El Pilar: el 'Polígono 2' preparado para un ferrocarril que nunca llegó

Ameluco fue uno de los nombres que se barajó para este barrio, construido por iniciativa privada

La llegada en los próximos años del tren de alta velocidad a Vitoria-Gasteiz, ha reabierto una vez más la idea de soterrar el ferrocarril a su paso por la ciudad. Las propuestas que se han barajado a lo largo de años han ido desde soterrar manteniendo el actual trazado hasta el traslado de la estación de ferrocarril a Arriaga, aprovechando los proyectos de estación intermodal que se plantearon en un principio y de los que hoy solo nos queda el nombre de la parada del tranvía.

Vista panorámica del barrio de El Pilar en 1973. Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz.

Sin embargo, este último plan de desviar las vías por debajo del actual bulevar de Euskal Herria y Juan de Garay no es nueva. Ya en el Plan General de 1956 se planteaba la idea de trasladar la terminal ferroviaria a esta zona. Esta idea que finalmente no se llevó a cabo determinó en parte el desarrollo del barrio del Pilar.

Placa que sigue denominando como polígono 2 al barrio de El Pilar en la Escuela de Idiomas de Pio Baroja.

Placa que sigue denominando como polígono 2 al barrio de El Pilar en la Escuela de Idiomas de Pio Baroja.

De aquella idea de convertir la calle Paraguay en el eje que desembocaría en la nueva estación de tren (en Arriaga) solo nos queda su actual anchura, mayor que las calles de su entorno.Los primeros edificios levantados bajo la ordenación establecida por el Plan General de 1963 son de mediados de la década de los sesenta y se encontraban en los extremos del barrio.

Aquel plan denominaba al futuro barrio como polígono 2 a falta de nombre definitivo entre los que se barajó el de Ameluco, si bien finalmente se decidió otorgarle su nombre actual. La calle Ameluco sí existió en lo que hoy es Venezuela. A diferencia de otros barrios que lo rodean como Zaramaga o Gazalbide, El Pilar fue construido por iniciativa privada.

Este barrio está planificado conforme a las normas del “open planning” en el que se compaginan espacios dotacionales, zonas peatonales o ajardinadas con edificios aislados. A mayor espacio libre entre viviendas, mayor densidad de las mismas y por lo tanto mayor altura. Por eso los bloques de la zona más próxima a la calle Honduras y Paraguay tienen una mayor altura.

Aspecto de la iglesia del barrio desde la calle Paraguay en 1973. Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz.

A principios de los años setenta se inauguró la parroquia del barrio en línea con la arquitectura de la época. En 1973 se inauguró el Instituto Francisco de Vitoria, primer centro de enseñanza secundaria mixto de la ciudad. A estas alturas de la década, la mayor parte del barrio ya estaba edificado, quedando algunos solares libres como en el que más tarde se levantaría el colegio Luis Elejalde y en el que durante años hubo barracones escolares.

Junto con el colegio Divino Maestro, inaugurado el mismo año que el Instituto Mixto y el Colegio Pio Baroja, actual Escuela Oficial de Idiomas, completaron la oferta educativa. Con la apertura del ambulatorio de la calle La Habana en 1976, el barrio se fue dotando progresivamente de todos los servicios necesarios.

Instituto Francisco de Vitoria en 1973. Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz.

Instituto Francisco de Vitoria en 1973. Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz.

En la década de los ochenta se inauguró el centro de jubilados y se transformó el solar situado al final de la Avenida Gasteiz en la actual plaza de la Constitución, estrenada en 1983 con su característico monumento de mármol blanco que simboliza la unión de cuatro manos y que se encuentra en reforma en la actualidad. Reforma que, junto con la apertura del centro cívico en 2006, son las dos únicas actuaciones que se han llevado a cabo en el barrio en las últimas décadas.

Colegio Divino Maestro en 1973. Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz.

Colegio Divino Maestro en 1973. Archivo Municipal de Vitoria-Gasteiz.

Desde la década de los ochenta, cuando el barrio alcanzó su pico de población con más de 13.000 habitantes, su población ha ido descendiendo y envejeciéndose. A 1 de enero de 2018 tenía 8.958 habitantes, con una edad media de 49,7 años.