Un vitoriano compite en la primera carrera oficial de Drones en España

1 julio, 2016

Asier Ruiz ha creado su propio dron y volará con él este sábado y domingo

Asier Ruiz ha sido de semana el único alavés que ha participado en El Escorial en el FPV Racing Spain, la primera carrera oficial de drones incluida en el circuito europeo. Un torneo de 110 participantes de todo el mundo, con competición de velocidad y freestyle, en la llamada fórmula 1 de los drones. Ha sido la primera competición que se celebr en España a nivel internacional, y en la que Asier ha obtenido el puesto 38.

Aunque los drones se han puesto de moda en el último año, Asier lleva varios años creando su propio "bicho". El que volará en El Escorial tiene 250 mm en diagonal y ha sido montado por él pieza a pieza. La estructura cuenta con un chasis de fibra de carbono, las alas, la placa y la batería, así como la antena y una cámara. Para evitar sustos Asier viaja con recambios de cada parte del dron, y con varias baterías de diferente potencia y duración.

Respecto al vuelo, Asier aclara que suele volarlo en sitios alejados de la gente, y siempre "con cabeza". "No hace falta titulación porque es para uso recreativo". Los entrenamientos los realiza en sitios donde no hay gente, y no suele superar los 100 metros de altura. De hecho Asier confiesa que a él le gustan los vuelos bajos, algo que en la carrera tendrá que hacer.

Y es que Asier dirige el vuelo en forma de vuelo simulado: una cámara en el morro del dron emite la imagen, que Asier ve a través de sus gafas de realidad virtual.  Cuando el dron vuela Asier no lo ve, ni tampoco ve el mando. Simplemente es como si él estuviera dentro del dron. La imagen que llega a la cámara de Asier es en blanco y negro y analógica. No puede ser calidad digital por el pequeño retraso que esta tecnología provoca en la emisión de la imagen: "Con las gafas conseguimos que nos veamos dentro del dron".

  • Vuelo realizado por Asier en Armentia:

Este sábado participaba en dos competiciones diferentes: la primera será una prueba de velocidad que, en grupos de 8, será cronometrada. Las pruebas duran entre 2 y 3 minutos y se realizan sobre un circuito en el que las banderolas se combinan con puertas y otros obstáculos, que obligan a seguir un recorrido a relativamente baja altura. La duración de la batería de un dron no llega a los 10 minutos.

La otra competición es una prueba de acrobacias con el dron. Junto a un andamio los concursantes podían realizar un vuelo freestyle en el que demostrar las capacidades de vuelo.