El Ayuntamiento rompe el convenio con Apasos

19 mayo, 2021

El Ayuntamiento asumirá la gestión de las adopciones, las casas de acogida y los tratamientos veterinarios

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ha decidido romper el convenio de colaboración con Apasos. El conflicto entre el Ayuntamiento y Apasos ha acabado en los tribunales, con acusaciones de la protectora contra el Ayuntamiento. Apasos acusa de "maltrato animal" al consistorio por la gestión de los animales que viven en Armentia.

El consistorio ha comunicado la rescisión del convenio en una nota de prensa. Un convenio vigente desde hace años, y que permitía a los voluntarios atender a los animales: gestionaban adopciones, paseaban a los animales y financiaban sus operaciones. Apasos considera que este anuncio  “supone la consumación de la venganza contra la asociación protectora de animales, por destapar los casos de abusos sexuales en instalaciones municipales”.

De forma temporal el Ayuntamiento asumirá la gestión de todo lo que hasta ahora hacía Apasos. Eso sí, el consistorio deja la puerta abierta a seguir colaborando con el mundo asociativo: "Se abre un periodo con este modo de trabajo mientras el Servicio valora la evolución de la situación”, matiza la concejala de Deporte y Salud.

El objetivo del Ayuntamiento sigue siendo colaborar con el mundo asociativo y el voluntariado

“El objetivo del Ayuntamiento sigue siendo colaborar con el mundo asociativo y con el voluntariado en la gestión del Centro de Protección Animal. Siempre bajo una premisa: la de garantizar la atención y el bienestar de todos los animales”, ha concluido Livia López.

Ruptura por desavenencias

El Ayuntamiento reconoce que la ruptura del convenio "apoyado tanto por un informe técnico como por otro jurídico, se fundamenta en las desavenencias con la asociación en el proceso de mejora de la gestión del Centro de Protección Animal (CPA) iniciado en 2019 y la implantación de nuevos procedimientos que viene llevándose a cabo desde entonces".

"Se compensarán a este colectivo los gastos en los que haya incurrido desde el 1 de enero para el desarrollo de las actividades que se venían conveniando y, a partir de entonces. No vamos a suscribir por el momento el convenio de colaboración correspondiente al presente año", asegura el Ayuntamiento.

Apasos ha respondido a esta decisión e insiste en que todo está relacionado por la denuncia de abusos sexuales: “Ese es el único motivo de desencuentro, lo vista como lo vista el Ayuntamiento”.

Apasos advierte: “Esto no nos va a parar, ni en la denuncia de los abusos, ni en la crítica a los representantes institucionales que no han apoyado a las víctimas, ni en el trabajo de protección de los animales”.

El conflicto en torno a Apasos comenzó en 2019, coincidiendo con cambios en la gestión y con varias acusaciones de voluntarias contra un trabajador por abusos sexuales. Este conflicto también provocó una escisión: el presidente y vicepresidente abandonaron la asociación, creando Beti Lagun. Esta nueva asociación sigue trabajando en paralelo al trabajo de Apasos.

 

El Ayuntamiento acusa a la actual directiva de Apasos de "mostrar reticencias para aceptar las normas de organización interna". También acusa a la asociación de establecer "discrepancias sobre cuestiones técnicas de competencia municipal, los tratamientos veterinarios que se facilitan y la alimentación de los animales que pauta el personal técnico municipal".

Es más, el consistorio también sostiene: "Este colectivo también ha mostrado resistencia a acatar las normas de bioseguridad del centro, que marcan restricciones de acceso a la zona de cuarentena y animales enfermos. Las diferencias de criterio también afectan al modo de acogimiento temporal en hogares de animales que podrían ser fácilmente adoptables si permanecieran en el Centro".

"Hay un enfrentamiento reiterado contra todo lo que conlleva el proceso de mejora de la perrera"

Este enfrentamiento reiterado contra todo lo que conlleva el proceso de mejora del Centro de Protección Animal hace imposible una colaboración beneficiosa para los propios animales y para el interés general de la ciudadanía. El Ayuntamiento ha hecho propuestas y demostrado su voluntad de acercar posturas sin que esto se haya traducido en una mejora de la situación. Por ello, la vía que nos queda es el cese de colaboración por el momento. Esperamos poder recuperar la cooperación en un futuro, pero hoy por hoy es imposible”, ha señalado la concejala de Deporte y Salud, Livia López.

Gestión municipal

El Ayuntamiento asumirá temporalmente y con recursos propios las tareas desarrolladas hasta ahora por Apasos. Es el caso de los tratamientos veterinarios y de esterilización, que a partir de ahora realizará en su integridad el servicio de Salud Pública. El Ayuntamiento también gestionará directamente las casas de acogida y la promoción de adopciones. Un refuerzo y reorganización de la plantilla del Centro de Protección Animal permitirá que los paseos y momentos de socialización de los animales puedan ser realizados también con personal municipal. Por último, se reforzarán las horas de servicio veterinario.

Cronología

La situación se ha complicado mucho en el último año. Esta es la cronología de los hechos.

  • Una antigua voluntaria denuncia abuso sexual de un trabajador de la perrera
  • Varias voluntarias más denuncian al mismo trabajador, que actualmente está en prisión por el caso anterior. Está acusado también de trato vejatorio y abuso de poder.
  • La directiva de Apasos no apoya a las denunciantes, según aseguran las propias denunciantes. Las discrepancias son importantes en el interior de la asociación.
  • La directiva de Apasos abandona y crea otra asociación alternativa: Betilagun.
  • La nueva directiva de Apasos denuncia la actitud del Ayuntamiento de no investigar administrativamente las denuncias por abuso.
  • Vitoria-Gasteiz impide a Apasos acceder a algunas zonas de la perrera.
  • Apasos acusa de maltrato animal en un mail al Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz por no permitirle acceder a esas zonas.
  • El Ayuntamiento denuncia por “calumnias” a Apasos.
  • Apasos responde con una denuncia judicial por maltrato animal.
  • Apasos mantiene el conflicto con el Ayuntamiento por la gestión de la perrera.
  • El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz rompe el convenio con Apasos.
  • El Ayuntamiento pasa a gestionar lo que gestionaba Apasos según el convenio.
  • El 9 de junio Iñaki Gurtubai comparecerá como investigado por prevaricación.