Advertisement
Advertisement

El agredido en El Pilar exculpa a su agresor y denuncia que lo han tratado "como a un criminal"

6 noviembre, 2014

S.P., el agredido el pasado lunes en el Centro Cívico de El Pilar por supuesta motivación racista, ha dado hoy su versión de los hechos, en una rueda de prensa convocada por SOS Racismo. El hombre ha insistido en que respondió a una persona que se estaba quejando por la presencia de inmigrantes en la […]

SOS RacismoS.P., el agredido el pasado lunes en el Centro Cívico de El Pilar por supuesta motivación racista, ha dado hoy su versión de los hechos, en una rueda de prensa convocada por SOS Racismo. El hombre ha insistido en que respondió a una persona que se estaba quejando por la presencia de inmigrantes en la cola del Servicio de Información. Algunas de las frases que usó el agresor fueron "Ellos cobran más que nosotros" o "por rezar a Alá nada más llegar les pagan".

Tras mantener una discusión S.P. respondió: "Yo con racistas no hablo". En ese momento la persona le agredió: "Me bajó al suelo y me golpeó. Me dio tres puñetazos, pero yo no hago culpable a esa persona de la agresión", ha asegurado sorprendentemente. También SOS Racismo ha pedido que se exculpe a esa persona y que no sea castigada, ya que ella no es culpable, aseguran. S.P., voluntario de SOS Racismo, ha calificado la escalada verbal en torno a la RGI de "caldo de bares al estilo de Hitler. No entiendo que desde la ignorancia se haga un debate denigrante".

S.P. asegura que no respondió a la agresión porque "era una persona mayor y no le iba a pegar porque se le puede hacer mucho daño". Eso sí, se queja de la actitud del Ayuntamiento y de los trabajadores del Centro Cívico: "Pedí que llamasen a la Policía y me dijeron que iba a ser peor". Entonces llamó a la Ertzaintza, a quienes ha agradecido la atención.

Entre las personas que fueron insultadas por el agresor había, aseguran, una trabajadora extranjera, que se encontraba ayudando a un hombre mayor enfermo, según ha recalcado S.P. Por cierto que el agredido es un ciudadano español que lleva seis meses cobrando RGI. Precisamente el agredido había acudido a la oficina de El Pilar para realizar algunos trámites después de que se le negase el padrón en su nueva vivienda de alquiler, en la que ya viven tres personas.

  • "Han hecho de mí un criminal"

S.P. ha intentado también justificar las sanciones existentes contra él, ya que hasta diciembre de 2013 estuvo expulsado de los centros cívicos. Según su propia versión fue un juicio y una condena contra la que no pudo luchar: "Han hecho de mí un criminal". En el expediente presentado en 2011 se acusa a S.P. de comportamientos xenófobos: "En aquella época se me acusó de racismo cuando yo lo que hacía era llevar a personas extranjeras a aprender español".

El agredido ha justificado esa expulsión durante más de dos años porque en el Ayuntamiento le tienen ganas. "Claro que me tienen ganas todos, pero porque voy a dar la cara; se me ha echado en cara que pongo muchas instancias".

En contra de lo que editen los informes, S.P. ha justificado sus actitudes, que le llevaron al expediente: "No se trataba por igual a todos. Yo detectaba que no les caía bien a gente y no les gustaba que estuviésemos dos personas usando un mismo ordenador".

  • Un cadáver sobre la mesa

Fede García ha sido hoy contundente: "No deseamos que sea necesario un cadáver encima de la mesa para pasar de las declaraciones a la ejecución de estas declaraciones". "Está muy bien aislar al virus Maroto, pero es necesario cortar la cabeza de la serpiente". El portavoz de SOS Racismo ha manifestado sus dudas sobre el interés por aislar a Maroto. Fede García ha propuesto una moción de censura: "Corten la cabeza, pero córtenla ya".

Al mismo tiempo ha exculpado hoy al agresor, ya que en este caso se trata de "otra persona contagiada por el virus Maroto".

Pablo Echenique, eurodiputado de Podemos, ha enviado un mensaje de apoyo a SOS Racismo. El dirigente de Podemos ha apoyado a la formación.