‘El Vitoria que muere’: edificios históricos derribados en Vitoria-Gasteiz

26 agosto, 2021

El Ensanche de Vitoria perdió entre los 50 y los 70 numerosos edificios históricos

Edificio del Banco Hispano Americano desaparecido con la apertura de la prolongación de la calle General Álava. AMVG-ARQUÉ-04-07-1958.

A muchos de nosotros cuando nos preguntan sobre edificios derribados en Vitoria-Gasteiz, se nos vienen a la cabeza varios ejemplos como la antigua Plaza de Abastos, el convento de San Francisco o el chalet de Amárica. Quizás esos ejemplos son los que mayor repercusión tuvieron en su momento en la ciudad, pero no fueron los únicos.

Algunos de los edificios que aparecen aquí tenían valor arquitectónico, pero otros simplemente un valor sentimental para los vitorianos de la época.

Casa y jardín de la familia Ortiz de Zúñiga en la esquina entre las calles Independencia y Fueros antes de su demolición para abrir la calle General Álava. AMVG-ARQUÉ 12-11-1958.

Derribos durante 20 años

A finales de los cincuenta y hasta finales de los setenta fue común el derribo y sustitución de viejos edificios por otros nuevos. Fueron derribados sin mayor repercusión o con escasas críticas, acalladas con el argumento de que aquello era el progreso y desarrollo. En algunos casos, y no siempre, dichos derribos se llevaron consigo algunos ejemplos de la arquitectura burguesa del siglo XIX que a día de hoy resultarían difíciles de justificar.

Casa de la familia Zulueta antes de ser derribada para la construcción de la sede de la Caja de Ahorros Provincial en la calle Independencia-Fueros en 1956. AMVG-ARQUÉ.

Quizás, el inicio de esta práctica de forma más generalizada tuvo lugar con la apertura de la prolongación de la calle General Álava y el derribo del palacete de la familia Ortiz de Zúñiga en la esquina con Fueros y de varios edificios en la acera impar de la calle Dato.

El mismo año de la inauguración de la calle General Álava se iniciaban las obras de la nueva sede de la antigua Caja Provincial entre las calles Fueros e Independencia. Aquel proyecto supuso el derribo de la casa perteneciente a la familia Zulueta.

Aspecto de la manzana próxima al parque de la Florida donde se puede observar el chalet Alfaro rodeado de edificaciones actualmente sustituidas por nuevas en 1958. AMVG-ARQUÉ.

Ensanche, la zona más afectada

El Ensanche fue seguramente la zona más afectada, pero no la única, de la sustitución de viejos edificios por nuevos al tratarse de un área muy valorada donde la especulación tuvo mayor repercusión. Muchos propietarios, en ocasiones de edificios enteros que eran de renta, decidieron venderlos a buen precio en aquellos años del “desarrollismo” a modo de inversión. Algunas calles como San Antonio o Dato fueron el epicentro de esta transformación urbana.

Edificio de la antigua aduana, Capitanía General y Casino Artista Vitoriano construido en 1831, durante su demolición en 1968. ATHA-Schommer.

En San Antonio se pueden destacar varios ejemplos como la construcción del actual edificio que se encuentra al principio del parque de la Florida (donde Dentix). Sustituyó a lo que en otro tiempo fue la Aduana, la Capitanía General (hasta su traslado a Burgos) y el Casino Artista Vitoriano.

Perspectiva de la confluencia entre las calles Florida y San Antonio en 1957. AMVG-ARQUÉ.

En la calle Dato, la terciarización de la misma provocó el derribo del antiguo edificio del Banco de Bilbao en la esquina con General Álava ya en la década de los setenta. Lo mismo sucedió para construir la oficina principal del antiguo Banco Guipuzcoano y los bancos Santander, Industrial de Guipuzcoa (Bankoa) e Hispano Americano en la plaza del Arca.

Edificio del banco Guipuzcoano recién construido en la calle Dato. Hemeroteca Liburuklik. Norte Exprés de 12 de junio de 1973.

Plaza del Arca en 1969. AMVG-ARQUÉ.

La densificación de algunas manzanas como la de los antiguos jardines de Amárica o el entorno del parque de la Florida también se llevó por delante algunos buenos ejemplos de arquitectura burguesa del ensanche vitoriano. El antiguo hotel Jauregui en la calle Florida en las proximidades de la actual plaza de Amárica o las edificaciones que rodeaban el chalet Alfaro, de similares características a éste, fueron sustituidos a lo largo de la década de los setenta por los actuales edificios.

Postal del Hotel Jauregui en la calle Florida. Todocolección.

Plaza de Abastos

En 1975 la controversia que suscitó el derribo de la antigua Plaza de Abastos en la sociedad vitoriana coincidió con un cambio social en la mentalidad sobre este tipo de derribos. Hubo también un cambio político, con el final de la dictadura, que hizo más sensible tanto a ciudadanía como a instituciones en este aspecto. Aún así hubo que ver otros derribos posteriores. El último y más criticado fue el de la Estación de Autobuses de la Calle Francia.

Artículo publicado en Norte Exprés critico con la desaparición del patrimonio arquitectónico. El edificio que aparece en la imagen se encontraba al principio de la calle Florida. Su lugar actualmente lo ocupa un edificio de viviendas. Hemeroteca Liburuklik, Norte Exprés del 17 de diciembre de 1974.

Publicado originalmente el 15 de septiembre de 2019.

22 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Ekain dice:

    Vamos a ver. Respecto a la estación, lo que se dijo fundamentalmente es que lo lógico sería convocar un concurso de ideas de modo que las propuestas pudieran barajar todas las posibilidades, tanto soluciones manteniendo la estación como soluciones que incluso pudieran eliminar la estación. Se dijo también que se podrían plantear otro tipo de soluciones, como integrar el edificio de la estación en el edificio nuevo, etc. etc. etc. Un concurso de ideas (bien planteado, este ayuntamiento le tiene tirria a los concursos) garantiza la mejor solución para cada ámbito. Es reduccionista pensar que los arquitectos quieren o queremos cargarnos este u otros edificios. Es tan reduccionista como pensar que todos los edificios que se han mantenido hasta ahora lo han hecho sin sufrir ninguna intervención. Es tan reduccionista como no plantear no renovar nunca nada y dejarlo todo tal y como está. En el ámbito del proyecto de soterramiento lo lógico es estudiar de forma ambiciosa todas las alternativas, dado el alcance de la intervención y la capacidad transformadora de la ciudad en este ámbito. Y se abre el melón del debate de qué hacer con este edificio, y no pasa nada. El edificio tiene un valor histórico artístico muy relativo. Otra cosa es el valor sentimental. Allá cada cual con la idealización del pasado y la recreación ficticia de sus añoranzas. Si la alternativa van a ser las pseudomarquesinas en forma de olitas que se yuxtaponen con total descaro al edificio existente que algún lumbreras de ADIF o de vaya usted qué empresa contratada a dedo dibujó y presentó en su día en los medios a través de la administración local, apaga y vámonos. Porque esa solución era totalmente indecente y una patada en toda la espinilla al edificio existente. Para que luego hablemos de respeto. Si no somos capaces de encontrar un buen equipo que sepa integrar el actual edificio al resto del complejo (con serias limitaciones funcionales de cara a los usos futuros) lo que acabaremos teniendo es otro pegote, otro parcheo más. En tal caso que no nos asusten otras alternativas si queremos tener una ciudad que funcione bien para los próximos 50 años. Si esto no se entiende, qué le vamos a hacer. Pero lo que no se puede hacer es ir al ritmo del más lento o al ritmo de quien no puede apreciar que la construcción y desarrollo de una ciudad pasa irremisiblemente por decisiones de este tipo.

    • Gorka dice:

      No gastes tu tiempo que se vota cada 4 años, si a la gente vota al pnv o bildu creyendo que votan a la izquierda mal vamos

  2. Gaizka dice:

    Vitoria es una ciudad muy conservadora, de derechas que siempre ha votado al PP o al pnv. Mientras en todo el mundo transforman iglesias en otro tipo de usos para los ciudadanos o pequeños negocios. Un poco de progreso y si hay edificios que no se pueden conservar no se gaste un dinero de todos como la cruz de olarizu

  3. A dice:

    De verdad piensan tirar el edificio de la estación de tren? como lo podemos parar?

    Para más edificios véase los palacios abandonados del casco viejo….abandonados a la espera de que se caigan.

  4. Iñaki dice:

    La pobre arquitectura Vitoriana, no hay más que ver como se han conservado en otros lugares , y seguimos poniendo travas a posibles recuperaciones de lo poco que nos queda, responsables de tal desastre poneros a trabajar por nuestra ciudad. Y no permitais soterrar el tren llevándolo a Foronda, y contarnos la barbaridad que supone esta obra.

  5. noarquitecto dice:

    Y luego queremos atraer turistas. Esa gente no ha visitado una ciudad europea en su vida; y si lo hicieron, no salieron del hotel.
    He oído frases despectivas, a algunos turistas, sobre lo poco que hay para ver en esta ciudad.

  6. kalimocho dice:

    ahora derribamos el edificio de renfe,

  7. Jonan dice:

    Me duele el corazón de ver tanta barbarie. Lo que podría ser Gasteiz y en lo que ha quedado.

    • 1977jacinto dice:

      pues no veas por los barrios que se diseñaron con calles anchas y las estan dejando inpracticables, todo barreras, por ejemplo lakua del diseño de Bofil a como lo estan dejando

  8. Ka dice:

    Y no aprendemos. Y seguimos destrozando nuestra ciudad. Patético.

  9. Edurne dice:

    Muy buen reportaje. Espero que lo de tirar la estación sea un bulo, ya tiraron la de autobuses.

    • Txaber dice:

      Lamentablemente no es un bulo. Es una opinión que, aunque resulte difícil de creer, ha sido emitida desde la sede alavesa del Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro.

      Consultar texto y audio en: https://cadenaser.com/emisora/2019/09/11/ser_vitoria/1568184216_250036.html

      ¡Qué atrevimiento y cuánta ignorancia! En Vitoria ha habido arquitectos, promotores y políticos que han avalado la demolición de auténticas joyas de la arquitectura (como los conventos, por ejemplo, de San Francisco y Santo Domingo). Pero no pasarán por ahí. Ya no estamos en la época de las escasamente formadas oligarquías vitorianicas. El escándalo sería mayúsculo.

      • kalimocho dice:

        para entender la demolicion del convento hay que cer quien teniamos de alcalde entonces un conocido por sus idean contra los catolicos y que termino fusilado

  10. Ana Llopis dice:

    Pues el Colegio de Arquitectos ya ha puesto el siguiente edificio a derribar sobre la mesa: la estación de Renfe.
    Da pena. Qué pena.
    Y vistos sus logros en Zabalgana y Salburua…. Edificios enfermos, los que se caen, las planchas de Roberto Ercilla.
    Para echarse a llorar.

  11. AÚREA dice:

    Yo no sé quienes fueron las lumbreras a las que se les ocurrió la gran idea y quienes lo permitieron pero debería de saberse.

  12. Roberto dice:

    Algunos arquitectos y autoridades de Vitoria han dejado mucho que desear en el último siglo.

    La grandeza es saber conservar la historia y adaptarla a los tiempos de hoy. Sólo hay que viajar al centro de Europa, Reino Unido… para ver qué es más que posible esa unión.

  13. Roberto dice:

    Algunos arquitectos y autoridades de Vitoria han dejado mucho que desear en el último siglo.

    La grandeza es saber conservar la historia y adaptarla a los tiempos de hoy. Sólo hay que viajar al centro de Europa, Reino Unido… para ver qué es más que posible esa unión.

  14. Nall dice:

    Tragico…curiosamente es la arquitectura que ds fotografiada y la que atrae el turismo,y hace que sus calles y rincines tengan mas encanto.

  15. Fantalimon dice:

    Pues preparaos. Sus Ilustrísimas los sres. Arquitectos proponen tirar la estación de tren de la calle Dato…… A ver cómo termina esta historia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad