El Áncora de Abetxuko será un espacio sociocultural

26 septiembre, 2022

El proyecto para convertir el espacio costará 1,8 millones más IVA

El Áncora de Abetxuko será un equipamiento sociocultural. Así lo ha anunciado el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz esta mañana, tras el estudio que encargó a Ensanche 21 para evitar el deterioro del edificio.

“Con este proyecto, se pretende reacondicionar la harinera conforme a criterios de respeto y conservación de un edificio patrimonial industrial”, ha destacado Ana Oregi, Concejala Delegada del Departamento de Territorio y Acción por el Clima.

El proyecto contempla también el traslado de la 'Casa de Iniciativas', centro social de Abetxuko, al edificio rehabilitado. “Debemos felicitarnos porque se trata un paso más para que se cumpla una reivindicación vecinal histórica”, remarca el portavoz de Elkarrekin Vitoria- Gasteiz, Óscar Fernández. Y es que este proyecto es fruto de un acuerdo del Gobierno municipal con Elkarrekin Podemos.

ancora abetxuko

Actualmente, el proyecto se encuentra a la espera de un informe geotécnico y otro de la Agencia Vasca del Agua que permitirán, tras los ajustes pertinentes, finalizarlo y entregarlo al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Para ejecución de estas obras se estima un presupuesto aproximado, sin considerar el IVA, de 1,8 millones de euros.

Áncora de Abetxuko

El Áncora de Abetxuko es un ejemplo de las primeras harineras que surgieron a mediados del siglo XIX y uno de los primeros edificios industriales de Vitoria-Gasteiz. La empresa fue fundada por la sociedad Molinuevo y Cía en 1854 en las cercanías de Vitoria-Gasteiz, junto a un salto de agua en el río Zadorra.

Se trata este edificio singular, al ser una harinera de tipo vertical con sistema de producción austro húngaro en altura. La factoría se organiza entorno a diversas plantas, en cada una de la cuales se ubicaba una función productiva determinada. El grano de cereal y la harina eran desplazados por las diferentes plantas a través de tuberías de madera y cangilones de hierro. A través de la UPV/EHU se ha documentado la existencia de un viejo molino en sus bases.

El Áncora de Abetxuko cerró sus puertas en 2003, año en el que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz adquirió la propiedad del edificio.

El edificio se compone de un semisótano, planta baja y tres plantas superiores, estando estructuralmente compuesto por muros de carga y estructura portante en madera a base de postes, jimelgas, vigas y solivos. Conserva la maquinaria original de madera. Sin embargo, no la metálica, que se expolió.

Para cumplir la normativa de accesibilidad y la de incendios, el proyecto propone replicar dos de los seis antiguos silos, adosados al edificio, de manera integrada y a semejanza de la imagen original.