Advertisement
Advertisement

El gobierno Urtaran retira el proyecto de ordenanza de movilidad por la falta de apoyos

13 abril, 2021

La ordenanza tenía el rechazo mayoritario de asociaciones y de toda la oposición

El gobierno de PNV y PSE ha retirado el proyecto de ordenanza de Movilidad que iba a expulsar a las bicis de la acera. Lo ha hecho hoy mismo a las 8:45 en una Junta de Gobierno Local Extraordinaria, horas antes de un debate que iba a perder el gobierno municipal, ya que PP, EH Bildu y Elkarrekin estaban en contra de la ordenanza. Asociaciones y oposiciones acusaban al Gobierno Urtaran de romper el Pacto Ciudadano por la Movilidad Sostenible con este proyecto.

El gobierno municipal ha asegurado que retira la Ordenanza "después de que los grupos de la oposición no hayan querido debatir, negociar ni acordar una nueva normativa".

El principal cambio en la Ordenanza está en que la bicicleta deja de ser un vehículo preferente

El proyecto de ordenanza de Movilidad no tenía consenso. Una ordenanza que nació sin apoyos, y que este martes iba a ser rechazada sin debate alguno. Pero el gobierno PNV-PSE se ha adelantado a la oposición, y ha optado por retirar la ordenanza antes de evidenciar el fracaso en la Comisión de Movilidad.

Urtaran defendía la ordenanza, insistiendo en que ahora es el tiempo de las aportaciones, pero la ordenanza tiene algunas cuestiones clave que no gustan en absoluto a la oposición. Especialmente porque quita la mención a la bicicleta como vehículo preferente.

Además, la oposición cuestiona que se envía a las bicicletas a la calzada sin haber realizado las inversiones suficientes para su seguridad.

La nueva ordenanza cuenta con algunas cuestiones que ya existen en la ordenanza vigente

En realidad, la nueva ordenanza de Movilidad recoge algunas cuestiones que ya existen en la actual, pero que no se hacen cumplir. Entre ellas está la limitación de la velocidad a 30 km/h en calles con un solo carril, o la prohibición de las bicis para circular por aceras a mayor velocidad que los peatones.

El pacto ciudadano por la movilidad sostenible se firmó en el año 2007 y fue el germen del Plan de Movilidad. En ese documento redactado y firmado por diferentes agentes sociales del Municipio de Vitoria-Gasteiz, se considera a la bicicleta como el vehículo prioritario en la pirámide de movilidad.

"Ha sido el gobierno municipal el que ha pretendido romper ese consenso, rebajando la prioridad de la bicicleta en la pirámide de movilidad con este proyecto que como no cuenta con apoyos ni sociales ni políticos", denunciaba Benetako Green.

Leer borrador de ordenanza

Aquí puedes leer el borrador de ordenanza, ya retirado.

Posturas de la oposición

Para Elkarrekin, el proyecto “no refleja la prioridad a la movilidad sostenible que sigue el Plan de Movilidad Sostenible y Espacio Público”. Además, consideran que “la bicicleta es la gran perjudicada“, mientras que se continúa con la “permisividad hacia el vehículo a motor que tantos problemas está generando en la convivencia urbana”. Creen, por tanto, que esta ordenanza rompe el Pacto Ciudadano por la Movilidad Sostenible, aprobado por el Pleno municipal hace más de 10 años.

Elkarrekin asegura que esta ordenanza “desincentiva” el uso de la bicicleta. Para el grupo municipal de Elkarrekin, el objetivo, “en consonancia con el Pacto Ciudadano, debe ser la disuasión del uso del automóvil privado. Sin embargo, el proyecto de ordenanza parece más una competición entre las personas que caminan, las que van en bicicleta o VMP y las que utilizan el transporte público. La filosofía que desprende el proyecto es que, al final, el automóvil es quien sale reforzado”.

EH Bildu remarcó la necesidad de que Gasteiz cuente con una ordenanza basada en la movilidad sostenible, saludable y segura. “Apostamos por una movilidad segura, sí, pero para todas y todos. Y creemos también de forma decidida en impulsar una movilidad saludable y sostenible. Esta ordenanza, como está planteada, y sin ninguna medida complementaria, pone en riesgo muchos de los avances realizados en este ámbito por toda la ciudadanía. No es asumible”, señaló el portavoz de EH Bildu en Gasteiz Felix Gonzalez.

El PP denuncia que la ordenanza de movilidad “no contempla absolutamente nada del BEI“. Uno de los proyectos que más debate ha causado en el tráfico de la capital alavesa. El Partido Popular también denuncia que “no hay seguridad suficiente para sacar a las bicicletas de las aceras. Faltan más y mejores infraestructuras ciclistas”.

Agentes sociales

El Consejo Social de Vitoria-Gasteiz ya exigió que lo importante es que se “haga cumplir la norma” en Movilidad. Reclaman “que las aceras sean ese espacio de tranquilidad", y al mismo tiempo “un aumento de bicicarriles seguros” para evitar que se deje de usar la bicicleta. De hecho, el Consejo Social alerta: “Si hay que estar todo el día subiendo y bajándose en cruces o conexiones, terminará por dejar de utilizarse la bici”.

El Consejo Social también insiste en “eliminar aceras-bici, crear carriles bici segregados en ambos sentidos y eliminar cruces peligrosos para bicis y peatones”. Además, insisten en que haya agentes de policía circulando en bicicleta o en patinete eléctrico, se mejoren las zonas 30 y además se realicen acciones de sensibilización.

Benetako Green acusaba a Urtaran de "tomar la decisión unilateral de hacer una nueva ordenanza en lugar de actualizar la existente (como recoge el Plan de Movilidad) ha sido unilateral del gobierno". En realidad, la nueva ordenanza de Movilidad recoge algunas cuestiones que ya existen en la actual, pero que no se hacen cumplir.

Asegura Benetako Green que "la única justificación para hacer una ordenanza nueva es el eliminar del texto que la bicicleta es un vehículo preferente, lo que es un principio fundamental en la ordenanza vigente". La plataforma teme que se reste protagonismo a la bicicleta con el cambio de la ordenanza.

La movilidad en Vitoria-Gasteiz ha funcionado en los últimos 20 años gracias al consenso global. Hasta ahora el Plan de Movilidad había contado con un apoyo unánime de asociaciones y partidos. Pero ha sido con el borrador de Ordenanza donde el gobierno PNV-PSE se ha quedado solo.

Elkarrekin, EH Bildu y PP han pedido la retirada de esta ordenanza con enmiendas a la totalidad. Estas enmiendas se debatirán este mismo martes, aunque aún es posible que alguno de los tres partidos cambie de postura para que se pueda tramitar la ordenanza, con todos los cambios posibles a posteriori.