El colegio Izarra, propiedad del Alavés, cuesta cerca de 400.000€ anuales a Diputación

16 enero, 2017

La Diputación sigue sin encontrar un uso para esta instalación, que se encuentra completamente destrozada. El derribo tiene un coste muy alto

La Diputación Foral de Álava sigue pagando cada año 200.000€ al Alavés por el alquiler de Izarra, a lo que hay que unir el coste de mantenimiento y de seguridad de una instalación en ruinas. En total cerca de 400.000 anuales de coste para las arcas públicas, que Podemos pide que se acaben devolviendo la instalación a su dueño. El derribo es otra opción, pero el coste sería en este caso muy elevado.

IzarraY es que los últimos intentos para dar un uso a esta instalación han fracasado y la Diputación sigue sin ver una solución para un espacio cuyos edificios sólo están condenados al derribo tras el incendio de 2014. Un incendio de cuyas causas nada se supo.

También EH Bildu ha denunciado el fracaso de una alternativa para Izarra: "Este año volveremos a tirar 400.000€ por tenerlo vacío", ha sentenciado Kike Fernández de Pinedo.

  • Salvación del Alavés

Este alquiler, vigente hasta 2023, se incluyó dentro del contrato para la salvación del Alavés, en 2011. En ese momento uno de los apoyos institucionales al grupo liderado por Querejeta era precisamente hacerse cargo de esta instalación. En el año 2000 el Alavés lo adquirió cuando Gonzalo Antón era presidente, pero nunca llegó a usarlo.

Desde 2011 la Diputación le ha buscado un uso, pero no lo ha llegado a tener. Las instalaciones han sufrido, además, dos incendios. En enero de 2011, un aparatoso fuego calcinó uno de los pabellones y la zona infantil del centro. Y, en junio de 2014, ardió el edificio principal del complejo educativo.

Ahora Podemos pide que la Diputación rescinda el acuerdo que mantiene con el Alavés y que devuelva este espacio al club albiazul para su gestión. En opinión de la formación morada, las ideas que maneja la DFA para dar un uso parcial a estas instalaciones, (clases de hípica, campamentos infantiles o actividades de formación para diferentes colectivos), no van a solucionar un problema que este territorio lleva arrastrando años. Por ello, PODEMOS exige que se tomen medidas cuanto antes para dejar de gastar en estos terrenos un dinero que se debería destinar a otras necesidades mucho más importantes.

  • Historia del colegio

El colegio Izarra inició su actividad formativa en 1967 de la mano de la hermandad jesuita, dentro de una finca de unos 100.000 metros cuadrados, que originalmente había constituido el espacio veraniego de descanso de la familia Oriol.

En los 70 pasó a ser gestionado por Rumasa. Posteriormente fue expropiado y finalmente se convirtió en el colegio inglés Izarra International College, que quebró en el curso 95-96 y en 1997 bajó definitivamente la persiana. Ya en el 2000, el Alavés compró el recinto por dos millones de euros, en la época de Gonzalo Antón.

Pese a todo, el Glorioso no llegó a utilizarlo nunca y, en 2011, acabó en manos de la sociedad foral Álava Agencia de Desarrollo dentro del pacto por la salvación del equipo. Desde entonces, la Diputación está obligada a abonar 200.000 euros anuales al Alavés hasta 2023 por los derechos de superficie y una opción de compra durante 75 años.