PP y Bildu se unen para tapar el agujero

Como si se tratara de una lápida, la nueva estación de autobuses de Vitoria será el equipamiento que finalmente se ubique sobre los restos del que estaba llamado a ser el gran equipamiento cultural de la ciudad. PP y Bildu han unido sus fuerzas para enterrar el BAI Center y, además, trasladar al solar de […]

Como si se tratara de una lápida, la nueva estación de autobuses de Vitoria será el equipamiento que finalmente se ubique sobre los restos del que estaba llamado a ser el gran equipamiento cultural de la ciudad.

PP y Bildu han unido sus fuerzas para enterrar el BAI Center y, además, trasladar al solar de Euskaltzaindia el proyecto de estación de Autobuses que se iba a ubicar en el parking ubicado junto al parking de Arriaga. Un proyecto que contó con el apoyo de 24 concejales en la anterior legislatura, incluidos los 9 del Partido Popular.

El alcalde Javier Maroto ha justificado este cambio por la necesidad de “tapar un agujero” creado por él mismo. No ha utilizado argumento alguno a favor de la nueva ubicación de la estación de autobuses. Asegura, simplemente, que se trata de evitar que quede un agujero en Euskaltzaindia. Sí ha insinuado que la ubicación es mejor que la anterior y que, además, se va a acabar con el conflicto existente con los vecinos.

Contestación vecinal


Pero nada más lejos de la realidad. El conflicto con los vecinos y las organizaciones ecologistas había ido reduciéndose notablemente en las últimas semanas. En la penúltima manifestación de la organización SOS Arriaga en contra de la estación de Autobuses, apenas había 50 personas en ella tras la pancarta, junto a la rotonda de América Latina.

Quizás convenga echar la vista atrás y recordar cómo todos los proyectos importantes han tenido una fuerte contestación vecinal. Si se hubiese hecho caso a las quejas vecinales Vitoria hoy no tendría ni recogida neumática, ni tranvía. Y es que, por desgracia, siempre se escucha mucho más alta la voz del que grita que la de aquel que no pone pegas ni problemas.

Sin embargo, el nuevo primer edil no puede obviar que la nueva ubicación también tendrá una fuerte contestación. No sólo porque se alargará el tiempo de las obras, sino porque no es lo mismo tener una estación de autobuses que una infraestructura cultural puntera. Si la ubicación de Arriaga era ideal por la lejanía de las viviendas, en este caso las viviendas se encuentran mucho más cerca. Y aquí se plantea otra consideración: ¿Tienen más derechos los ciudadanos de Arriaga que los de Euskaltzaindia?

Asegura también el alcalde que sólo serán necesarios unos cambios para redefinir el proyecto. Sin embargo, si uno mira el proyecto adjudicatario de la estación de Arriaga, éste parece concebido para un lugar como ese. Su diseño actual no encajaría en Euskaltzaindia. Además, serán necesarios informes de diversa índole para poder justificar el cambio de ubicación. Y en la mañana de hoy ha insistido en que será “semisoterrada y mejor que la anterior”. Esto, en la práctica, se traduce en un nuevo proyecto.

Pero más allá de la lápida, también conviene hablar del muerto, asesinado premeditadamente por Bildu y PP. Cuestión esta, por cierto, que no ha tardado en condenar el ex alcalde Patxi Lazcoz. Y es que ha sorprendido en muchos círculos el acuerdo alcanzado entre Bildu y el PP. O lo que es lo mismo, sorprende que Maroto haya optado por dejar el futuro de la ciudad en manos de ETA, según denomina este mismo partido a Bildu.

Bien es cierto que ambas organizaciones llevaban el final del BAI Center en sus proyectos. También Bildu rechazaba el soterramiento por la circunvalación y la estación de autobuses en América Latina. Sin embargo, nada en el programa del PP hablaba de paralizar la estación de autobuses de Arriaga.

La mañana de hoy martes en el Ayuntamiento ha sido muy similar a cualquiera de las que tuvieron lugar en la anterior legislatura. El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, ha preferido que sea el consejo de Ensanche XXI quien anule el contrato del BAI Center, en lugar de hacerlo en la junta de Gobierno local (el órgano formado por los concejales con poderes ejecutivos, todos del PP).

Una vez allí, PNV y PSE han censurado la propuesta de Javier Maroto, mientras que Bildu ha decidido avalarla por considerarla la “menos mala”. La idea inicial de la coalición era apostar por la intermodalidad en la zona universitaria, al final de la Calle Dato.

Asegura Javier Maroto que el coste de parar el BAI Center alcanzará los 2 millones de euros. Eso sería en el mejor de los casos. Desde el PSE creen que esa cantidad se disparará en el futuro de forma importante y que los consejeros de Ensanche XXI que han votado en favor de la paralización deberán pagar con su patrimonio cualquier indemnización.

Por cierto que el ex alcalde también ha lamentado que Maroto no se haya dirigido al arquitecto Mariano Bayón ni a las empresas adjudicatarias.  Maroto se ha negado a hacerlo para optar por la fórmula del desestimiento y evitar malentendidos. Se ha negado así el ayuntamiento a alcanzar un acuerdo. De esta forma, el consistorio optará por la vía judicial para anular el contrato que, como repite siempre el alcalde “arruinará a la ciudad y obligará a subir un 60% los impuestos”.

Una afirmación que cuesta creer por el simple hecho de que parece ilógico que PSE y PNV hubiesen podido tomar esas decisiones. En caso de ser cierta, los dirigentes jeltzales y socialistas deberían ser inmediatamente inhabilitados.

Resulta también sorprendente que el alcalde se niegue a realizar un cambio en la redefinición del proyecto de BAI Center y, sin embargo, sea el primero en modificar un proyecto que contó con el consenso casi absoluto de la corporación.

El ex alcalde Lazcoz también ha desvelado que durante este mes Javier Maroto tampoco ha acudido a pedir financiación para el BAI Center a Madrid, la Diputación o el Gobierno Vasco, en contra de la promesa realizada inicialmente.

El enterramiento del BAI Center y la decisión de empezar casi de cero la nueva estación vuelve a demostrar una vez más que los políticos saben adecuar sus intereses a los ciudadanos. Maroto insiste en que los informes jurídicos impedían rehacer el proyecto.  Bien es cierto que los informes, según se pidan y se lean, pueden tener múltiples interpretaciones. Quizás la redefinición del proyecto obligaría a hacer un nuevo concurso, pero parece claro que el Europa y el Principal no son instalaciones a la altura de la capital de Euskadi.

Hace tiempo que en la ciudad se debería haber creado un proyecto similar a Bilbao Ría 2000.Pero una vez más Vitoria vuelve a estar en el Siglo XX. El problema es que el resto ya ha añadido el palito a las dos equis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Primer periódico digital de Vitoria.
Noticias Vitoria-Álava

En Gasteiz Hoy encuentra las últimas noticias de Vitoria y Álava. Somos el primer periódico digital de Vitoria-Gasteiz sobre la ciudad, los barrios y toda la actualidad que afecta a los ciudadanos de Vitoria-Gasteiz. Ocio en Vitoria, Turismo Vitoria, Obras de Vitoria, información de Tuvisa Vitoria-Gasteiz, Tráfico de Álava y otras noticias de Vitoria y Álava. Periodismo ciudadano e independiente para lectores alaveses críticos en el primer periódico digital de Vitoria. Gasteiz Hoy, todos los derechos reservados.