Eguzki pide “no bajar la guardia” con Garoña porque “no han finalizado los riesgos”

2 mayo, 2021

La central nuclear ha sufrido un incidente en su piscina de combustible esta semana

El colectivo ecologista y antinuclear Eguzki ha mostrado su preocupación por la última irregularidad en Garoña. Nuclenor notificó esta semana al Consejo de Seguridad Nuclear un “incumplimiento de las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento en Parada” en Garoña. Esto sucedió “al no efectuar los requisitos de vigilancia requeridos previamente al movimiento de una carga superior a 816,5 kg por encima de la piscina de combustible gastado”.

Este accidente no ha sido el único en la central nuclear en los últimos años. Tal y como recuerda Eguzki, “un informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aseguró que la central de Garoña ha tenido tres accidentes entre el 20 de julio y el 17 de agosto del 2018″.

La asociación asegura que “siguen faltando medidas de vigilancia” en la central

Para la asociación, estos hechos demuestran que “con la parada no han finalizado los riesgos y que siguen faltando medidas de vigilancia”. Además, denuncian que las administraciones “omiten y minimizan estos incidentes”. Por ello, piden que el proceso de desmantelamiento sea “supervisado, seguro, público, transparente y completo”.

A juicio del colectivo ecologista y antinuclear Eguzki, el desmantelamiento de Garoña “debe basarse en información clara”. También piden que haya “un proceso de transparencia de lo que se está proponiendo y haciendo”, porque “los residuos radiactivos continúan allí, y por tanto la peligrosidad sigue y debe primar la seguridad”.

Plan de Desmantelamiento

Eguzki asegura que “el proceso de desmantelamiento nuclear de la planta de Garoña requiere, por ley, un Plan de Desmantelamiento“. Además, este plan debe estar “elaborado y/o supervisado por una entidad pública reguladora”.

“Este proceso se inicia con el acondicionamiento de la central para el desmantelamiento. Posteriormente se debe proceder a la extracción de las barras de combustible almacenándolo en la piscina de combustible, punto donde se produjo el incidente el pasado jueves”, explica Eguzki.

La asociación ecologista recuerda que “el día 28 de diciembre de 2012 Garoña paró, se desconectó de la red eléctrica, extrajo el combustible gastado del núcleo y lo depositó en la piscina. Garoña cerró seis meses antes del fin de su licencia para no pagar impuesto Según recuerda la CNMC. En aquella fecha Nuclenor decidió sacar las barras de uranio del reactor y depositarlos en las piscinas de la planta”. Nuclenor hizo esto, según denuncia Eguzki, “para evitar pagar los nuevos impuestos energéticos que entrarían en vigor en breve, el 1 de enero de 2013”.

Eguzki destaca que “desde entonces, Garoña tiene residuos radioactivos de alta actividad en la piscina (que se trasladarán a ese almacén a cielo abierto) y vertidos de efluente líquido radiactivo”.

Leer más...

Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Federico dice:

    La energía nuclear es limpia, segura y barata, así que todos tranquilos que aquí no pasa nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad