El Viaje del Gernika de Picasso desembarca en la Virgen Blanca

29 octubre, 2017

La exposición ubicada en trailers permanecerá abierta del 31 de octubre al 30 de noviembre

Exposición gernika Picasso Vitoria la caixaLa Plaza de la Virgen Blanca cuenta desde este sábado con dos grandes camiones en los que en su interior se encuentra una exposición sobre el Gernika de Pablo Picasso. La muestra, de la Obra Social La Caixa propone un recorrido histórico del cuadro de Picasso desde su creación en París en 1937 hasta su emplazamiento permanente en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en 1992.

Los visitantes podrán descubrir el proceso creativo que llevó a cabo el célebre artista malagueño para realizar su obra, así como su significado de denuncia antibélica y los motivos por los que la obra viajó por todo el mundo durante más de cuarenta años.

Horario: De lunes a viernes, de 12.30 a 14 h y de 17 a 21 h. Sábados, domingos y festivos, de 11 a 14 h y de 17 a 21 h

Los distintos espacios y recursos expositivos de la muestra descubren el contexto histórico de la época, así como las claves para entender la importancia y el significado del Guernica. La exposición incluye audiovisuales, reproducciones fotográficas y de carteles de la época, y facsímiles de documentos y dibujos que pretenden explicar la historia de la creación y los viajes de una de las obras más representativas del artista más importante del siglo XX.
Picasso.

El viaje del Guernica se divide en cinco ámbitos que repasan el recorrido de la obra en sus distintas
fases, así como momentos importantes en la vida de Picasso que fueron determinantes en la creación
del cuadro.

En enero de 1937, el Gobierno de la Segunda República española encargó a Pablo Picasso pintar un cuadro para el Pabellón de España en la Exposición Internacional de París de ese mismo año. Pese a su inicial reticencia, Picasso aceptó el encargo, pero no empezó a pintar inmediatamente. El 26 de abril de 1937, durante la Guerra Civil española, las fuerzas aéreas alemanas e italianas bombardearon la población de Gernika-Lumo, a favor del bando sublevado.

Picasso tuvo noticia de este bombardeo a través de la prensa gráfica, en concreto los periódicos L’Humanité y Ce Soir. Las imágenes y el relato del episodio bélico actuaron como un reactivo para que el artista emprendiera de forma definitiva la obra que el Gobierno de la Segunda República le había encargado. La creación del Guernica duró apenas cinco semanas.

El Guernica fue la respuesta de Picasso al encargo del Gobierno de la Segunda República española, en plena Guerra Civil y con claras denuncias antibélicas. La dictadura franquista impidió que el cuadro llegara a España hasta 1981. A lo largo de cuarenta y cuatro años, la obra se presentó en distintas ciudades de Europa y América: primero, como un elemento de propaganda a favor de la República y de ayuda a los refugiados durante la Guerra Civil, y, más tarde, como pieza fundamental en la construcción del relato del arte moderno y de la reconstrucción de un nuevo orden geopolítico tras la Segunda Guerra Mundial.