El espíritu Lamar Odom no basta para cambiar el rumbo

20 febrero, 2014

Un Laboral Kutxa, inferior nuevamente a su rival, sucumbió en la última jornada de la primera vuelta ante un sólido Barcelona por 68-80. En pie de pista estuvo sentado el hombre del día, Lamar Odom, cuyo esperado debut no llegará este fin de semana, según ha asegurado Sergio Scariolo. PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO Dejando […]

Lamar Odom en el Buesa

Un Laboral Kutxa, inferior nuevamente a su rival, sucumbió en la última jornada de la primera vuelta ante un sólido Barcelona por 68-80. En pie de pista estuvo sentado el hombre del día, Lamar Odom, cuyo esperado debut no llegará este fin de semana, según ha asegurado Sergio Scariolo.

Dejando el tema Odom a un lado y centrándonos en lo deportivo cabe destacar que el equipo volvió alternar más sombras que luces en su juego y eso en la competición continental, con un TOP16 plagado de equipos fuertes, pasa factura que se traducen en derrotas. La primera parte tuvo dos mitades bien diferenciadas. Un primer cuarto muy similar a lo que se ha vivido en el Buesa en varios encuentros de esta temporada con mucho ritmo, mucho acierto y muchos puntos (17-27) que dio paso a un enredado segundo periodo. El Laboral Kutxa, muy intenso en defensa, fue capaz de frenar en seco la producción ofensiva del rival hasta el punto de dejarlo en seis miseros puntos para lograr un escuálido parcial de 14-6 y marcharse al vestuario con un esperanzador 31-33 pese a los flojos minutos de Nocioni y, por contra, San Emeterio jugando buenos minutos.

Del vestuario salió el conjunto culé dispuesto a enmendar su mal segundo periodo y con las ideas más claras que su rival. Ideas justo lo que falta en el bando baskonista, donde la vuelta de Heurtel no solucionó ese quebradero de cabeza llamado dirección del equipo donde el ex-baskonista Huertas dio una lección. De esta guisa, con Navarro sumando poquito a poquito y Tomic, imperial en la zona, el Barcelona terminó por irse hasta los diez de ventaja sin demasiado esfuerzo. Laboral Kutxa, por su parte, se mantenía en el partido gracias a los puntos de Pleiss que evitaba que el partido se rompiera del todo ante la "ausencia" de un Nocioni desacertadísimo (algún día flojo también le toca al argentino, por pura ley de vida). De esta guisa, el tercer cuarto se finiquitó con un 48-59.

San Emeterio lideró un amago de reacción en el inicio de los definitivos diez minutos pero la clarevidencia de un Tomic que aprovechaba todo lo que llegaba a la pintura impedía acercarse del todo (57-64, min33). Una tontería de Hodge, que abandonará la disciplina baskonista el próximo lunes, era sancionada con antideportiva pero el Barça no sacó partido y Baskonia siguió metido en la pomada hasta que dos triples de Oleson y Navarro llevaron la ventaja hasta los catorce (57-71, min35) y el partido se acabó con unos últimos cuatro minutos prescindibles.

Una nueva derrota que deja al equipo colista del grupo al final de la primera vuelta y con opciones ya muy complicadas en un TOP16 que se va hacer, desgraciadamente muy largo. Toca centrarse de lleno en la competición doméstica donde Odom, a buen seguro, será de gran ayuda en un equipo que tiene bastantes problemas en su juego y falta de confianza en muchas de sus piezas.

20140220-203156.jpg