El radar de la Policía, cazado por los ciudadanos

29 abril, 2013

Los vitorianos tienen cada vez más un mayor enemigo: un Ford Focus gris. Ése coche es el encargado de poner las multas a los conductores que superan en nuestra ciudad el límite de velocidad. El problema es que el supuesto coche camuflado ya no lo es tanto en una pequeña ciudad en la que todos […]

Los vitorianos tienen cada vez más un mayor enemigo: un Ford Focus gris. Ése coche es el encargado de poner las multas a los conductores que superan en nuestra ciudad el límite de velocidad. El problema es que el supuesto coche camuflado ya no lo es tanto en una pequeña ciudad en la que todos nos conocemos. Bildu ya denunció hace meses las tácticas empleadas por este coche, que aparcaba en espacios restringidos o prohibidos, como en la acera, en bidegorris o en plazas para minusválidos.

En Facebook y Twitter se han podido ver en los últimos días diversas fotos del vehículo aparcado en zonas prohibidas. En esas fotos (remitidas a GasteizHoy por @villarraso) puede verse el Ford Focus sobre la acera de Portal de Foronda, en un carril bus junto al Parque de Arriaga y en una plaza de estacionamiento prohibido en la calle Aguirrelanda.

Desde esas ubicaciones el radar vigila que los vitorianos no superen el límite máximo de 50 kilómetros por hora. En los últimos días el consistorio ha realizado una campaña especial de control de velocidad, con un aumento de los controles.

¿Puede el hecho de que el vehículo esté mal aparcado anular la sanción?

El Reglamento General de Circulación alude a que "los agentes de la autoridad responsable de la vigilancia, regulación y control del tráfico podrán utilizar o situar sus vehículos en la parte de la vía que resulte necesaria cuando presten auxilio a los usuarios de ésta o lo requieran las necesidades del servicio o de la circulación".

En este caso las necesidades del servicio así parecen requerirlo, aunque al mismo tiempo los agentes deben garantizar que su ubicación no pone en riesgo la seguridad de las personas.