El encierro en la iglesia de Zaramaga busca “impulsar una alternativa al capitalismo”

4 marzo, 2013

Los jóvenes seguirán allí toda la semana

Los jóvenes encerrados desde la tarde de ayer en la iglesia de Zaramaga quieren seguir en el lugar durante lo que queda de semana, para poder recabar opiniones y apoyos de diversas asociaciones y personas. Tras hablar esta mañana con el párroco de San Francisco, los jóvenes han llegado a un acuerdo para seguir allí, desde donde quieren impulsar un movimiento destinado a “acabar con el capitalismo”.

Ya ayer mismo tras encerrarse, los jóvenes realizaron una primera asamblea a la que asistieron cientos de personas y que llenó la parroquia.

Las asambleas se repetirán a lo largo de la semana a las ocho de la tarde y a las que invitan a participar a todo el mundo. En estas asambleas los jóvenes buscan establecer puntos de acuerdo para adoptar una estrategia común. De momento los encerrados en San Francisco tienen la creencia de que “existe un problema estructural derivado del capitalismo, causante entre otras cosas de una tasa de paro juvenil del 40% en Euskadi”. Por ello proponen una “alternativa popular” al capitalismo: “El problema hay que atajarlo desde la base” sentencian, y “no basta con un lavado de cara”.

Los jóvenes tienen claro que lo que plantean no es una utopía y recuerdan que otras revoluciones o cambios como la Primavera Árabe o mayo del 68 empezaron desde abajo: “No es utopía porque estamos aquí” y, en cualquier caso, “la utopía es una manera de seguir avanzando”.

Además, aseguran que llevan más de un año trabajando juntos en este sentido entre la juventud alavesa y quieren ampliar ahora el ámbito de actuación. “Las luchas están bastante fragmentadas en la actualidad y sin embargo hay mucha gente con los los mismos objetivos y similares problemáticas”.

Al mismo tiempo insisten en que, por encima de los posibles colectivos que se adhieran a sus propuestas, quieren contar con las ideas y las propuestas de las personas a título individual: “Queremos participación e intercambio de ideas, no que la gente se adhiera a propuestas preestablecidas”. Su objetivo es “que venga la gente a plantear sus problemas para poder resolverlos entre todos”.

Los encerrados ocuparon la iglesia este domingo tras la manifestación en recuerdo a los cinco asesinados el 3 de marzo de 1976. Y se encuentran en ese lugar precisamente en homenaje y recuerdo a aquellos trabajadores: “Ellos siguieron para adelante al comienzo de la transición y gracias a su lucha gozamos de esos derechos que tenemos ahora”.

Aunque fueron los jóvenes quienes iniciaron anoche el encierro, reconocen que fue el apoyo de la gente mayor lo que les dio ánimos para poder seguir con el objetivo. Además, confían en poder ponerse a trabajar y en definir objetivos de forma rápida. Para esta tarde esperan una asistencia masiva a la asamblea.

En cuanto a la organización del encierro, la situación recuerda algo a la acampada del 15M en la Virgen Blanca. Eso sí, los encerrados aseguran que no tienen mucho que ver con aquel movimiento de protesta.

De momento cuentan con una organización para mantener limpia la iglesia y tienen horarios y turnos de trabajo establecidos. A lo largo de la mañana su objetivo ha sido el de intentar difundir las convocatorias de asambleas, mientras que otros se encargan de la comida o de elaborar material. En cuanto a la iglesia, han colgado una bandera pirata tras el altar; y una pancarta llama la atención al entrar: “Gune Askatua (lugar libre), Antes del Señor ahora del pueblo”.

Leer más...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad