El ascensor del Casco Viejo vuelve a funcionar 8 meses después

21 noviembre, 2017

Esta obra, inaugurada en 2014, lleva más tiempo parada que funcionando

Han hecho falta 8 meses para que el ascensor del Cantón del Seminario vuelva a funcionar. Este martes está de nuevo en correcto funcionamiento, tras ser reparado por la compañía Schindler. Ahora el mayor temor es que la instalación sufra un nuevo sabotaje.

El ascensor comenzó a funcionar en mayo de 2014 tras varios retrasos en su construcción. Desde entonces acumula más tiempo parado que en funcionamiento, fruto de los sabotajes. El concejal Iñaki Prusilla tildó en su día de “gentuza y descerebrados” a los “encapuchados que sabotean” estas rampas.

En ocasiones anteriores se ha justificado el tiempo de la parada porque las piezas de repuesto se tienen que fabricar y tienen que venir de Alemania.

  •  Actos vandálicos

El ascensor ha estado 350 días parado, lo que ha obligado a los vecinos a recurrir al ascensor interior del Centro de Salud para poder ascender desde Correría hasta El Campillo. “El problema está en los actos vandálicos, su parada no es por un desgaste o una falta de mantenimiento. Cada vez que se da un acto vandálico hay que hacer un expediente de responsabilidad patrimonial”, aseguraba en octubre la concejala de Urbanismo.

Gonzalo insistía entonces en que, a causa de los golpes, se deforman las piezas metálicas. También destacaba la incidencia de los sabotajes: “A los pocos días de ponerlo en funcionamiento nos encontramos de nuevo con vándalos. Hemos intentado reforzar con seguridad la zona, pero quien comete este acto no sale saludando, sino que pone todas las dificultades para identificarse”.

Tras esta reparación queda sólo confiar en que no vuelva a haber nuevos sabotajes.