra persona se encarga de realizar las distintas llamadas. En ese momento las enfermeras recogen toda la información de los contagiados y los contactos estrechos de estas personas. Y se realiza un seguimiento de estas personas, que deben permanecer confinadas. Se considera contacto estrecho a quien haya estado, en los últimos 2 días, a menos de 2 metros de distancia durante al menos 15 minutos sin mascarilla.

Cerrados y en familia

Casi todos los estudios (y los datos de otras comunidades) coinciden en que los contagios se dan, especialmente, en sitios cerrados. Y en estos lugares lo más habitual es el domicilio. Algo normal: cada domicilio forma su propia burbuja y la confianza lleva a eliminar distancias y quitarse la mascarilla. El problema es que esta relajación llega también fuera de la burbuja familiar.

Esta falta de precaución se da también con los abuelos y los nietos, con la pareja o con los padres y los hijos que no viven juntos. En ocasiones también se rompe esta distancia con los amigos más cercanos, que siguen quedando.

Contagios en bares

¿Hay contagios en bares y restaurantes? La retirada de la mascarilla puede aumentar el riesgo de contagio, insisten los que alertan de los contagios en estos locales. A ello se une la relajación en torno a una mesa. Pero no está acreditado que la hostelería provoque los contagios, como incidieron este martes los jueces.

En la segunda ola fueron varios los cribados que se realizaron a clientes de diversos establecimientos de Vitoria-Gasteiz. Estos cribados detectaron positivos en 75 clientes de las 2.375 pruebas realizadas, pero no se puede acreditar que los contagios se produjeron en dichos establecimientos. El daño reputacional para estos establecimientos que cerraron sus puertas y tuvieron cribados fue importante, como ya denunció la hostelería.

Sin embargo, desde septiembre no ha habido cierres de hostelería que incluyan cribados. ¿Por qué? ¿Ya no hay posibles focos en bares o simplemente se han descartado los cribados?

Clase

Las instituciones han insistido en varias ocasiones que la vuelta al cole es segura. Pero cada vez son más las aulas clausuradas por coronavirus en varios de los alumnos. Actualmente hay 229 aulas clausuradas en 126 centros educativos, el 1% de las aulas.

Las aulas mantienen el mismo aforo que antes de la pandemia. La ventilación es constante, pero en estas condiciones pueden producirse contagios. También en el recreo, o a la entrada y salida. Bien es cierto que la mayoría de los colegios mantienen su actividad habitual, y en ningún caso se han producido los contagios masivos de los que alertaban algunos medios.

Trabajo y bus

Las empresas y el transporte público son otros puntos en los que se puede producir aglomeración de gente en espacios privados. Estos lugares, sin embargo, no están en ningún caso en el foco de los políticos a la hora de tomar decisiones. Y el transporte público no aparece entre las opciones de contagio.

Se mantienen los aforos del 100% en Tranvía y Tuvisa, igual que en el resto de Euskadi y España. En hora punta se producen aglomeraciones, en las que la gente está apelotonada en el interior del transporte público. Sin embargo, no se han aumentado las frecuencias. De hecho, hasta que se recuperaron las frecuencias pasaron varios meses (en algunas líneas aún no se han recuperado los servicios).

Residencias

Las residencias han sufrido especialmente esta pandemia. Los profesionales trabajan con numerosos mayores, y tan solo con el desplazamiento corren el riesgo de esparcir un posible contagio. Y frenar un brote en una residencia ha sido complicado, especialmente si el primer contagiador no se detectaba a tiempo. Personal y mayores han sufrido más que nadie las consecuencias de la pandemia, y por eso han sido los primeros en recibir la vacuna.

Centros sanitarios

Los datos de Euskadi dejan ver que los centros sanitarios son los lugares en que más contagios se detectan. O, mejor dicho, donde mejor se lleva el registro de los contagios. Algo comprensible: en estos centros es donde se registra el historial médico y donde mejor se puede detectar el recorrido cuando se dan los contagios.

Leer más...

10 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Ok dice:

    Ahora es cuando los payasos dicen que en los bares se contagia más la gente,por sus bemoles. Llevan a los nenes a clase para quitárselos de encima, van en bus al curro para no mover el coche, y en vez de criticar a los políticos que son una P.Mierda, por como están gestionando la educación,transporte ,sanidad…nos metemos con el tasquero. Tristes. Responsabilidad del consumidor y dejen en paz a los currelas. Al Gobierno ,le va a caer la del pulpo por haber cerrado la hostelería sin contraprestaciones suficientes para aguantar cerrados los negocios. Dónde se ha visto ,que por interés general se cierren negocios legales, y desde la prensa ,juzgados , datos sanitarios, se repita una y otra vez, que no está demostrado que la hostelería sea más peligrosa que el tranvía,o el bus o el colegio, y estos últimos ,no se cierren? Y a las cajeras de los supermercados, las tienen que vacunar mucho antes que a las farmacéuticas, que parece que son unas desgraciadas y están desde el principio al pie del cañón.

    • Opinante dice:

      Obvio el hecho de que insultes a los que opinen diferente a ti. Tú sabrás que hacer con tu educación. A lo que venía era a señalar lo infantil que es opinar que la responsabilidad de los actos de cada uno recaiga en un gremio como “los políticos”. Ellos no van a hacer que por mucho que la norma indique que hay que llevar el cinturón en tu vehículo o no hablar por el móvil hay gente que lo haga. En el caso de la hostelería la mascarilla ha de estar siempre colocada, salvo lógicamente cuando se bebe. Te invito a que realices el ejercicio que hice yo ayer al pasear por la zona de bares del casco viejo. De TODOS los y las veinteañeras que conté en las terrazas, ninguno, ninguno, repito, llevaba la mascarilla correctaemente colocoda, por no hablar de mantener distancias, ya que no saqué la cinta métrica. Qué necesitan “los políticos” para hacer que se cumplan las normas, sacar a sus vigilantes y poner uno en cada puerta de bar, en cada terraza, en cada txoko, en cada esquina? Lo que ocurre en hostelería es una auténtica irresponsabilidad, por parte de los usuarios o de gran parte, grupo en el que me incluyo, de usuario, no de irresponsable. De la misma manera que un hostelero razonable no permitiría a día de hoy fumar en su local, no sé por qué permite que grupos enteros estén sin mascarilla a pocos centímetros de la barra. Es tirar balones contra su propio tejado, pone a la sociedad en su contra y es contrario a su negocio, ya que, por mucho que el GV sea incapaz de gestionar el rastreo de forma eficaz, la correlación entre cierre de la hostelería y disminución del contagio es un hecho, comprobado aquí, en cualquier provincia, en europa y en cualquier estado del mundo. Si quieres datos los buscas, y que un juez cuñado obeso tenga su opinión no le da más validez que a estudios independientes con diferentes metodologías.

  2. Juan y Pinchame dice:

    Comoooooooooo???
    No se hacen rastreo, seguimientos,estudios contagios. El Sr,Urkullu dijo que la hostelería no era la culpable. Y van y la cierran sin saber datos de ella???? Y sin ofrecerles ningún tipo de compensación por esa inmovilizacion ó secuestro ó embargo de bienes de producción ó expolio ó como le quieran llamar????

  3. titin dice:

    Si eso es realmente así , y dada la situación , es una omisión muy grave. Tirón de orejas “de elefante” para el Gobierno Vasco, que no recoge esa información ( fundamental ) o que no la quiere mostrar ( falta grave de transparencia) . ¿ cómo toma entonces las medidas restrictivas, sobre qué sectores y basándose en qué?… ¿por si acaso? Si es por si acaso, por garantía … tendría que volver al confinamiento global domiciliario. ¿qué puede responder a la resolución judicial de la reapertura de bares si es verdad lo que aparece en esta noticia? Ni pío. ¿qué valor tienen todas las medidas tomadas por el GV si no cabe pensar más que se han tomado arbitrariamente (cierre municipal, bares, horarios… ? ( sin refrendar en registros de datos previos específicos ). Si actúa en base a datos generales, inespecíficos ,como he dicho, consecuentemente debería tomar medidas globales, todos confinados.

  4. Aitziber dice:

    “Se considera contacto estrecho a quien haya estado, en los últimos 2 días, a menos de 2 metros de distancia durante al menos 15 minutos sin mascarilla.” ¿Se le puede preguntar a la consejera en qué estudios científicos se basa para que en Euskadi sea así y si en otros países se tiene el mismo criterio? ¿No hay una falta de coherencia con los 10 días de cuarentena? ¿Si ha estado en los últimos 3 o 4 días sin mascarilla y sin distancia de seguridad ya no hay peligro de que de positivo?

  5. Granuja dice:

    Lo primero que quiero decir es que no hay que buscar culpables en nuestros vecinos ante este problema (ni son culpables hosteleros, ni negocios, ni mercados…).
    Voy a poner el siguiente supuesto:
    Una persona contrae la enfermedad y va a su casa en donde convive con otras 3 personas y dada la estrecha relación… (ya tenemos 3 positivos con contacto). Luego va en autobús y lo contagia a otra, en el súper a otra y se toma dos potes en dos bares y lo contagia a otra persona (otros 3 positivos sin contacto detectable); posteriormente va a visitar a sus padres y no toma medidas aunque está escaso tiempo (otro positivo más rastreable); en el trabajo está con 3 compañeros y lo contrae otro más (otro positivo más rastreable).
    Total: positivos rastreables: 5; positivos sin contacto: 3.
    Problema de todo esto: la imposibilidad de localizar el foco y acotar la enfermedad. Esos 3 positivos que no son rastreables son un potencial riesgo de que te puedan dar, según sus hábitos, un número mayor de no rastreables.
    Lo que quiero decir, es que de poco nos sirve saber que el grueso de los contagios es en el hogar. ¡Claro que es en el hogar y menos mal! Porque si el grueso de los contagios es el supermercado, el bar, el comercio… vamos listos de cómo estaría la cifra de contagios total porque en casa se lo vamos a pegar a todos nuestros contactos, sí o sí.
    Quiero decir, que la estadística nos puede dar una cifra que nada tenga que ver con atajar la enfermedad y controlar su expansión (que es lo que se pretende a estas alturas). Si ya no queremos ni controlar la enfermedad y disponer de libertad total, nos aventuramos a la posibilidad de no ser ni atendidos en un hospital.
    ¡Qué poco queda de los que se pensaron que solidariamente se podía con esto tocando la flauta 15 días desde un balcón! Esto siempre ha sido una situación de largo plazo en donde las instituciones tienen que estar a la altura y restringir (pero si la sociedad no se queja, no restringirán). No tienen la culpa los bares ni los restaurantes pero estamos en una situación de EXCEPCIÓN. ¿Se puede cerrar los supermercados? NO. ¿Las tiendas de ropa? Bueno, un tiempo sí. ¿Los gimnasios? Sí, durante un tiempo.
    No queremos renunciar absolutamente a nada y creo que todos debimos de hacerlo desde el principio pero eso ya es cuest´ión del pasado. No es cuestión de dar más la chapa.

    • Juan y Pinchame dice:

      Una persona con síntomas tiene que confinarse aislado totalmente desde el primer malestar. Llamar al 900203050 y esperar instrucciones.
      El problema lo tenemos con los contagiados asíntomaticos que ni sospechan de su contagio hasta que sienten algún malestar y en este momento volvemos al primer párrafo, y mientras son aplicables las normas generales;: Mascarillas, distancias, lavado en general. Hay que desinfectar hasta el coche.

      • Granuja dice:

        El problema de las enfermedades contagiosas es que tienen un tiempo de incubación durante el cual se propaga la infección sin que se tenga ninguna constancia de ello. Ahí y, como bien dices, con los asintomáticos es donde nos ganan estas enfermedades ante cualquier medida.

        La probabilidad de contagiarse por superficies resulta complicada ( https://maldita.es/malditaciencia/20210208/riesgo-contagio-covid19-superficies-menor/ ). La mascarilla es, con diferencia, lo que más ayuda a evitar contagios. Lavarse las manos está bien, sobre todo en el caso de personas que trabajan en hospitales, residencias, guarderias… Y en general, tampoco está nada mal, sin obsesionarse y teniendo en cuenta que es más rebuscado el contagio.

    • Ion dice:

      Lo que comentas Granuja puede ser acertado pero necesita unas correcciones. Cierto es que alguien infectado puede contagiar a todos en su hogar y es lo más lógico al no usarse mascarilla. Pues bien creo que esa persona infectada en el autobus no tiene porque contagiar porque llevaría la mascarilla obligatoria puesta tanto ahí como en el supermercado y en el trabajo también es obligatoria su utilización. Casi seguro que en el bar podría contagiar a otra persona porque ahí la mayoría se pasan el uso de la mascarilla por los bajos.

      Yo terminaria diciendo que no queremos renunciar a nada pero tampoco cuesta tanto llevar la puñetera mascarilla y disfrutar del resto. La gente es egoista por naturaleza y no se da cuenta del daño que esta haciendo a la economía. Esto estaría superado si la gente no fuese tan cabezona a la hora de usarla. Todo 021 vamos a estar así porque el tema de las vacunas no va a salvarnos de contagios.

      • Granuja dice:

        Estoy de acuerdo, Ion, donde nos quitamos la mascarilla hay más contagios (bares, restaurantes, gimnasios y en nuestra casa, claro está). El transporte público tiene la pega de la falta de ventilación y momentos en que está masificado (y también que algunos llevan las mascarillas muy mal colocadas).

        Luego también está lo necesario o innecesario del servicio. Ir a un bar, un gimnasio, un restaurante… puede considerarse un “capricho”. Para algunos, el transporte público es absoluta necesidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad