El peaje en las carreteras de Gipuzkoa acorrala aún más a Álava

2 julio, 2013

Las autovías para salir de nuestra ciudad son en todos los casos de pago

peajeDesde hace varios años los alaveses viven rodeados de peajes. Los desplazamientos a Logroño, Pamplona, Bilbao, Burgos y Santander sólo se pueden hacer por autovía previo pago, porque la alternativa son carreteras de un sólo carril en no muy buen estado. Además, tanto Álava como Gipuzkoa se empeñan en engañar a los conductores para que tomen la AP1 a la hora de realizar el trayecto entre Vitoria y Donostia. Lo hacían con señales erróneas para hacerles pasar por caja. Y muchos caen en la trampa al volver desde Donosti.

Hasta ahora el paso por Etxegarate era gratuito, pero Gipuzkoa ha decidido establecer un nuevo impuesto que pasa por cobrar peaje a los automóviles no gipuzkoanos que entren en su territorio. Parece que en el caso de Álava el tope mensual será de 25 euros, aunque no está claro cómo se establecerá. En Álava ya existe el peaje social para la AP68 y puede que en este caso se siga la misma fórmula, aunque aún está por concretar.

El tope de 25 euros mensuales se ha anunciado después de que los territorios vecinos de Gipuzkoa se quejasen por este nuevo peaje, que la Diputación justifica por la necesidad de recaudar más para garantizar la sostenibilidad de las carreteras. Hace ya unos años se propuso establecer un peaje en Etxegarate, que fue posteriormente desetimado

En el caso de Bilbao, el tramo de la AP68 tiene un coste cercano a los 5 euros, un recorrido que a diario realizan numerosos trabajadores del Gobierno Vasco, pero también estudiantes y otros trabajadores del sector servicios. En este caso existe también un peaje social.

Logroño está también en mitad del trayecto de la AP68. Aunque el trayecto por carretera, atravesando los Puertos de Herrera y de Vitoria, es de 63 kilómetros, esta vía es excesivamente complicada, por lo que el camino más fácil acaba siendo al Autopista, pese a que son casi 40 kilómetros más.

El caso de Burgos es aún más paradójico. El único tramo de pago de la antigua N1 es precisamente el que une Vitoria con Burgos. Uno puede seguir hasta Madrid sin tener que pagar absolutamente nada. Pero entre Burgos y Miranda toca pagar En caso de no coger la autopista, la alternativa es una carretera de apenas un carril, por la que suelen circular cientos y cientos de vehículos cada día.

Por último, el trayecto a Pamplona tampoco se salva de la quema. Aunque el trayecto hasta Irurzun es gratuito, es a la entrada a la Comarca de Pamplona cuando el Gobierno Foral te obliga a pagar para seguir disfrutando del doble carril.  Es sólo un ejemplo de lo caro que nos cuesta a los vitorianos salir de nuestra provincia.