El Baskonia tira otro partido

27 febrero, 2014

Un Baskonia muy flojo tiró el partido en una horrible primera mitad en un día que sólo se recordará por el debut de Odom. Con las miradas fijas en el banquillo baskonista y las ganas de ver debutar a Lamar Odom arrancó el envite. El lanzamiento exterior dio las primeras ventajas a Baskonia (6-4) pero […]

20140227-222514.jpg

Un Baskonia muy flojo tiró el partido en una horrible primera mitad en un día que sólo se recordará por el debut de Odom.

Con las miradas fijas en el banquillo baskonista y las ganas de ver debutar a Lamar Odom arrancó el envite. El lanzamiento exterior dio las primeras ventajas a Baskonia (6-4) pero fue un espejismo. Un Unicaja mucho más centrado, comenzó a dominar desde el rebote, con una gran labor de Stimac (aparentemente torpe pero está creciendo mucho en Málaga) y logró ponerse por encima en el marcador sin demasiado esfuerzo. Kuzminskas y Caner-Medley anotaban con regularidad y los malagueños comenzaban a escaparse en el electrónico (16-26, min10).

Con Van Oostrum-Causeur-Hanga-Mainoldi-Diop salió Scariolo en el segundo periodo. Un quinteto difícil de pronosticar al comienzo de temporada o más bien imposible. Un triple, celebrado por el público, de Mainoldi abrió el segundo acto pero Unicaja replicó rápidamente con un 0-9 que puso la ventaja en un -16, (19-35, min14). Poco después Scariolo movió el banquillo y llegó el momento Odom. El jugador americano salió para hacer las veces de cinco y su primer emparejamiento fue con el rocoso Stimac. Un tapón, dos rebotes y otras tantas faltas fueron su aportación. La ventaja se estabilizó en esos 15-16 puntos con un Laboral Kutxa absolutamente atascado en ataque y un Buesa Arena conformista que aplaudía cualquier atisbo de entrega en alguno de sus jugadores visto el escaso baloncesto que ofrecía el partido. Un Unicaja superior aprovechó un último minuto desastroso de Baskonia para marcharse al vestuario mandando por 24-47 ante los pitidos de un público que ya no volvería a ver a Odom.

El partido salió con calmante del descanso y avanzó en primera instancia con un intercambio estéril de canastas con la diferencia siempre en torno a los veinte puntos. Un parcial express de 10-0 gracias a los puntos de todos los jugadores en cancha permitió acercarse a doce (39-51, min15) haciendo saltar las alarmas de Plaza. Un eléctrico Heurtel, como en él es habitual, voluntarioso Causeur y el tiro exterior de Nocioni abanderaban un atisbo de remontada y la diferencia bajó de los diez. Toolson apareció para dar tranquilidad a los suyos pero Nocioni ya había despertado y el argentino a base de corazón y talento, va sobrado de ambas, intentaba hacer creer con la remontada. La mitad del camino se había recorrido en los últimos siete minutos del tercer acto (50-60, min30) pero la esperanza de la remontada, a este Baskonia, le duran lo mismo que el acierto porque falta baloncesto.

Las faltas obligaron a Nocioni a sentarse mientras Suárez y Urtasun ponían la ventaja en catorce puntos aportando oxígeno a un Unicaja algo agobiado viendo como se le había dilapidado gran parte de la ventaja. Laboral Kutxa cayó entonces en la precipitación consciente de que la ventaja obligaba a cierta agilidad (52-66) y Unicaja lo aprovechó. Toolson y Suárez dispararon la ventaja hasta los 17 (56-73, min34) enterrando el partido y dejando el único aliciente del average que el equipo gasteiztarra logró mantener pese a que poca importancia tendrá viendo que el Baskonia está más fuera que dentro.

La Euroliga no ha terminado porque hay que jugar pero a nivel clasificatorio el equipo poco tendrá para disputar en esta segunda vuelta. Que nadie se lleve a engaños con Odom. El jugador está para ayudar y no para hacer milagros. El equipo está muy lejos del nivel de exigencia de la Euroliga.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad