El Bipolo está ya a un paso del título

24 febrero, 2013

Se lleva el segundo partido en Puigcerdà y podrá sentenciar este sábado en Vitoria

final segundo1El ESCOR-Auto Abendaño venció en la noche de ayer al CG Puigcerdá en la localidad del Pirineo catalán por 3 goles a 5 en un partido con un elevado número de expulsiones y plagado de incidencias. De esta forma, suma su segunda victoria en las finales por el Título de Liga, que se disputa al mejor de cinco encuentros alternando la sede. Así, la eliminatoria vuelve a la Pista de Hielo de Bakh, donde el próximo sábado a partir de las 20:00 horas se celebrará el tercer partido de la serie. Si el ESCOR-Auto Abendaño saliera victorioso de la contienda, automáticamente se proclamaría campeón de la Liga Nacional de Hockey Hielo.

En la noche de ayer, ESCOR-Auto Abendaño se enfrentaba al más difícil todavía. Tras partir desde tierras alavesas a las diez de la mañana y después de más de siete horas de viaje en autocar, el conjunto dirigido por Ibon Portularrume llegaba por fin a la localidad ceretana con el tiempo justo para estirar, ponerse a tono muscularmente y saltar a la Pista de Hielo. Con un Gel Poliesportiu abarrotado, más de 1.300 espectadores se congregaron para presenciar el encuentro, los gasteiztarras encaraban a un CG Puigcerdá ávido por igualar la eliminatoria, sabedor de que gran parte de sus opciones de alzarse con el título de Liga pasaban por vencer en sus dos partidos como local. Por su parte, la estrategia del ESCOR-Auto Abendaño era clara, aguantar las envestidas del conjunto ceretano basándose en la seguridad que ofrecía su portero, Ander Alcaine, aprovechando las opciones de salida al contraataque, confiando en la rapidez y eficacia de sus jugadores de campo.

El primer tercio tuvo un claro protagonista en el bando visitante, Txetxu Gavilanes. El delantero gasteiztarra consiguió por fin alcanzar su mejor nivel, algo que por diferentes circunstancias no había podido hacer en toda la temporada. En el minuto siete y en una superioridad numérica, un gran disparo desde larga distancia ponía a su equipo en ventaja (0-1). Apenas dos minutos después y completando un “coast to coast” memorable, conseguía aumentar distancias en el marcador (0-2). El numeroso público local enmudeció, era el inicio soñado. Sin embargo, todo lo que tiene valor cuesta un gran esfuerzo conseguirlo. Así, aprovechando sendos powerplays, Jan Simko anotaba el primero para el CG Puigcerdá en el minuto dieciséis (1-2) y Havlicek conseguía el segundo en las postrimerías del primer periodo, finalizando el mismo con el resultado de 2-2.

El segundo tiempo no pudo comenzar de peor manera para los intereses del ESCOR-Auto Abendaño. A los trece segundos de juego, un disparo lejano de Kotlarik se colaba en la portería alavesa llevando la locura a las gradas y poniendo el partido muy cuesta arriba para los visitantes (3-2). Sin embargo, el conjunto dirigido por Ibon Portularrume no bajó los brazos y reacciono magistralmente. Dos minutos después, Alejandro Hernández realizó una gran jugada individual que finalizó poniendo el puck de revés en la escuadra derecha de la portería defendida por Lukas Lizak (3-3). Un auténtico golazo.

Sin embargo, en el minuto seis aconteció la jugada más desgraciada del encuentro. Tras efectuar un disparo que fue repelido por Ander Alcaine, el delantero del CG Puigcerdá, Jan Simko, se abalanzó sobre él poniendo todo su peso sobre la rodilla del portero. El cancerbero sintió un chasquido. El mejor goalie de la Liga tuvo que ser retirado en camilla y trasladado de urgencia al Hospital de Puigcerdá. Es muy probable que tenga afectado algún ligamento de la rodilla, sin haberse confirmado hasta el momento la gravedad exacta de la lesión. Lo que sí se conoce es que no podrá participar en el siguiente partido.

Le tocaba a Andrei Karashchuck entrar en escena, con la difícil tarea de suplir a su destacado compañero en las labores de proteger la portería del conjunto alavés. El ucraniano afincado en Vitoria-Gasteiz lo hizo de una forma excelsa. En el primer minuto en Pista y sin apenas haber calentado, realizó tres paradas de gran mérito, lo que le otorgó la confianza necesaria para meterse en dinámica desde el primer instante. Asimismo, la plantilla del ESCOR-Auto Abendaño se confabuló para dar lo mejor de sí y dedicar una posible victoria a su compañero retirado por lesión. Ello proporcionó sus frutos, en el minuto once del segundo periodo, una buena triangulación de la delantera gasteiztarra dio lugar a un remate de Juan Brabo cuyo rechace fue hábilmente aprovechado por Juan Muñoz para adelantarles en el marcador (3-4), dando de esta forma un paso de gigante para alcanzar su objetivo. El segundo tercio finalizaba con ese resultado.

Comenzado el tercer periodo, el equipo local era consciente de que si quería apurar sus opciones de victoria debía optar por un juego al límite, más físico. Así pues, aumentó la presión sobre el ESCOR-Auto Abendaño. Sin embargo, el colegiado, impecable en el día de ayer, cortó desde el primer momento toda acción al límite del reglamento, dando lugar a un muy elevado número de expulsiones (21 por el bando local y 14 por el visitante), pero con el partido siempre controlado y desarrollándose de manera acorde con las directrices del juego limpio. Ya en el minuto catorce, el conjunto alavés supo gestionar satisfactoriamente una de sus superioridades numéricas para ampliar distancias (3-5), nuevamente mediante Juan Muñoz y una vez más, aprovechando el rechace del lanzamiento de un compañero.

A partir de ese momento, varios miembros del CG Puigcerdá perdieron completamente los nervios. Los jugadores Jan Simko y Robert Brandis, se abalanzaron sobre el jugador del ESCOR-Auto Abendaño Juan Brabo y le agredieron en repetidas ocasiones. Posteriormente y tras haber intentado hacer lo mismo con Adrian Betrán, se fueron a por Alejandro Hernández que a la vista de lo sucedido, soltó el stick y levantó los brazos. Al parecer, se libró de la agresión, pero de su palo, nunca más se supo. Simko y Brandis fueron expulsados por dureza innecesaria.

No quedó ahí la cosa, a falta de apenas un minuto para el final, la anulación de un gol del conjunto local hizo que el jugador del CG Puigcerdá, Bastien Ribot Tona, perdiera completamente los estribos. Empujó al arbitro, siendo expulsado inmediatamente por abuso de un Oficial. No contento con ello y antes de retirarse a vestuarios, golpeo con el stick el banquillo visitante, haciendo saltar el palo en pedazos. Con todo decidido, el partido finalizó con el resultado ya conocido de 3 goles a 5.

El tercer partido, que podría ser el definitivo de caer del lado gasteiztarra, se disputará en la Pista de Hielo de Bakh el próximo sábado 2 de marzo a partir de las 20:00 horas. Las entradas se encuentran ya a la venta en recepción de Bakh (de 7h a 23h) al precio de 6.-€.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad