Drag, cocinero y guía turístico: así vive un vitoriano en Sidney

14 enero, 2023

Oscar combina su trabajo como guía turístico con el de cocinero de comida española, y por las noches se transforma en Lady Seafood Paella

Oscar Fernández es un trotamundos vitoriano. Tiene 38 años y en 2011 le entrevistamos desde Egipto, en plena Primavera Árabe. Este antiguo vecino de Arriaga ha vivido desde los 19 años en Málaga, Alemania, Chile, Bolivia, Inglaterra, Egipto, India, Sudeste asiático, Nueva Zelanda y Australia. Entre tanto cambio de domicilio también ha pasado tiempos en Vitoria-Gasteiz. Pero es Sidney donde, por el momento, parece asentado.

Oscar se gana la vida en Sidney con hasta seis trabajos distintos, tres de ellos como autónomo y promotor. Su lado más exótico para Australia lo pone con Let's Paella, una empresa que cocina comida española en domicilios. Y, en las noches de fiesta, Oscar se queda en casa. Quien disfruta de la noche australiana es su 'alter ego': la drag Miss Seafood Paella.

Oscar estudió Ciencias Ambientales, pero en los últimos años ha desviado su vida laboral hacia el turismo, de lo que actualmente vive en Sydney. Durante el día Oscar es guía turístico. Enseña a los turistas espacios emblemáticos como la Torre de Sidney (una especie de Pirulí), la Ópera o el histórico barrio de The Rocks.

Además, trabaja también como guía en los Parques Nacionales de Australia, el Zoo de Sidney y el impresionante Jardín Chino. Estos empleos le han permitido reconciliarse en cierto modo con sus conocimientos de Ciencias Ambientales. Distintos trabajos por los que guía a los turistas tanto en castellano (principalmente para latinoamericanos) como en inglés.

oscar fernandez zoo vitoria

Este vitoriano de Arriaga trabaja para la administración y distintas empresas en estas visitas. Pero también organiza su propio tour turístico. Hace unos años creó Descubre Sidney, empresa dedicada a las visitas guiadas privadas: "Organizo el tour que me hubiera gustado recibir a mí cuando llegué a Sidney". Con Descubre Sidney Oscar ofrece tour a la carta para que los visitantes tengan claro cómo es la ciudad.

Emprender en Australia es fácil. No existe cuota de autónomos. Y tampoco facturan IVA quienes ganan menos de 70.000 dólares australianos (44.000 euros). Los sueldos, eso sí, son más elevados que en Vitoria-Gasteiz: "Aquí un buen sueldo está en torno a los 100.000 dólares australianos". De hecho, en Australia el salario mínimo está por encima de los 2.000 euros al mes.

La inquietud de Oscar le llevó a emprender con otro proyecto, casi por casualidad. Encontró un hueco llevando la cocina española a los hogares. No, no hablamos de delivery, sino de cocinar él mismo en los hogares de los australianos y enseñarles in situ la cultura gastronómica de península Ibérica.

Let's Paella

"La cocina española no es famosa aquí, como ocurre con Japón, Italia o México. Pero, sin embargo, sí conocen la paella por sí misma", asegura Oscar: "Aprovecho el conocimiento de la paella para meterles en el mundo de la cocina española". El showcooking de Let's Paella es una fiesta en la que los anfitriones invitan a familia o amigos.

Todos colaboran y aprenden las recetas más típicas, como una paella "bien hecha" o una tortilla de patatas: "Voy a tu casa y llevo España a tu casa, Te enseño a cocinar y cocinamos juntos todo". El cocinado continúa con la degustación, una fiesta y termina con la sobremesa, algo inexistente en Australia.

oscar lets paella

Oscar explica a sus clientes:  "Los mejores momentos en España ocurren alrededor de la comida". Algo que en las Antípodas no es tan habitual: "En Australia no hay tradición de comer juntos y socializar con la comida. Solo hay una excepción, las populares barbacoas en el jardín".

Miss Seafood Paella

La noche australiana ha ido arrinconando a Oscar. En los días de fiesta es Miss Seafood Paella la protagonista. Una drag que, tras dos horas de maquillaje y montaje, se apodera del cuerpo de Oscar. ¿Por qué Miss Seafood Paella? "La gente asocia la paella con España, y quería que la gente supiera de dónde vengo", explica Oscar sobre su nombre.

Su look de 'medusa' es uno de los más llamativos, que estrenó para un Mardi Gras (el desfile del orgullo) con temática del fondo marino. Pero recuerda con orgullo otros looks como el del último Halloween.

oscar fernandez drag seafood paella

Oscar habla de su personaje como una "drag queen de salón". Y, aunque hoy se gana la vida con 'La Seafood', reconoce que empezó como un juego con sus amigos: "Yo lo hacía muy amateur, me transformaba en casa de mis amigos o en mi casa, y hacía karaoke... pero con mis amigos". Oscar fue perfeccionando el personaje "de una manera tonta", tanto la personalidad como la vestimenta y maquillaje. Cada día tarda dos horas en el maquillaje y montaje.

Drag Bingo es un show de dos horas en el que Seafood Paella gestiona un bingo picantón

Un local me ofreció entrar como drag queen por las noches. Ahí creé el Drag Bingo: "un bingo 'picantón' de unas dos horas, donde no vas a ganar dinero, sino a pasártelo bien". Oscar busca, en cualquier caso, divertirse con su personaje: "Mi personaje es para hacer el chorra, no me lo tomo tanto como reivindicación de género".

Un personaje para liberarse

Pero este alter ego ha sido para Oscar una "liberación". Recuerda su infancia y adolescencia en Vitoria-Gasteiz, una ciudad hoy más abierta que hace apenas 25 años. Pero en los 90 se escuchaba mucho aquello de: "Una cosa es que lo seas y otra cosa es que se note", en referencia a la condición sexual.

"Nos han educado en esa frase. Ahora este personaje drag me ha liberado, y me ha quitado las ataduras", explica. "Yo, como Oscar, puedo tener un día muy masculino si quiero y otro día muy femenino. Y no pasa nada. Lo femenino no es exclusivo de las mujeres. La 'Seafood' no nació para reivindicar, pero sí me ha ayudado personalmente a romper muchos moldes".

"Cuando voy de Oscar soy uno más del montón, pero Seafood empodera". Miss Seafood Paella saca su lado más divertido y provocador, y su propio personaje rivaliza con él en las noches de fiesta. "Mis amigos a veces invitan a la Seafood de fiesta y no me invitan a mí", bromea.

La vida en Sidney

Oscar comparte piso en Sidney, en un apartamento céntrico, en una zona con mucha vida. La ciudad tiene 5 millones de habitantes, pero una extensión de 80 km de punta a punta. Está formada por los típicos barrios de casas unifamiliares.

Él, sin embargo, vive en el centro, donde comparte puso con un amigo. "Podría vivir solo, pero se me iría el 80% del sueldo. Cobras unos 1.000 dólares australianos semanales y se te van unos 700 de alquiler". Oscar confirma que en Australia hay "muchas oportunidades laborales" para quien llega al país. Y es que "existe una demanda muy grande de trabajo".

Oscar ha pasado otra Navidad lejos de casa, aunque el sacrificio le compensa: "Me dedico al turismo, y aquí se junta el verano con la Navidad. Es una época de mucho trabajo", explica. Además, "el vuelo a Vitoria en Navidad me costaría casi el triple que en otra época". Así que sacrifica estas fechas por otras de temporada baja y con mejor tiempo en Vitoria-Gasteiz. "Compenso no estar en Navidad a cambio de estar más tiempo en Vitoria-Gasteiz cuando vuelva en primavera".

¿Vives en el extranjero y quieres contarnos tu historia? Escríbenos a alavesesporelmundo@gasteizhoy.com