El Ayuntamiento no paga desde hace un año las cuotas de la comunidad en 22 portales

4 marzo, 2014

Enlace a noticia actualizada:El concejal de Hacienda se compromete a pagar las deudas con las Comunidades de Vecinos El Ayuntamiento de Vitoria se ha convertido en el vecino moroso para una veintena de comunidades de vecinos. El consistorio  lleva un año sin pagar las cuotas de la comunidad en al menos 22 portales, ubicados en […]

Enlace a noticia actualizada:El concejal de Hacienda se compromete a pagar las deudas con las Comunidades de Vecinos

El Ayuntamiento de Vitoria se ha convertido en el vecino moroso para una veintena de comunidades de vecinos. El consistorio  lleva un año sin pagar las cuotas de la comunidad en al menos 22 portales, ubicados en el Casco Viejo, Lakua, San Cristóbal, Zaramaga o Sansomendi. 32 pisos de propiedad municipal, algunos alquilados o cedidos a sus inquilinos y otros actualmente vacíos, pero en los que el Ayuntamiento está generando deudas con sus convecinos.

Ya el pasado mes de noviembre la deuda total con esos 22 portales superaba los 12.000 euros. Sin embargo desde entonces el Ayuntamiento tampoco ha pagado las cuotas ni los retrasos, con lo que esas cantidades son a día de hoy bastante mayores.

Estas 32 viviendas forman parte de un paquete de 60, la mayoría de éstas gestionadas anteriormente por la ARICH, que el equipo de Gobierno quiere transferir a Ensanche XXI para que destine al “realojo derivado de actuaciones urbanísticas”. Sin embargo, EH Bildu y PSE no quieren que sea Ensanche XXI quien gestione esas viviendas, como tampoco el PNV, por lo que el PP se quedó sólo en el pasado consejo de la sociedad para asumir que la sociedad gestionase estos pisos.Las 32 viviendas siguen acumulando deudas sin que el Ayuntamiento quiera hacerse cargo de éstas. De hecho el Equipo de Gobierno supedita el pago de las deudas a la transferencia a Ensanche XXI.

¿Por qué afecta el impago sólo a 32 de las 60 viviendas?

En el caso de las 28 viviendas restantes suelen ser los propios inquilinos los que pagan la comunidad, según el acuerdo y el contrato firmado con el consistorio. Vecinos que cuentan con un contrato precario (cesión gratuita del inmueble) o un contrato de alquiler.

¿Cuándo empiezan los impagos?

Para las viviendas propiedad de la Arich (la gran mayoría) el pago de la comunidad solía hacerse anualmente, con un pago único de las 12 cuotas. Sin embargo, los problemas comenzaron a llegar en 2013. Algunas viviendas dejaron de percibir la comunidad ya en enero, y en otras las cobraron mensualmente hasta abril. Sin embargo, desde entonces los administradores dejaron de recibir el dinero del Ayuntamiento.

Jesús fue hasta la semana pasada administrador del número 3 de la Calle San Ignacio. Allí el Ayuntamiento es propietario de tres pisos, aunque en uno de ellos la comunidad está al día porque es el inquilino quien hace frente a dicho pago. Respecto a los otros dos: uno está vacío y el otro está arrendado.

En mayo la comunidad de vecinos inició su lucha para recibir las cuotas de la comunidad de esos dos pisos. Acudieron al Ayuntamiento, de donde fueron derivados posteriormente a Ensanche XXI. En el casón del Prado se desentendieron y le remitieron de nuevo al consistorio. En ambas ventanillas se lavaban las manos.

La comunidad intentó buscar la mediación del Ararteko, pero en este caso el defensor argumenta que es un conflicto entre particulares. Pero ¿el Ayuntamiento no es una institución? Sí, pero en este caso actúa como un particular, con un contrato privado, y no como organismo público. Por ello su última esperanza es buscar la mediación del Gobierno Vasco a través del Servicio Bizilagun. Por el momento, sin embargo, el consistorio sigue dándoles largas.

¿Cuánto debe el Ayuntamiento?

El pasado mes de noviembre la deuda conjunta ascendía a 12.024€, pero en estos cuatro meses esa cantidad no ha parado de crecer.

En el caso de San Ignacio 3 la deuda asciende a 600€. Allí en octubre los ocho vecinos del bloque tuvieron que poner 60€ adicionales para poder garantizar su funcionamiento, y el pago de la luz, el agua y la limpieza. Además han tenido que aumentar la cuota de comunidad un 25% para poder hacer frente a nuevos impagos.

Sin embargo, las mayores deudas superan ya con creces los 2.500 euros. En los portales de la Calle Zuia y en San Ignacio 11 son tres los pisos morosos del Ayuntamiento. Deudas que crecen mes a mes y que de momento el consistorio no quiere afrontar a la espera de su cesión a Ensanche XXI.

Leer más...

12 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Maria dice:

    ¿Y que pasaría si los vecinos dejaran de pagar el IBI? Qué haría en ese caso el Ayuntamiento? Cobraría multa y recargo. ¿Y qué es eso de ceder a Ensanche XXI, que no es también un ente dependiente del Ayuntamiento?

  2. Menudo palo para los propietarios de la comunidad,porque hay portales en que el ayuntamiento tiene dos y hasta tres pisos.

  3. Jean David Nau dice:

    Ni muchas entidades financieras, ni muchos promotores. Por eso antes de comprar un piso, pedir que estén al día en los pagos o puede haber una sorpresa muy desagradable.

  4. Que les bloqueen las cuentas al alcalde y demás concejales.

  5. Josune Arbeo dice:

    los grupos municipales deberian ponerse de acuerdo para atajar este problema. aun asi, el ayuntamiento no es nada ejemplar con el dinero publico, no paga a amvisa, no paga los pisos…eso si para sacar un rio en la avenida hay dinero. simplemente vergonzoso.

  6. Blanca Ruiz de Gauna dice:

    Que jetas!!

  7. Ivan Haro Marcos dice:

    Ocurre lo mismo en muchos bloques de etxebide. Gobierno Vasco tampoco paga!!

  8. Que chungo para los demás vecinos..

  9. Consejos vendo y para mí no tengo. Como yo deje de pagar algún impuesto los recargos y las amenazas de embargo son cojonudos. Pues eso sres a pagar como todo el mundo y con los recargos correspondientes

  10. Ana Mercedes Brizuela Larrauri dice:

    Que los expropien!!! Lo mismo que a los demás…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad