El Baskonia vuelve a las andadas

| 25 abril, 2015

Un apático Laboral Kutxa volvió a sucumbir a domicilio, esta vez en la cancha del colista, en un flojo partido donde fue a remolque en todo momento y recordó al equipo de la primera vuelta. Baskonia empezó con el recién llegado Hopson en el quinteto inicial pero el arranque del equipo no fue el esperado. […]

Un apático Laboral Kutxa volvió a sucumbir a domicilio, esta vez en la cancha del colista, en un flojo partido donde fue a remolque en todo momento y recordó al equipo de la primera vuelta.

Baskonia empezó con el recién llegado Hopson en el quinteto inicial pero el arranque del equipo no fue el esperado. El Montakit Fuenlabrada de la mano, como no, de Panko comenzó con ganas de marcha y dispuesto a jugar al “basket Baskonia”, es decir, intercambiar puntos sin piedad. Con la grada enchufada y el acierto acompañando, los locales lograron 20 puntos en cinco minutos, señal inequívoca de que la defensa gasteiztarra distaba mucho de ser la óptima. Adams tiraba del carro ofensivo dando respuesta al potencial ofensivo con Cvetkovic y Panko “on fire” para terminar 26-22 en un eléctrico y descontrolado primer periodo donde el marcador era la mejor noticia porque el equipo no parecía centrado del todo.

Y se demostró en el comienzo del segundo periodo. Parcial de 9-3 y la diferencia volvía a la decena (35-25). A partir de ahí Baskonia apretó tuercas atrás, los porcentajes de Fuenlabrada comenzaron a descender y el equipo limaba diferencias pero sin conseguir remontar del todo (37-32, min16). El rebote era una rémora importante y el encuentro avanzaba a rachas con numerosos contactos y parones y se llegaba al ecuador con un decepcionante 43-37.

El paso por el vestuario no cambió el panorama en exceso. La diferencia seguía en 6-8 con Laboral Kutxa incapaz de parar el ataque local. La endeblez baskonista en defensa y en el rebote era exagerada y Fuenlabrada sacaba provecho para disparar la diferencia por encima de los diez haciendo soñar a su parroquia. Con viento a favor, los de Jesús Sala amenazaban con romper el partido y el tercer acto, horrible, terminaba con 67-54 y un tercer parcial también perdido, igual que los dos primeros.

Un 5-0 de inicio puso de manifiesto que Baskonia ni estaba ni se le esperaba y el encuentro se rompió (72-54, min31). El equipo, recordando por momentos al de Tenerife, se mostraba incapaz de defender y entregó el partido a un necesitado Montakit que mostró más ganas e intensidad y se llevó la victoria con total merecimiento por 91-83, tras unos últimos ocho minutos que perfectamente pudieron ahorrárselos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad