El Baskonia no tiene opción

30 marzo, 2014

Un flojo Laboral Kutxa cedió en Málaga por un claro 83-64 que no le permite respirar en la carrera por meterse entre los ocho primeros. Se trataba de un partido importante. La victoria podía permitir a Laboral Kutxa soñar con subir posiciones en la Liga Endesa, además de confirmar las sensaciones que el equipo venía […]

Un flojo Laboral Kutxa cedió en Málaga por un claro 83-64 que no le permite respirar en la carrera por meterse entre los ocho primeros.

Se trataba de un partido importante. La victoria podía permitir a Laboral Kutxa soñar con subir posiciones en la Liga Endesa, además de confirmar las sensaciones que el equipo venía arrojando en los últimos diez días con jugadores secundarios intentando dar un paso adelante. Sin embargo, la tarde no salió bien y el equipo fue claramente superado.

Nocioni empezó en el banquillo y fue Mainoldi el cuatro titular y la puesta en escena del equipo resultó buena. Con Causeur en modo killer el Laboral Kutxa comenzó con ritmo, fluidez y canastas fáciles (4-10). Sin embargo, la alegría duró cinco minutos. A partir de ese momento el equipo se quedó sin ideas, la defensa malagueña frenaba al equipo con regularidad y con Fran Vázquez, primero, y Txemi Urtasun, después, de referentes volteó el marcador hasta endosar un 18-4 y cerrar el primer acto con 22-14 ante un Baskonia atascadísimo.

El colapso ofensivo siguió durante el segundo periodo. La aportación del banquillo era prácticamente nula, Poeta no daba fluidez al equipo y con Pleiss sentado, como no con dos faltas, la ausencia de una referencia interior convertía en previsible el juego baskonista. La presión en toda la cancha ahogaba al Laboral Kutxa que tenía problemas para subir la bola y que, a excepción de Causeur y alguna acción aislada de San Emeterio, sólo sumaba desde el tiro libre. El rebote era un desastre con Unicaja disponiendo de segundas e incluso terceras opciones. Pese a todo, la mejor noticia del segundo periodo fue la estabilidad de la diferencia (39-31 al descanso) y el retorno de Hamilton al que se le notó con la lógica falta de ritmo pero cuya vuelta debe ser importante.

Granger salió del vestuario decidido a lanzar a su equipo y lideró un parcial de 8-2 para poner la diferencia en catorce (47-33). Heurtel, con dos triples consecutivos, se encargaba de minimizar los daños pero la sangría del rebote, algunos errores prescindibles y la desaparición de Pleiss además del desacierto de Nocioni eran demasiados handicaps a superar. Con este panorama los locales se lanzaron a la yugular y fueron progresivamente aumentando la diferencia hasta los 17 (61-44, min30) y con el basket-average en la cabeza.

Scariolo recurrió a la defensa en zona para intentar cambiar la dinámica pero la jugada no salió bien. Kuzminskas (que buena pinta tiene este jugador) emergió para anotar de fuera y romper definitivamente el partido colocando la ventaja en la veintena. A partir de ahí, Laboral Kutxa no dejó de trabajar pero no era la tarde del acierto y Unicaja, muy cómodo y con jugadores de calidad, no dejó bajar la diferencia para terminar venciendo por 83-64 y levantar el average de siete puntos que llevaba Baskonia a favor del partido de ida.

La derrota pone casi imposible dar caza a Unicaja y deja al equipo totalmente sumergido en la carrera por el Playoff empatado en la séptima posición con Joventut y Cajasol. Hay que seguir remando en esta carrera de fondo.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad