"Algunos adolescentes aún creen que las chicas mean por la vagina"

3 diciembre, 2023

Los adolescentes alaveses "creen que saben más de lo que saben" sobre educación sexual

Hablar de sexo, deseos y placeres no siempre es cómodo en las aulas. Pero es un tema común entre adolescentes y jóvenes. Por lo que es un tema que conviene tratar en los centros escolares para evitar complejos y miedos.

La educación sexual es algo que siempre ha estado ahí. Las personas hablan sobre sexo y placeres con sus amigos, su familia y en la escuela. Una materia que, aunque no esté reglada en el sistema educativo y no se dé como una asignatura, influye en nuestra educación y en nuestra forma de ser. ¿Pero cuál es la educación sexual que reciben los jóvenes?

"Creen que saben más de lo que saben"

Los adolescentes alaveses "se creen que saben más de lo que saben" sobre educación sexual. Y tienen "una saturación de información sobre prácticas sexuales" mientras que "no conocen su propio cuerpo".

Mikel Resa, sexólogo, educador y miembro de Sidaalava, Comisión Anti Sida de Álava, lleva desde 1999 acudiendo a los centros escolares de Álava. En esos colegios enseña a niños y adolescentes lo que es la educación sexual. Una educación que no solo se centra en lo "sexual" o en los "genitales", sino que enseña conocimientos y valores para comportarse en sociedad.

educacion-sexual-chicas-mean-vagina-adolescentes

Sus charlas van mucho más allá de debatir sobre las relaciones sexuales o el SIDA. Abre un abanico a la realidad para que en un futuro nos convirtamos en adultos que se respetan a uno mismo y a los demás. Nos enseña "qué somos" y "cómo nos relacionamos".

Pero ¿con qué se encuentra Mikel cuando acude a clase? Este educador asiste a colegios de Primaria y ESO para impartir talleres y charlas a petición de la dirección del centro o el AMPA. Una petición que en la mayoría de los casos se basa en temas de prevención.

La prevención se centra en lo "malo" de la sexualidad

La prevención principalmente se centra en lo "malo" de la sexualidad. Enfermedades, infecciones o embarazos no deseados son los temas más recurrentes. "Gazte artean" es el programa de Mikel dirigido a alumnos de la ESO para tratar esos asuntos. Un programa que cuenta con la colaboración de Fundación Vital.

Risas, morbo y nerviosismo el primer día de clase

En su primer día de clase Mikel encuentra risas, morbo y nerviosismo nada más llegar. Cuando Mikel les menciona que van a realizar juegos para "aprender de una forma divertida", lo entienden como algo erótico y piensan que van a practicar con "juguetes sexuales".

Pero una vez que empiezan con las dinámicas del taller "se vuelve todo muy natural". Este educador desde que empezó ha visto ciertos avances entre los alumnos. "Lo ven más claro, pero también están igual de perdidos", explica.

Expresan su sexualidad "si el entorno es agradable"

La evolución más clara está en la forma de expresar la sexualidad en el propio aula, sobre todo con el tema de la homosexualidad "si el entorno es agradable".

Lo mismo ocurre cuando hablan sobre identidad sexual. Una identidad que hay que abordarla desde la ciencia, "y no desde mi opinión", explica este educador.

bandera lgtb aula

Pero aparte de estos pequeños avances, Mikel observa los mismos roles y mismas "burradas" en el alumnado. Porque, como ocurre en la sociedad, los alumnos relacionan todo con la genitalidad y la penetración.

Se excluyen temas tan importantes como los deseos o el conocimiento del cuerpo

"Vivimos en una sociedad en la que todo gira entorno al coitocentrismo, la heteronorma y la heterosexualidad". Y si sólo se aborda esa parte en clase se excluyen temas tan importantes como "los deseos, la identidad, la aceptación o el conocimiento del cuerpo", asegura.

"Saturación de información sobre prácticas sexuales"

Para Mikel el mayor problema de la juventud es la saturación de información. Una saturación que está centrada en las prácticas sexuales.

Todo el mundo tiene acceso a la información con un solo clic. Pero la información que los estudiantes buscan es la misma: penetración y coito.

De hecho, Mikel se sorprende con la cantidad de palabras nuevas que aprende en clase. Todas ellas hacen referencia a prácticas sexuales: "Miles de nombres para hablar de penetración".

sexualidad-adolescentes-alaveses

Pero aunque los alumnos tengan una "sobreinformación" sobre ciertos temas, siguen ignorando otros tan importantes como el conocimiento de su propio cuerpo. Este es el caso de "los adolescentes de 4º de la ESO y 1º de Bachiller", explica Mikel.

Algunos adolescentes creen que las mujeres mean por la vagina

"Hay chicas que piensan que, para orinar, por ejemplo, se tienen que quitar el tampón porque creen que mean por el mismo sitio. Y estamos hablando de conocimientos biológicos y que se dan en Primaria", se sorprende.

Un desconocimiento que también existe en los chicos. Mikel se encuentra en 2023 con adolescentes que piensan que las mujeres mean por la vagina o incluso por el ano. "Estamos hablando de adolescentes de 15 y 16 años, no estamos hablando de gente de Primaria", puntualiza.

"¿Qué está pasando para que todavía no conozcamos nuestro propio cuerpo?"

Por eso Mikel se hace esta pregunta: "¿Qué está pasando para que todavía no conozcamos nuestro propio cuerpo?". Y es que, según una encuesta del Instituto de la Mujer, un 74,6% de las adolescentes españolas afirma que antes de su primera masturbación ha tenido sexo con penetración.

Las chicas "se comen los marrones"

Las personas viven el sexo, el deseo y la sexualidad "igual que en los años 70", afirma Mikel. Una década que separó placer de reproducción gracias a la "revolución" de los anticonceptivos. Pero aunque los preservativos son "baratos y fáciles de usar" no los utilizan porque "a él le aprieta".

Los adolescentes saben las consecuencias de no utilizar el condón, pero las chicas "hacen las cosas por el otro y se comen los marrones". Y son ellas las que acuden a Sidalava para pedir test de embarazos gratuitos. Y que esta asociación regala continuamente.

No son hechos puntuales. "Puede ser que alguna vez se rompa", pero si es un hábito, "algo estamos haciendo mal". Aunque se están planteando métodos anticonceptivos para chicos, "¿creéis que funcionarán?", pregunta Mikel. "La inmensa mayoría no querrá".

¿Por qué? "Porque todavía tienen la mentalidad de que la reproducción es una cuestión de mujeres. De ahí que las mujeres tengan que hormonarse o poner los medios necesarios".

Los chicos creen que "la reproducción es una cuestión de mujeres"

Por eso es tan importante recibir educación sexual para concienciar de las consecuencias de una práctica sexual no responsable y para educar en igualdad.

"Hay algo más que la penetración"

Este coitocentrismo también lo ve reflejado en los comportamientos de los adolescentes en clase. Mikel presenta un juego llamado "el juego del placer". Consiste en que los alumnos expresen que elementos les da placer. Y  "los alumnos responden lo mismo: penetración y sexo oral".

Pero cuando Mikel les plantea las caricias como elemento de placer hay una reacción negativa al respecto. "Les quitan importancia a estas cosas" porque "siguen pensado que lo importante es el coito".

Los estudiantes "siguen pensando que lo importante es el coito"

Para que los alumnos comprendan que hay elementos más allá de la penetración, Mikel trabaja los deseos. "Los adolescentes saben lo que les gusta, pero no comunican a la otra persona cómo les gustan esas cosas". Una falta de comunicación que no solo ocurre entre los adolescentes, sino también en parejas adultas.

Por eso es importante educar a los "chavales" desde la diversidad. Es decir, aceptar que "lo que te puede gustar a ti no le gusta a la persona que tienes al lado. Si aceptamos que somos diferentes sería la bomba", asegura Mikel.

"Si aceptamos que somos diferentes, sería la bomba"

Esa aceptación de lo diferente supondría reconocer que "tú eres como eres y yo soy como soy y nos gestionamos de distinta forma. Y ya está". Pero, ¿cuál es el problema? El problema es que "no nos aceptamos". Y que la diversidad no se aborda en el aula.

Por eso, Mikel reclama que se imparta educación sexual como asignatura obligatoria. Una asignatura necesaria para que los adolescentes de hoy se conviertan en adultos con otra visión de la sexualidad. Y así evitar que el coitocentrismo lo acapare todo.