El Albéniz cierra sus puertas tras 97 años de historia

31 marzo, 2017

El local fundado en 1920 cierra el 31 de marzo tras vender el edificio completo a un inversor

La cuenta atrás está en la pared del Albéniz

Moisés Albéniz y Eustasia Gastaminza fundaron en 1920 el Albéniz en Portal del Rey. El local, uno de los históricos de Vitoria-Gasteiz, no llegará al centenario. Este viernes 31 de marzo será el último día que atienda a sus clientes, tras vender el edificio completo a un inversor. A partir de las 19:00 realizará una fiest con sus clientes.

La parroquia del Albéniz está aprovechando este mes para despedirse. En las paredes se ven ya mensajes de recuerdo y de nostalgia. Se va un pedazo más de la historia gasteiztarra, apenas dos años después del cierre del mítico Casa Felipe.

  • “Da nostalgia la venta”

Las alubias con almejas, las kokotxas y la merluza koskera son los platos más famosos del Albéniz, un local que quedará en la memoria de muchos gasteiztarrak por su cocina tradicional. El comedor estará completo todo el mes de marzo, y los poteadores seguirán pasando por el local.

Chicho posa junto a una clienta

No cerramos porque no haya trabajo: es que hay demasiado trabajo“, asegura Chicho, que lleva 35 años al frente del Albéniz y es nieto de Moisés y Eustasia.

El cansancio acumulado tras la barra se nota en sus palabras: “Queríamos llegar a los 100, pero estamos saturados; cuesta mucho aguantar en la hostelería”.  Chicho recuerda tiempos mejores para la hostelería y aclara que “en los bares no tienes vida: para las siete de la mañana estamos aquí y los fines de semana te vas a las 12 de la noche”.

Chicho reconoce que, cuando le confirmó a su padre la venta, se puso a llorar. Y a él también le ha entrado nostalgia estas últimas semanas. También entre los clientes ve esos recuerdos: “Tengo clientes a los que vi aquí cuando eran pequeños y ahora vienen con sus cuadrilla”. También recuerda las cientos y cientos de celebraciones familiares que han tenido lugar en su salón: “Muchos hogares tendrán facturas antiguas de comidas en el Albéniz”.

La venta no será solo del local; contempla todo el edificio, que era propiedad de la familia. Su nuevo propietario es un inversor y cliente del local, que le ha garantizado a Chicho que mantendrá el nombre de Albéniz en el futuro.

  • Hace 35 años

Chicho es el tercero de la saga Albéniz, y se hizo cargo del restaurante hace 35 años, cuando sólo tenía 20: “Terminé la mili y cogí el negocio junto a mi mujer Maite”. Poco después llegó la jubilación de su padre y la pareja se dedicó a gestionar el local, siguiendo la saga familiar.

En 2014 el local se puso a la venta, cuando Chicho y Maite se separaron. Desde entonces no había llegado ninguna oferta interesante e incluso lo dieron por zanjado: “La venta se cerró cuando ya nos habíamos olvidado de vender”.

Hace tres años redujeron plantilla en previsión de cierre y, desde entonces, 6 personas han sacado adelante el local: “A los clientes les da mucha pena, casi haste de llorar”. La única hija de Chicho, que sí ha ayudado en ocasiones en el restaurante, ha hecho su vida en Barcelona y no volverá  a Vitoria-Gasteiz para seguir con la saga. De momento los clientes de ayer y de hoy podrán ir despidiéndose durante lo que queda de marzo.

Y también, si así lo desean, participar en un proyecto de Marta Dehesa, para fotografiar a los clientes de este mítico local en su último mes de vida. Basta con pasarse por Portal del Rey.

Leer más...

7 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Irazábal dice:

    Desgraciadamente en los últimos tiempos ya no era lo mismo. Local descuidado (urinarios sin arreglar en mucho tiempo…) y atención desganada… Algo se “rompió” en el Albéniz y se acabó…
    Lo siento mucho, Txitxo…

  2. Siempre hemos estado como en familia.Que maravillosos recuerdos nos llevamos.Media vida disfrutando con ellos.Todo tiene un principio y un final.Gracias.Que os vaya bonito

  3. Ion dice:

    Perdemos el mejor menú del día de Gasteiz, buenos bocatas y buen ambiente. Solo hay un pero, los cambios de humor que se convertían de vez en cuando en mala educación de Txitxo, aún así te echaremos de menos
    Ion

    • Tomás dice:

      Hola Ion,
      Tienes toda la razón de las malas formas de los últimos tiempos. Un mal día Chicho se equivocó y cedio a Maite gran parte de la propiedad de su negocio. Luego llegó la separación y, era muy ostensible que, en el día a día, una estaba inmensamente feliz y el otro hundido. En la vida ciertos errores se pagan muy caros…
      Un Saludo.

  4. Oh my God dice:

    …..Algo se muere en el alma cuando un amigo se va……
    Dice la canción , y que verdad más grande!!!!!
    Cuantos buenos ratos con Chicho y ”la Maite”

    En fin ,todo tiene un final así que el 31 a la fiesta de despedida.
    Un abrazo gordote Albéniz.

  5. Juan dice:

    En nuestro caso, era el preludio de una agradable noche en cuadrilla por el Casco Viejo o alguna comida en familia entre semana… Han sido 30 años de buenos momentos que nunca olvidaré… Gracias por todo.

  6. Juan y pinchame dice:

    Sorpresa y tristeza de un habitual del local en el que siempre he estado a gusto.
    Son nuevos tiempos………

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad